Una nueva junta de estándares de sostenibilidad

Por John Hughes – Una nueva junta de estándares de sostenibilidad – Adelante (¡Me gusta, pronto!)

Documento original: A new sustainability standards board – go for it (like, soon!)

Los Fideicomisarios de la Fundación IFRS han publicado un Documento de Consulta “para valorar la demanda por estándares globales de contabilidad y, si la demanda es fuere, valorar si y en qué extensión la Fundación puede contribuir al desarrollo de tales estándares”.

Así fue como el boletín de prensa resumió ello:

  • En medio de la resaltada atención puesta en las materias ambientales, sociales y de gobierno [environmental, social and governance (ESG)], los desarrollos en la presentación de reportes sobre la sostenibilidad y los crecientes pedidos por la estandarización de tal presentación de reportes, los Fideicomisarios están buscando ahora input del stakeholder sobre la necesidad de estándares globales de sostenibilidad y midiendo el apoyo para que la Fundación juegue un rol en el desarrollo de tales estándares.

  • El Documento de Consulta establece las posibles maneras como la Fundación puede contribuir al desarrollo de estándares globales de sostenibilidad mediante la ampliación de su competencia actual más allá del desarrollo de estándares para la presentación de reportes financieros y el uso de su experiencia en la emisión de estándares internacionales, su proceso bien establecido y respaldado de emisión del estándar y su estructura de gobierno.

  • Una opción posible que se esboza en el documento es que la Fundación establezca una nueva junta de estándares de sostenibilidad. La nueva junta podría operar junto con la International Accounting Standars Board bajo la misma estructura de tres niveles de gobierno, se construiría a partir de los desarrollos existentes y colaboraría con otros cuerpos e iniciativas en sostenibilidad, centrándose inicialmente en asuntos relacionados-con-el-clima.

  • Erkki Liikanen, Chair of the IFRS Foundation Trustees, dijo:

Los pedidos por estandarización y comparabilidad de la presentación de reportes sobre sostenibilidad y problemas del cambio climático continúan creciendo a medida que esas materias se vuelven crecientemente importantes para los mercados de capital. Por consiguiente, buscamos valorar si hay demanda por estándares globales de sostenibilidad y si la Fundación IFRS debe jugar un rol en el desarrollo de tales estándares.
  • El Documento de Consulta establece los factores críticos de éxito para la creación de una nueva junta, que incluyen lograr apoyo suficiente de las autoridades públicas y de los participantes en el mercado; trabajar con iniciativas regionales para lograr consistencia global y reducir la complejidad en el panorama de la presentación de reportes; lograr el nivel apropiado de financiación; y asegurar que no se comprometa la misión actual de la Fundación IFRS.

Yo ciertamente apoyo la iniciativa general – Escribí aquí acerca de la idea, en el contexto de un libro verde de la entidad holandesa Eumedion (que probablemente merece algún elogio por impulsar a la Fundación IFRS a ello). En ese momento, aún así, expresé el punto de vista de que “no es improbable que el principal beneficio estará en permitir monitoreo más consistente de (y aprovechándose de) un irreversible declive colectivo”, y desde entonces mis pensamientos en ese sentido solo se han oscurecido. Así lo dije hace unas pocas semanas:

  • Para decirlo sin rodeos, a medida que las condiciones ambientales y las perspectivas de largo plazo empeoran constantemente, la tarea de elegir a los ganadores y perdedores de la inversión crecientemente se volverá más tensa, incrementando la necesidad de un punto de referencia común. Pero esto no necesariamente significa que (por ejemplo) los contaminadores crónicos y los criminales ambientales serán severamente castigados por el mercado, solo que la oportunidad de riesgo-retoro que existe, en relación con el precio de sus acciones en ese momento, será complicada de evaluar (por ejemplo, para determinar cuándo salir antes que todo se derrumbe). Y esto lleva al problema fundamental – que la meta de facilitar mercados financieros eficientes, con mayor capacidad de recuperación, asumiendo un aspecto de que la deseada capacidad de recuperación es desear que continúen haciendo dinero para quienes participan en ellos, es prácticamente inherentemente inconsistente con la de abordar el cambio climático. Además, este año hemos visto cómo el covid-19 (que en su manera perversa ha hecho al menos alguna contribución a la lucha contra el cambio climático, mediante arrancar los aviones del cielo y así sucesivamente) solo ha permitido que los retornos del mercado persistan al precio de las crónicamente incrementadas desigualdad y cargas de la deuda. Es previsible que los mercados de acciones continuarán teniendo menos y menos que ver con la prosperidad y el bienestar generalesy que el juego de hacerlo bien en ellos se volverá en gran parte abstracto y desconectado, jugado por sus propias reglas herméticas, su conexión con el decadente mundo real ampliamente ilusorio. (El) principal legado (de los proyectos en esta área) puede ser solo alimentar la continuación de esa dinámica…

Hay que reconocerlo, el documento de la Fundación IFRS está libre de la retórica tipo “ayudar a salvar el mundo”, reconociendo vagamente las “diferencias en el alcance y la motivación (de los stakeholders)” y la existencia de un más amplio “contexto en el cual la sociedad está demandando iniciativas para combatir el cambio climático”, pero principalmente basándose en la base empírica de que la demanda está ahí y que puede estar en la mejor posición para satisfacerla. También reconoce la opción competitiva de continuar el status quo (lo cual observa con seriedad podría “tener el menor riesgo de fracaso para la Fundación”) y de trabajar para facilitar las iniciativas existentes (lo cual conlleva el “riesgo de causar fragmentación y adicionar complejidad – mediante añadir otra voz a la discusión”). También reconoce algunas de los problemas clave de la estructura que ocuparía inmediatamente una nueva junta – establecer el alcance inicial de sus actividades, el enfoque correcto para la materialidad, y otros.

Pero el mayor desafío seguramente es el tic tac del reloj. Para citar de nuevo mi artículo anterior: “Si tales estándares estuvieran en existencia incluso para el año 2030, probablemente sería un trabajo tremendamente rápido. Durante ese período, por supuesto, una enorme cantidad de valor de largo plazo continuará siendo destruida, y las necesidades válidas de la sociedad continuarán siendo pisoteadas. Una fuente muy conocida cita el 2030 como el punto donde la capa de hielo de Groenlandia ya podría haber desaparecido”. Nada del documento actual sugiere una urgencia mayor que esa. Pero, de todos modos, al menos su primera fecha límite, para que los comentarios se reciban antes de diciembre 31, 2020, no está muy lejos…

Las opiniones expresadas son únicamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

5 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos