Solidaridad sostenible

Por Samuel Mantilla – Solidaridad sostenible – Eliminar el CTCP ayudaría a ello


El ministro de Hacienda y Crédito Público Alberto Carrasquilla Barrera radicó en el Congreso de la República el proyecto de Ley de Solidaridad Sostenible, el cual:


· Es el primer y más importante paso en el camino a la equidad en pospandemia.
· Será el punto de partida para luchar contra la pobreza, las desigualdades y reactivar el país.
· Trae un fuerte carácter social que busca aumentar las transferencias para los hogares más vulnerables, generar empleo y fomentar el ingreso a la educación.
· Trae las medidas para financiar la transformación social que se propone, con la eliminación de varios beneficios tributarios en IVA, en renta tanto para personas naturales como jurídicas, un impuesto temporal a la riqueza, un impuesto a los dividendos, entre otros.
· Tiene dos capítulos adicionales: uno para incentivar la transición a una producción más limpia y sostenible y el otro para mejorar la actual Regla Fiscal.

Es un proyecto poco popular, presentado en una coyuntura muy difícil donde las necesidades son muchas y la falta de plata es evidente.


Tiene la oposición férrea de quienes están apostando a la quiebra del Estado para poder hacer lo que quieren: narcos, guerrilleros, verdes, corruptos… y sus camarillas, están organizando paros, manifestaciones, plantones, bloqueos (‘lo único que saben hacer’) para manifestar el ‘descontento popular’ y la ‘desobediencia civil’.


Aun contra esa férrea oposición, el gobierno Duque ha estado haciendo esfuerzos serios, tanto financieros como organizacionales, para apoyar los distintos sectores afectados (en realidad, ‘todos estamos afectados’), lograr la vacunación (a pesar de la ‘indisciplina social’ y la ‘indisciplina de algunos alcaldes’) y tener un Estado que sea viable.


Para que, luego de la tempestad, el barco llegue a puerto seguro.


Hoy la tempestad cada vez es más fuerte, tanto por los problemas sanitarios y el dolor de la enfermedad y la pérdida de seres queridos, como por las dificultades económicas que golpean a todos, y las oposiciones ‘a raja tabla’.


La propuesta de solidaridad sostenible es sensata y sana: transferencias para llevar a los más necesitados. En otras palabras, sacar de los bolsillos de unos para llevar a los hogares de otros.


¿Aumentan los impuestos? Claro que sí. Es ingenuo (o mal intencionado) que se puedan obtener recursos frescos sin aumentar los impuestos. Pero el análisis ‘técnico’ (que tanto gusta a contadores y expertos tributaristas) no se puede limitar a apoyar/rechazar la eliminación de varios beneficios tributarios en IVA, en renta tanto para personas naturales como jurídicas, un impuesto temporal a la riqueza, un impuesto a los dividendos, entre otros.


El amarillismo periodístico (y sus camarillas) está apostando a ‘generar más incendios’ y para ello está incentivando los intereses individuales más mezquinos y atizando la lucha de clases. No está haciendo análisis objetivos. Presentan el lado que más sintonía les da (‘los inconformes’), pero no muestran las soluciones que llegan a los más necesitados.


Este es un momento para que todos aportemos. La disciplina social se vuelve un imperativo. Los mayores impuestos deben ayudar a las transferencias que se buscan y los objetivos que se persiguen con esta ley que se propone y que, en últimas, será el Congreso el que decida.


¿Qué pasa si no se hacen estos esfuerzos? Se aporta a la quiebra del Estado, algo deseado por sectores ‘muy influyentes’ y abre caminos a una ‘guerra civil’ que, ciertamente, es el peor de los escenarios.



Revisoría fiscal, contabilidad y contadores


Adicional a lo anterior, me gustó este proyecto porque quizás sea la primera norma que no les agregue funciones a los revisores fiscales o toque la contabilidad de las empresas, si bien en dos ocasiones hace referencia a la contabilidad:


  • El numeral 6 del parágrafo 1 del artículo 107, referido a la facturación, señala: “La interacción de los sistemas de facturación, con los inventarios, los sistemas de pago, el impuesto sobre las ventas -IVA, el impuesto nacional al consumo, impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas, la retención en la fuente que se haya practicado, y, en general, con la contabilidad y la información tributaria que legalmente sea exigida.”


  • ARTÍCULO 118°. Adiciónese los numerales 6 y 7 y modifíquense los parágrafos 5 y 6 del artículo 657 del Estatuto Tributario, los cuales quedarán así: … Artículo 5 que se refiere a doble facturación, dice, entre otras cosas que “Se entiende por doble contabilidad la conducta descrita en el artículo 264 de la Ley 1564 de 2012.”


Me imagino que, por fortuna, estos dos artículos no los consultaron con el CTCP, ahora empeñado en, para volver al pasado (‘la época de las cavernas’), hacer trizas la contabilidad NIIF, la revisoría fiscal y la profesión de los contadores públicos. Creativamente, para ‘simplificar’ y porque ‘las fronteras también son Colombia’ están proponiendo (1) facilitar traslados voluntarios de un grupo a otro de obligatoriedad contable, y (2) la contabilidad de caja, quizás para facilitar las cosas a narcos y guerrilleros que llevan sus cuentas ‘en efectivo’, sin usar la partida doble porque usan los fusiles y las bombas, y pasan las fronteras para obtener refugios seguros.


Los actuales miembros del CTCP no tienen la ética para renunciar. Prefieren cada uno seguir con su propia agenda, con acuerdos tácitos de no molestarse unos con otros, cada uno por caminos distintos, usando bienes públicos para fines particulares. Sin que la JCC vigile/sancione su conducta profesional. Esperan que eliminen esa entidad (‘y los indemnicen por despido’).


La esperanza de que las cosas cambien y los caminos se reorienten para bien del país y de la convergencia hacia los estándares internacionales, está en eliminar el CTCP. Un argumento adicional es que como quienes en últimas emiten las normas de contabilidad, auditoría y aseguramiento, entre otras, son el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Comercio (‘actuando conjuntamente’), sus propios asesores pueden suplir los procesos necesarios para la convergencia de las normas nacionales hacia los estándares internacionales.


¡Lástima que a contadores prestigiosos les hayan quedado grandes estas tareas!


206 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Fronteras contables

Por Samuel Mantilla – Fronteras contables. Más allá de un sistema de estándares o un plan de cuentas

¡Para seguir en las mismas!

Por Samuel Mantilla - ¡Para seguir en las mismas! Me gustó la propuesta que el Comité Nacional para la Reforma de la de la Profesión del Con