Revisoría fiscal y gobierno corporativo

Por Samuel Mantilla - Revisoría fiscal y gobierno corporativo. Por pensar ‘en pequeño’ están dejando por fuera ‘lo grande’. ¡Otros ocuparán esos lugares!

Este es un análisis de las alternativas de reforma y transformación de la revisoría fiscal, basado en las teorías jurídicas subyacentes (órganos societarios y gobierno corporativo) y en las teorías de control que están inmersas en ellas (control de fiscalización y poder para la toma de decisiones). Muestra principalmente el impacto de los distintos direccionamientos y contenidos en el modelo de las sociedades comerciales individuales y en el modelo de las empresas grandes, consolidadas, que operan según modelos empresariales bastante diferentes a los de las sociedades comerciales individuales. Finaliza con un análisis de la utilidad de los estados financieros individuales y consolidados. Resalta que por pensar ‘en pequeño’ están dejando por fuera ‘lo grande’ y que otros ocuparán esos lugares.

El contexto

Si bien no hay un pronunciamiento oficial del CTCP acerca de la reforma a la revisoría fiscal, las presentaciones que están haciendo los distintos consejeros están dejando claro el cambio de orientación: de un solo comité a muchos comités, en la búsqueda de participación de toda la profesión a lo largo y ancho del país, a través de un proceso democrático.

Las presentaciones que están realizando los distintos consejeros tienen en común que están centradas en mantener el modelo de órganos societarios del Código de Comercio de los años 1970, donde la revisoría fiscal es el órgano de control, enfatizando que se trata de un ‘control de fiscalización’, a cargo de un contador público persona natural.

Tales propuestas buscan modificar los artículos 207 a 209 del Código de Comercio y, aunque culminen exitosamente en una nueva normativa, no cambiarán de manera alguna el modelo actual de la revisoría fiscal y ésta seguirá en las mismas. Porque hay otras normas legales superiores cuyo cambio requiere otros enfoques y otros procesos.

También, está por verse qué salga de los comités que están organizando.

Según mi entender, el producto que muy seguramente saldrá de ese proceso democrático será un modelo de revisoría fiscal según los intereses de la profesión de los contadores públicos, bastante alejado de las realidades empresariales del país y eficaz solo para entidades individuales (sociedades comerciales individuales) de tamaño pequeño y más pequeño. Si bien la pretensión será que aplique a ‘todas’ las entidades del país, en la práctica no será funcional en las empresas más grandes, consolidadas, que operan según modelos empresariales bastante diferentes a los de las sociedades comerciales individuales.

Si a esto se agrega la evolución de la actividad de los contadores públicos en lo relacionado con los impuestos y los entes gubernamentales, debe considerarse que hay ‘espacios’ que no están recibiendo la suficiente atención de los contadores y que, si no son atendidos en la debida forma, podrán ser ocupados por otras profesiones. Por causa de los mismos contadores.

Por pensar ‘en pequeño’ están dejando por fuera ‘lo grande’. ¡Otros ocuparán esos lugares! El gran ausente en la orientación de los consejeros es el gobierno corporativo, lo cual tiene sentido dado que se están aferrando al obsoleto modelo de los órganos societarios y al control de fiscalización.

¿Reforma o transformación?

Técnicamente, el enfoque de grupos que democráticamente aporten se denomina ‘up down’ (desde abajo-hacia-arriba). El enfoque que se utiliza en los contextos de estándares internacionales tiene la dirección contraria y se le denomina ‘top down’ (desde arriba-hacia-abajo).

Ambos enfoques son válidos y buscan llegar a los máximos consensos posibles. La diferencia principal, quizás, está en los tiempos: up down es más lento, mientras que top down es más rápido, algo clave en el entorno actual de cambios acelerados.

Ambos tienen en común el riesgo de quedarse a mitad del camino y no llegar a los objetivos buscados.

Interesante será ver cómo el CTCP dialogue con IASB y otros emisores de estándares, principalmente a través del GLENIF, usando enfoque top down, y al interior del país emplee el enfoque up down. Incoherencias amparadas en la ‘ética en consonancia’.

Pero, en todo caso, el problema no está en el enfoque o método seleccionado (up down o top down) sino en los direccionamientos y los contenidos.

Los direccionamientos definen cuál es el resultado a alcanzar:

  • De acuerdo con las presentaciones de los distintos consejeros, está claro que lo que se busca es realizar una ‘reforma’ de la revisoría fiscal, lo cual conlleva solo realizar mejoramientos incrementales, de alcance muy corto. Como solamente se busca modificar algunos artículos del actual Código de Comercio (Arts. 207 a 209, principalmente) y se mantiene el marco legal de los órganos societarios, el énfasis sigue puesto en lo tradicional, en qué y cómo se han estado realizando las cosas: el modelo actual de las sociedades comerciales individuales y, por extensión, algunas personas naturales según umbrales específicos, pero que ‘deja por fuera’ las realidades de los grandes capitales. Esto es muy similar a las distintas propuestas de ‘estatuto de la revisoría fiscal’ y seguramente correrá la misma suerte.

  • Sin embargo, si se empleara un direccionamiento proactivo, que enfrente las realidades del presente de cara a las tendencias del futuro (‘luego de la pandemia del covid-19’), el direccionamiento debiera buscar una ‘transformación’ de la revisoría fiscal. Transformación que tenga como punto de partida el modelo de empresas grandes, consolidadas, que operan según modelos empresariales bastante diferentes a los de las sociedades comerciales individuales. Así las cosas, el marco legal debiera expresarse en el contexto del gobierno corporativo.

¿Qué es control?

El modelo de los órganos societarios muestra una separación de funciones donde el ‘control’ está a cargo de un órgano especializado: la revisoría fiscal. Control que las reformas que se proponen buscan sea explícitamente un ‘control de fiscalización’. Como este modelo depende de la sociedad comercial individual, los estados financieros que se privilegian son los estados financieros independientes (separados), principalmente por fines de distribución de utilidades, de impuestos o de regulación local. Los estados financieros consolidados son una excepción y normalmente no se exige sean públicos; las autoridades de inspección, vigilancia y control se centran en los estados financieros independientes (separados) e incluso la autoridad tributaria tiene dificultades ante la información consolidada (es necesario previamente se declare la existencia del ‘grupo económico’).

En el presente, en un contexto de gobierno corporativo, el control es entendido como el ‘poder para tomar decisiones financieras y de operación.’ Así lo entienden todos los estándares internacionales actuales y es la base a partir de la cual los IFRS aplican su modelo de consolidación de estados financieros. Recuérdese que los IFRS (y también los US GAAP) privilegian los estados financieros consolidados y, por excepción, los estados financieros independientes (separados) y los estados financieros intermedios, según términos y condiciones específicos.

¿Dónde está el ‘poder’ para tomar decisiones financieras y de operación?

El modelo tradicional de las sociedades comerciales individuales centra la decisión en los derechos de voto (mayorías accionarias y participación estatutaria).

En un contexto de gobierno corporativo, el ‘poder para tomar decisiones de financiación y operación’ radica no necesariamente en los derechos de voto sino en quién y cómo se pueden tomar esas decisiones. Actualmente hay tres variantes:

  • Enfoque americano (Estados Unidos y Canadá): las decisiones las toma el CEO y éste es vigilado por la junta de directores, los comités de junta y los auditores independientes.

  • Enfoque del Reino Unido: las decisiones las toman conjuntamente el CEO y el presidente de la junta, vigilados por la junta de directores, los comités de junta y los auditores independientes.

  • Enfoque Japonés: las decisiones son tomadas por la junta de directores en pleno, apoyada por los comités de junta y los auditores independientes

Impacto de y en el Gobierno Corporativo

Las tres variantes de gobierno corporativo mencionadas son muy fuertes en sus respectivas economías y las entidades ‘foráneas’ se someten a ellas, con algunas posibilidades de equivalencia de los regímenes.

En países como Colombia, como no existe un sistema suficientemente sólido que se imponga, la dificultad para modificar el actual Código de Comercio radica en que no hay la fortaleza económica e institucional para requerir una de esas variaciones. De hecho, por efecto de la inversión extranjera, cada capital extranjero llega regulado por el país de origen y es poco, en lo que se refiere a toma de decisiones (léase: control) lo que pueden hacer las autoridades nacionales. En la práctica se hace necesario admitir en el país todas esas tres variedades de gobierno corporativo arriba mencionadas. Hasta la fecha, lo máximo que se ha logrado es la incorporación de ‘Códigos de buen gobierno’.

A nivel mundial, en el presente hay unas dificultades adicionales, derivadas de factores externos a lo económico e institucional/legal, que están expresando pretensiones sobre la toma de decisiones financieras y de operación, que de alguna manera están teniendo un impacto en el gobierno corporativo. La dificultad para cambiar el Código de Comercio e incorporar los modelos de gobierno corporativo está en cómo llevar a la legislación societaria las exigencias derivadas de los movimientos de género, raza, minorías, y activismo ambiental y social. Pero como tales exigencias todavía no están suficientemente consolidadas, no logran/permiten una transformación de los Códigos de Comercio (Ley de Compañías).

Por eso las organizaciones que usan el modelo de empresas grandes, consolidadas, que operan según modelos empresariales bastante diferentes a los de las sociedades comerciales individuales, prefieren apoyarse en la ‘teoría de contratos’ y la incardinación de los contratos clave (‘estratégicos’) en jurisdicciones internacionales que ofrezcan ‘seguridad jurídica’ al contrato, dejándose a las jurisdicciones locales la garantía de los contratos societarios (y las respectivas distribuciones de utilidades y los pagos de impuestos).

Con el modelo de revisoría fiscal basada en los órganos societarios el máximo alcance posible estaría en el control de fiscalización de la organización societaria, quedando por fuera los contratos incardinados en jurisdicciones internacionales. Todo en el marco de la ley, incluso la ley colombiana, dados los acuerdos internacionales que sobre el particular han sido suscritos por el país.

Así las cosas, la transformación de la revisoría fiscal se convierte en un asunto de conveniencia jurídica y profesional. Claro está, implica ‘jugar’ según los estándares internacionales actuales y no según las prácticas tradicionales.

¿Qué piensan los inversionistas, propietarios y administradores?

Es difícil aventurar sobre qué piensan los inversionistas, propietarios y administradores acerca de la revisoría fiscal y las alternativas de reforma o transformación. No se dispone de documentos de referencia sobre el particular.

Por mantener buenas relaciones con las entidades de inspección, vigilancia y control muchos prefieren no referirse públicamente a este tema. Hay, eso sí, alguna evidencia de poco interés por la revisoría fiscal dado que la perciben como obligación y como costo no-productivo, en muchos casos inclinándose por su eliminación.

Muchos la consideran un ‘a quién echar la culpa’ cuando hay problemas. ¿Dónde estaba el revisor fiscal? es la expresión que usan cuando surgen los escándalos y los problemas.

¿Qué piensan sobre el particular los inversionistas, propietarios y administradores de las grandes organizaciones en el país?

  • Tienen claro que la situación derivada de la pandemia del covid-19 es difícil y requerirá acciones estratégicas audaces e innovadoras para prosperar en las nuevas condiciones que todavía no están claras. Las tendencias se están decantando por acentuamiento de lo digital y una sociedad de bajo contacto.

  • Desde el punto de vista de la gestión de las organizaciones, sus prioridades están en la protección del efectivo (y la liquidez) y en el gobierno corporativo.

Con base en esto, es posible afirmar que estarían dispuestos a apoyar un fortalecimiento del gobierno corporativo (¡con todas sus implicaciones!), pero no un control de fiscalización al cual se aferra un sector de los contadores agremiados, ‘combativos en defensa de los intereses de la profesión’, pero no todos, porque también hay sectores importantes de contadores que se inclinan por las prácticas efectivas de gobierno corporativo, están más interesados en las soluciones efectivas (¡desempeño!) y no en las actividades del CTCP.

Adicionalmente debe tenerse en cuenta que:

  • Han implementado la auditoría independiente de los estados financieros, según los estándares internacionales de auditoría y aseguramiento. Independiente de la organización.

  • Han organizado su función de auditoría interna (auditoría corporativa), según los estándares internacionales de auditoría interna. Independiente de la administración.

  • Tienen en ejecución su función de cumplimiento, encargada de dar seguridad acerca del cumplimiento de las normas y obligaciones legales a que está sometida la entidad.

  • Si utilizan el enfoque americano de gobierno corporativo, han diferenciado las certificaciones a cargo de los profesionales que firman, las certificaciones/valoraciones del control interno. Por efecto de los estándares de la US PCAOB que les son aplicables.

  • Para efectos locales tienen sus revisores fiscales, centrados en el cumplimiento formal de las funciones estatutarias.

Las dos tablas que se presentan a continuación, tituladas ‘Direccionamientos y contenidos’, resumen en detalle las diferencias centrales entre los dos modelos básicos. Tienen la ventaja de que se pueden leer fácilmente. Tienen la desventaja de que se usan términos en sentido técnico del respectivo modelo, lo cual puede requerir un poco de conocimiento previo del lector sobre estas cosas.



La utilidad de los estados financieros

Dentro de los apoyos para la efectiva toma de decisiones financieras y de operación, las empresas grandes, consolidadas, que operan según modelos empresariales bastante diferentes a los de las sociedades comerciales individuales, se encuentran los estados financieros consolidados.

No son el único apoyo, dado que actualmente existen otros:

  • Información financiera ajustada, para efectos de EBITDA y métricas similares, hoy técnicamente conocida como ‘medidas que no son PCGA’: es información financiera, pero no es información IFRS ni US GAAP.

  • Información no-financiera: que incorpora métricas ambientales y sociales integrándolas con las métricas económicas, ya sea por la vía de información ESG, GRI o de presentación integrada de reportes (<IR>).

Los estados financieros individuales (separados), en este contexto, no son utilizados para propósitos de medición de la generación de valor o del desempeño organizacional. Son usados únicamente para propósitos de distribución de utilidades y de pago de impuestos, así como para cumplimiento de los requerimientos regulatorios locales.

La tabla titulada ‘La utilidad de los estados financieros’ permite una lectura rápida de los aspectos centrales relacionados con las diferencias entre la utilidad de los estados financieros individuales (separados) y la utilidad de los estados financieros consolidados.


La información consolidada ha evolucionado y hoy es bastante diferente a como era hace unos años:

“Aproximadamente hace 20-30 años, los grupos de negocios eran prácticamente una extensión de la compañía matriz o dominante. No había diversificación del grupo, y las verdaderas diferencias financieras entre las compañías individuales y el grupo consolidado no eran detectadas. Los estados financieros consolidados eran simplemente una agregación de actividades iguales según el supuesto de un nivel de riesgo con características similares. Con el paso del tiempo, ha venido mayor diversificación de las actividades en los grupos de compañías y en el supuesto de diferentes niveles de riesgo de acuerdo con la actividad. Un grupo de compañías ya no es una extensión de la compañía matriz. Los estados financieros son, en el presente, la unión de un conjunto de actividades de diferente naturaleza y con estructuras diferentes del esquema de financiación e inversión, y proporcionan información más relevante y exacta que los estados individuales.” [Sánchez-Serrano et al. Op. Cit].

A fin de que el modelo IFRS de consolidación pueda operar plenamente en el país se necesita, entre otras cosas, una derogatoria expresa de la Ley 222 de 1995. Ello tiene consecuencias muy importantes para la revisoría fiscal, implicando su transformación. Porque se necesitará una auditoría efectiva de los estados financieros consolidados (Cfr. Auditoría de grupos).

Conclusiones

Las reformas a la revisoría fiscal centradas en los órganos societarios y en el control de fiscalización solo generan mejoramientos incrementales muy pequeños, que hacen que en la práctica las cosas sigan iguales.

Es necesario generar procesos que logren la transformación de la revisoría fiscal, basados en el modelo de empresas grandes, consolidadas, que operan según modelos empresariales bastante diferentes a los de las sociedades comerciales individuales. Es urgente hacerlo ahora, antes que otros ocupen lugares que hoy son propios de los contadores.

Pero, por pensar ‘en pequeño’ están dejando por fuera ‘lo grande’. ¡Otros ocuparán esos lugares!

Análisis relacionados

Plataformas de humanización. La reconstrucción de los tejidos sociales también impacta en los contadores. En: https://www.samuelmantilla.com/post/plataformas-de-humanizaci%C3%B3n

Plataformas de aprendizaje para el trabajo. Una oportunidad, también para los contadores.

En: https://www.samuelmantilla.com/post/plataformas-de-aprendizaje

Plataformas financieras. El IFRS 9 en acción y las oportunidades que surgen para los contadores.

En: https://www.samuelmantilla.com/post/plataformas-financieras

El valor de la creación de valor. Consecuencias para la contabilidad, la auditoría y la revisoría fiscal.

En: https://www.samuelmantilla.com/post/creaci%C3%B3n-de-valor

El cambiante mercado de los servicios profesionales - ¡Impactos en la Revisoría Fiscal!

En: https://www.samuelmantilla.com/post/servicios-profesionales

Revisión de la revisoría fiscal. El impacto de la vigilancia transfronteriza del auditor

En: https://www.samuelmantilla.com/post/revisi%C3%B3n-revisor%C3%ADa-fiscal

* * *

257 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos