Revelando las recompras de acciones, o: ¡El azúcar está alto!

Actualizado: ene 12

Por John Hughes.

Un artículo reciente publicado en Economía citó la denuncia que la Senadora Elizabeth Warrens hizo de las recompras de acciones, como una práctica que “crea azúcar alto para las corporaciones. Eleva los precios en el corto plazo, pero la forma real de aumentar el valor de una corporación es invertir en el futuro, y no lo están haciendo.”


Es una línea común de argumentación, que condujo a la legislación propuesta por su colega Sherrod Brown:


  • Brown dijo que este proyecto de ley prohibirá las recompras “excesivas” y requerirá que las compañías ofrezcan a los empleados $1 por cada $1 millón gastado en recompras de acciones.

  • “La obsesión de Wall Street con la acumulación de riqueza para las personas que ya la tienen es por su diseño explícito – y viene a expensas directas de los trabajadores estadounidenses,” dijo el legislador de Ohio desde el National Press Club en Washington, de acuerdo con los comentarios preparados.

  • … Brown, el miembro de mayor rango del Comité Bancario del Senado, ilustró el potencial impacto de la nueva legislación mediante usar a J.P. Morgan Chase como ejemplo. El Banco de Nueva York recompró en el 2018 cerca de $20 billones de sus propias acciones, lo cual significa que los empleados tendrían derecho a un dividendo de $20,000 cada uno, dijo.

Sin embargo, en el actual entorno político no hay muchas posibilidades de que la propuesta vaya a cualquier lado. El Artículo de Economía, escrito por Alex Edmans, discute la premisa de “azúcar alto,” argumentando que la mayoría de las recompras constituyen despliegues racionales de efectivo en las circunstancias:


  • … un gran CEO no solo gasta dinero de todas formas, pero puede discernir entre buenas y malas oportunidades de inversión.

  • Muestran moderación cuando han tomado todos los proyectos rentables, y pagan el dinero sobrante. Esto les permite a los accionistas invertir en otras compañías con enormes oportunidades de inversión que de otra manera no serían financiadas.

  • La idea de que el dinero proveniente de recompras de acciones es redesplegado en otros lugares está respaldada por la evidencia. Estudios adicionales encuentran que las recompras ocurren cuando las oportunidades de crecimiento son pobres y cuando las compañías tienen excedo de capital. Así que las compañías primero toman decisiones de inversión y recompran el excedente de efectivo, más que recomprar acciones primero e invertir solo lo sobrante.

Incluso si aceptamos esa premisa, ello no necesariamente anula el mérito de la propuesta de Brown (si, esto es, usted simpatiza con el punto de vista ideológico de que otros stakeholders, y los trabajadores en particular, clasifican con los accionistas como receptores dignos de tal “efectivo sobrante.”).


Cualquier cosa sea lo que uno piense de esto, la estrategia que subyace a tales programas a menudo no es revelada con suficiente detalle para permitirle a usted distinguir lo bueno de lo malo (y Edmans reconoce que las recompras destruyen valor en ciertos casos, cuando se realizan solo para satisfacer los pronósticos de ganancias de los analistas). Por ejemplo, yo miré los estados auditados más recientes del Banco Toronto-Dominion (seleccionados aleatoriamente). En el estado de cambios en el patrimonio, la categoría “acciones comunes” contiene $355 millones denominados como “compra de acciones para cancelación y otros,” y la categoría de ganancias retenidas contiene un elemento de $1,880 denominado “Prima neta en recompra de acciones comunes, redención de acciones preferenciales, y otros.” Uniendo esas dos cantidades, una nota establece los términos del acuerdo de “Normal Course Issuer Bid “ [NCIB = Oferta del emisor en el curso normal] según el cual el Banco puede recomprar hasta las cantidades especificadas de sus propias acciones para cancelación, y dice: “Durante el año terminado en octubre 31, 2019, el Banco recompró un agregado de 30 millones de acciones comunes según el NCIB actual y un NCIB anterior, a un precio promedio de $74.48 por acción, para una cantidad total de $2.2 billones.” El MD&A repite esta información sin elaboración adicional. De manera que la información está ahí, y uno puede usarla para comparar, por ejemplo, los $2.2 billones gastados en esta práctica contra otras actividades de inversión y financiación. Pero, tan lejos como yo puedo ver, no hay discusión en otro lugar respecto de cómo la compañía tomó esta determinación – de cómo valoró los méritos estratégicos y de otro tipo que tiene este despliegue de efectivo, y de cómo determinó que esta es la cantidad óptima.


Una reciente cubierta de diapositiva relacionada con el proyecto continuo de la Fundación IFRS sobre el comentario de la administración señala que el personal actualmente propone requerir una discusión y análisis de la estrategia de financiación y liquidez de la entidad, incluyendo “las políticas de dividendos y otras distribuciones de la entidad, incluyendo sus planes para devolver cualesquiera excedentes de recursos de efectivo en el contexto de lo anterior.” Esto aparentemente requeriría que los acuerdos de recompra sean abordados en alguna extensión. Pero el grado apropiado de detalle estaría fuertemente sujeto a interpretación y, en cualquier caso, la declaración de la práctica resultante de ese proyecto no será obligatoria.


Independientemente, si en este sentido la administración tiene confianza acerca de los méritos de sus acciones, entonces no debe necesitaría ningún gran empujón para transmitir ello en su revelación. Cuando una recompra evidencia “restricción (como resultado de haber) tomado todos los proyectos rentables,” entonces seguramente se debe proporcionar una explicación de ese hecho, y de la valoración que llevó a ella. Usted puede argumentar que la administración puede en algunos casos ser renuente en arrojar luz sobre tal panorama de inversión tan poco prometedor. Pero es mejor controlar la dirección de la luz mientras usted pueda, antes que se balancee para exponerle a usted como desnudo…


Las opiniones expresadas son únicamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

4 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos