Valuación

Por Samuel Mantilla – Valuación. ¡Ojalá las distintas propuestas de los diferentes comités del CTCP aporten claridad sobre estas cosas!



Profundos cambios en los mercados financieros internacionales que impactan las pequeñas, medianas y grandes empresas de capital privado de nuestros países. Pocos están atentos a ello. Cuando reciban el golpe e intenten reaccionar será demasiado tarde.


Esto se da, principalmente, en los mercados financieros internacionales que usan tasas interbancarias de referencia. Pero incluye, un efecto en cascada que impacta los mercados financieros regionales y locales, y, muy importante, el uso de distintos instrumentos financieros, particularmente los relacionados con derivados y cuentas por cobrar/pagar en el comercio internacional.


La profesión de los valuadores marca diferencias de fondo frente a la profesión de los auditores y ante la profesión de los contadores. Sin embargo, estas tres profesiones están llamadas a trabajar en equipo, cada una aportando su propia experticia. El caso de la revisoría fiscal genera mayores inconvenientes si se pretende que incorpore trabajos de valuación, auditoría y contabilidad por los cuales tenga que asumir responsabilidades. Se vuelve imprescindible diferenciar entre reporte del valuador (reporte experto), reporte del auditor (dictamen = aseguramiento) y reporte del contador (certificación = atestación = fe pública).


Este artículo analiza: (1) la reforma de IBOR; (2) impacto en los reportes financieros IFRS; (3) enmiendas a los estándares IFRS, por efecto de la reforma de IBOR; (4) ¿Y las PYMES?; y (5) Impacto en las profesiones.



LA REFORMA DE IBOR


El pasado 15 de febrero de 2021, el International Valuation Standards Council (IVSC) publicó un documento de perspectivas que lleva por título IBOR Reform - A Valuation Guide [Reforma IBOR – Una guía para la valuación].


Es un documento de 11 páginas que:


  • Como todos los documentos de perspectiva que emite el IVSC, se centra en un tema pertinente de valuación y en problemas emergentes, en este caso la reforma, o mejor aún, el abandono de IBOR como la tasa interbancaria de referencia y su reemplazo por tasas alternativas casi libres de riesgo.

  • Fomenta el debate sobre temas de valuación que se relacionan con los International Valuation Standards (IVS) [Estándares internacionales de valuación].

  • Es complementario de los IVS y no reemplaza ni sustituye esos estándares.


El resumen de este documento señala (la traducción es mía):


“La cesación de IBOR (interbank offer rates, p.ej., LIBOR) requiere la transición hacia tasas alternativas de referencia [alternative reference rates (ARR)], y la consideración de las diferencias que surjan del abandono de IBOR cambiará las prácticas de fijación de precios, valuación, y administración del riesgo, principalmente en el sector de servicios financieros, pero también para cualquier entidad que use instrumentos financieros.

La transición de IBOR es un proceso continuo, permanente y rápidamente cambiante y no se trata de ningún evento futuro tipo ‘big bang’. Ya ha impactado las valuaciones (por ejemplo: cambios de CCP hacia valuaciones derivadas de Price Alignment Interest Cleares [Compensación de intereses de alineación de precios], si bien con un mecanismo centralizado de compensación).

Si bien hay muchas complejidades alrededor de la transición, los desafíos de valuación que la industria necesitará navegar están interrelacionados y se pueden agrupar bajo tres encabezados amplios:

1) Impacto de valuación de los términos en el inventario existente de IBOR – los cuales sobrevivirán a la cesación de IBOR y requerirán consideración de la metodología aplicable de ´fallback’ [plan alternativo de emergencia] y cualquier potencial mecanismo de compensación;

2) Impactos que en la valuación tiene la evolución de la liquidez del mercado – en productos nuevos que utilicen los ARR en la medida en que el mercado se desarrolle, así como también impactos continuos en las exposiciones existentes;

3) Impactos que en la valuación tienen los nuevos riesgos – que incluyen riesgos de base, riesgos de cola y riesgo de modelo en la medida en que los portafolios combinen indexaciones que sean IBOR y no-IBOR”.


En palabras más sencillas, se trata de cómo medir y administrar el impacto de la transición. Esto se da, principalmente, en los mercados financieros internacionales que usan tales tasas de referencia. Pero incluye, un efecto en cascada que impacta los mercados financieros regionales y locales, y, muy importante, el uso de distintos instrumentos financieros, particularmente los relacionados con derivados y cuentas por cobrar/pagar en el comercio internacional.


El abandono de IBOR no es repentino, es un proceso que lleva varios años e incluye, entre otras cosas, la definición y selección de las nuevas tasas alternativas de referencia (ARR) que tienen como característica ser tasas libres de riesgo.


En la práctica, ello ha conllevado una revisión ‘a fondo’ de los distintos contratos que usan como referente a IBOR y su eventual renegociación con base en las nuevas ARR.


En este sentido, el documento en mención tiene la ventaja de que resalta los distintos impactos, clasificándolos en tres grupos: (1) en el inventario existente de IBOR; (2) en la liquidez del mercado; y (3) en los nuevos riesgos.


Muy importante lo relacionado con los profesionales de valuación y, de manera específica, su relación con ‘el programa’, esto es, el proceso de la transición. Sobre el particular dice:


“Los profesionales de valuación deben, como parte de tal programa, asegurar que se presta la consideración adecuada para abordar la valuación de los impactos de la transición de IBOR, incluyendo:

· Desarrollar un entendimiento comprensivo de las exposiciones de la transición de IBOR que afectan la institución, incluyendo elementos en y fuera del balance general, exposiciones directas e indirectas, actualizadas sobre una base frecuente, y proporcionando suficiente granularidad en las exposiciones.

· Desarrollar un entendimiento detallado de los términos contractuales de los instrumentos contenidos en el portafolio, y el rango de y los caminos esperados de transición para tales instrumentos, y un entendimiento del impacto que las características contractuales tienen en la valuación.

· Desarrollar un entendimiento de los impactos que la transición de IBOR tiene en cada una de las bases de valuación impactadas, e.g. LOCOM / base de costo, valor razonable, valuación prudente, base de capital o de estrés, base tributaria, u otros cálculos.

· Desarrollar procesos para monitorear la actividad del mercado y actualizar los procesos y controles impactados tales como los relacionados con fuentes de datos del mercado, valoraciones oportunas de observabilidad y liquidez durante el período de transición. En tal entorno dinámico, la frecuencia de tales valoraciones puede necesitar ser incrementada en comparación con los procesos existentes.

· Desarrollar la estructura de gobierno apropiada para proporcionar desafío efectivo al proceso de valuación durante el período de transición”.


En relación con la incertidumbre asociada a malestares o agitaciones del mercado, en marzo de 2020 la junta de estándares técnicos del IVSC publicó Dealing with valuation uncertainty at times of market unrest [Manejo de incertidumbre de la valuación en tiempos de malestar del mercado] que se refiere de manera específica a la incertidumbre derivada de la pandemia del covid-19. Entre los aspectos que analiza se encuentran:


  • Diferencia entre incertidumbre de la valuación y riesgo de valuación

  • Cuando hay disrupción del mercado

  • Disponibilidad o no de inputs para la valuación

  • Selección del método o modelo

  • Incertidumbre importante

  • Medición de la incertidumbre de la valuación


Los IVS dejan claro que, para efectos de la valuación que se incorpore en los estándares IFRS, son los estándares IFRS los que dicen cómo y bajo cuáles condiciones se realiza tal valuación. Para valuaciones que tengan otros usos, los IVS definen el alcance y los procedimientos de tales valuaciones.



IMPACTO EN LOS REPORTES FINANCIEROS IFRS


No quiere decir lo anterior que contadores y auditores queden fuera del proceso. Todo lo contrario. Como es un documento de valuadores, se dirige a los valuadores.


Para lo que tiene que ver con el involucramiento de contadores y auditores, una guía muy práctica, útil y sencilla es la que Deloitte publicó con el título de “Thinking Allowed. IBOR replacement” [Reemplazo de IBOR]. Este documento:


  • Se refiere expresamente al impacto que la reforma de IBOR en la presentación de reportes financieros según los estándares IFRS y da unas ayudas bastante útiles relacionadas con la preparación para la transición.

  • Ofrece una tabla que resume las distintas ARR actualmente disponibles, su administrador y características clave.


Con relación a los problemas de contabilidad IFRS, los clasifica en dos grupos:

  • Los que podrían surgir antes del reemplazo de la IBOR.

  • Los que podrían surgir en el momento en que sea reemplazada la IBOR.


Refiriéndose específicamente a los impactos de valuación y contabilidad dice:


“Las tasas IBOR a menudo son un componente clave de la tasa de descuento usada por los participantes en el mercado en modelos para valorar elementos tanto financieros como no-financieros. Según los estándares IFRS hay muchos estándares diferentes que usan valores razonables basados en esos modelos o requieren revelaciones del valor razonable. El IFRS 9 es un estándar clave que usa valores razonables para el reconocimiento y la medición de instrumentos financieros con el IFRS 7 Instrumentos financieros: Revelaciones requiriendo revelaciones del valor razonable para muchos de los instrumentos no reconocidos a valor razonable en el balance general.


Pero el efecto del cambio en las tasas de descuento va más allá de esos estándares y es aplicable a valuaciones diferentes a valor razonable. Por ejemplo, el descuento es usado para contabilizar:

· pagos basados-en-acciones según el IFRS 2;

· combinaciones de negocios según el IFRS 3;

· activos tenidos para la venta según el IFRS 5;

· ingresos ordinarios según el IFRS 15;

· arrendamientos según el IFRS 16;

· contratos de seguro según el IFRS 17;

· pensiones según el IAS 19;

· deterioro según el IAS 36;

· propiedad, planta y equipo a valor razonable según el IAS 16;

· provisiones según el IAS 37;

· propiedad para inversión según el IAS 40;

· … ¡la lista continúa!”


Esta publicación dedica una buena parte a explicar el impacto en la contabilidad de cobertura, dada su importancia práctica.



ENMIENDAS A LOS ESTÁNDARES IFRS, POR EFECTO DE LA REFORMA DE IBOR


Para ello, IASB desarrolló un proceso de dos fases:


  • Fase 1: Culminó el 26 septiembre de 2019 cuando IASB emitió enmiendas a estándares IFRS en respuesta a la reforma de IBOR. Las enmiendas están diseñadas para apoyar que las compañías proporcionen información financiera útil durante el período de incertidumbre que surge de la eliminación gradual de tasas de interés de referencia tales como las tasas interbancarias ofrecidas [interbank offered rates (IBORs)]. En concreto, enmendó los siguientes estándares: el IFRS 9 Instrumentos financieros, el IAS 39 Instrumentos financieros: reconocimiento y medición, y el IFRS 7 Instrumentos financieros: revelaciones. Las enmiendas modifican algunos requerimientos específicos de la contabilidad de cobertura a fin de proporcionar alivio de potenciales efectos de la incertidumbre causada por la reforma de IBOR.

  • Fase 2: Culminó en agosto de 2020 cuando IASB emitió Interest Rate Benchmark Reform—Phase 2 [Reforma de la tasa de interés de referencia – Fase 2] que enmienda el IAS 39 Instrumentos financieros: reconocimiento y medición, el IFRS 7 Instrumentos financieros: revelaciones, el IFRS 4 Contratos de seguro y el IFRS 16 Arrendamientos. Estas reformas son más amplias y están relacionadas con: (1) cambios en la base para la determinación de los flujos de efectivo contractuales de activos financieros, pasivos financieros y pasivos de arrendamiento; (2) contabilidad de cobertura, y (3) revelaciones. Estas enmiendas aplican solo a cambios requeridos, por la reforma de la tasa de interés de referencia, a instrumentos financieros y relaciones de cobertura.


La presentación oficial de estas enmiendas derivadas de la fase 2 señala:


“Las enmiendas complementan las emitidas en el año 2019 y se centran en los efectos en los estados financieros cuando una compañía reemplaza la vieja tasa de interés de referencia con una tasa de referencia alternativa como resultado de la reforma.


Las enmiendas contenidas en esta fase final se relacionan con:

· cambios a los flujos de efectivo contractuales – la compañía no tendrá que des-reconocer o ajustar el valor en libros de los instrumentos financieros por los cambios requeridos por la reforma, pero en lugar de ello actualizará la tasa de interés efectiva para reflejar el cambio a la tasa de referencia alternativa;

· contabilidad de cobertura – la compañía no tendrá que descontinuar su contabilidad de cobertura solamente porque haga cambios requeridos por la reforma, si la cobertura satisface otros criterios de la contabilidad de cobertura; y

· revelaciones – la compañía estará requerida a revelar información acerca de los nuevos riesgos que surjan de la reforma y cómo administra la transición hacia las tasas de referencia alternativas”.



¿Y las PYMES?


Las pymes, que en lenguaje IFRS realmente son entidades de capital privado de tamaño mediano y grande [small and médium sized entities], reciben el impacto de la reforma de las tasas de interés de referencia (p.ej. IBOR) hacia las tasas de referencia alternativas (ARR), pero no se dispone de orientación específica que tenga el carácter de autoridad.


En otras palabras, los análisis se realizan en función de los mercados financieros internacionales donde aplican los IFRS Plenos (o los US GAAP), sin tener en consideración las particularidades de las pymes. IASB, por ejemplo, no ha emitido una orientación específica para el IFRS para Pymes. Éste, no ha sido objeto de las reformas introducidas por IASB arriba comentadas.


Como no hay tal orientación específica, las entidades que apliquen el IFRS para Pymes (su versión actual es la del 2015 y si bien está en proceso su revisión todavía no hay un nuevo estándar final), solo podrían acogerse a las enmiendas arriba mencionadas en caso de que hayan tomado la opción de aplicar el IAS 39. Pero tampoco podrán usar las enmiendas realizadas al IFRS 7, IFRS 4 e IFRS 16 o al IFRS 9. Porque la versión del 2015 solo permite aplicar el IAS 39.


Ciertamente, diferencias, en los IFRS, en contra de las pymes porque el IFRS para pymes no es una completa simplificación (o alineación) de los IFRS Plenos.


Un aspecto adicional por considerar es cuando las entidades que usan el IFRS para Pymes realizan actividades de comercio internacional (importaciones y/o exportaciones) sujetas a tasas de interés de referencia. En este caso les impacta la reforma de IBOR y la introducción de las nuevas tasas de referencia alternativas (ARR) y deben realizar esta transición teniendo en cuenta:


  • Las diferencias entre los IFRS Plenos y el IFRS para Pymes; y

  • Las consideraciones arriba mencionadas sobre los impactos en cambios a los flujos de efectivo contractuales, contabilidad de cobertura y revelaciones.


Se vuelve más crítico la renegociación de los contratos, si ésta se da.



IMPACTO EN LAS PROFESIONES


La profesión de los valuadores marca diferencias de fondo frente a la profesión de los auditores y ante la profesión de los contadores. Entender estas diferencias es clave para la comprensión del alcance de los trabajos de cada uno y, sobre todo, las responsabilidades inherentes a cada uno de ellos.


Sin embargo, estas tres profesiones están llamadas a trabajar en equipo, cada una aportando su propia experticia. El ejercicio profesional ha pasado de ejercicio centrado en la persona natural (servicios personales) a ejercicio a través de firmas profesionales y, ahora, a servicio prestado a través de redes profesionales. El imperativo de trabajar en equipo en la red es ineludible.


El caso de la revisoría fiscal genera mayores inconvenientes si se pretende que incorpore trabajos de valuación, auditoría y contabilidad por los cuales el revisor fiscal (persona natural) tenga que asumir responsabilidades.


Se vuelve imprescindible diferenciar entre reporte del valuador (reporte experto), reporte del auditor (dictamen = aseguramiento) y reporte del contador (certificación = atestación = fe pública).


¡Ojalá las distintas propuestas de los diferentes comités del CTCP aporten claridad sobre estas cosas!





45 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El negocio de las plataformas

Por Samuel Mantilla – El negocio de las plataformas. Tributi, Bancolombia, Colsubsidio y el INCP

Aseguramiento de la sostenibilidad

Por Samuel Mantilla – Aseguramiento de la sostenibilidad. ¿Están llegando tarde los contadores?