Plusvalía y deterioro

Por John Hughes – Plusvalía y deterioro - ¿Encontraron una mejor manera?

Tal y como abordamos previamente, IASB ha publicado “un borrador para discusión pública sobre posibles mejoramientos a la información que las compañías reportan acerca de las adquisiciones de negocios para ayudarles a los inversionistas a valorar qué tan exitosas han sido esas adquisiciones.”

Antes observamos que IASB “ha concluido que no hay alternativa que pueda enfocar mejor la plusvalía y a costo razonable.” Miremos hoy esa conclusión con un poco de más detalle. El documento para discusión establece “dos razones amplias para preocuparse acerca de la posible demora en el reconocimiento de las pérdidas por deterioro en la plusvalía”:

  • (a) exceso de optimismo de la administración – algunos stakeholders tienen preocupaciones de que la administración pueda ser demasiado optimista en la elaboración de los supuestos que se necesitan para llevar a cabo la prueba por deterioro.

  • (b) blindaje – una unidad generadora de efectivo, o grupo de unidades generadoras de efectivo, que contiene plusvalía, típicamente altura libre. La altura libre blinda la plusvalía adquirida contra el reconocimiento de pérdidas por deterioro.

Sobre el primer punto, el exceso de optimismo de la administración, la Junta concluye después de considerar el problema: “El riesgo de exceso de optimismo no puede ser evitado, dada la naturaleza de los estimados requeridos. Si los estimados de los flujos de efectivo algunas veces son demasiado optimistas en la práctica, la Junta considera que esto es mejor abordado por los auditores y reguladores, no mediante cambiar los estándares IFRS. La investigación académica sugiere que el reconocimiento de pérdidas por deterioro de la plusvalía tiende a ser más oportuno para las compañías con niveles altos de cumplimiento forzoso, respaldando el punto de vista de que el cumplimiento forzoso puede jugar un rol importante.” Varios de los requerimientos de revelación mejorados propuestos en el documento para discusión podrían ayudarles a auditores y reguladores a afinar la posibilidad de deterioros no-reconocidos.

Sobre el segundo punto, IASB usa el término “headroom” [altura libre] para referirse al agregado de “elementos no reconocidos en el balance general: plusvalía generada internamente, activos no-reconocidos, y diferencias no-reconocidas entre el valor en libros de activos y pasivos reconocidos y sus cantidades recuperables.” Existe el riesgo de que: “Una adquisición podría por lo tanto tener un desempeño inferior contra las expectativas de la administración, pero la compañía no reconocería deterioro de plusvalía adquirida si tiene suficiente altura libre para absorber la reducción en el valor. Blindar la plusvalía adquirida mediante, por ejemplo, altura libre que estaba en el negocio del adquirido antes de la adquisición y que por lo tanto no está relacionada con el negocio adquirido, podría ser la razón por la cual algunos stakeholders dicen que las pérdidas por deterioro en la plusvalía adquirida no son reconocidas sobre una base oportuna.”

La Junta consideró la posibilidad de incorporar un estimado de esta “altura libre” en la valoración del deterioro, pero básicamente concluyó que tal camino – cualquiera sea la ruta que tome – adicionaría costo y complejidad, e inevitablemente siempre dependería de la estimación y sus caprichos. E incluso según tal enfoque, observa: “si el negocio adquirido se está desarrollando pobremente, el mejor desempeño proveniente de otros elementos del negocio combinado todavía blindaría la plusvalía adquirida ante el deterioro.”

La junta también consideró los méritos de reintroducir una forma de amortización de la plusvalía, concluyendo que no debe ir por ese camino, pero solo por la mayoría más estrecha posible – ocho de catorce miembros. Estos son los principales argumentos contra tal movimiento:

  • (i) si bien la prueba por deterioro no prueba la plusvalía directamente, reconocer una pérdida por deterioro proporciona importante información confirmatoria, incluso si es retrasada, que confirma las valoraciones anteriores de que esas pérdidas han ocurrido, ayudando a que la administración rinda cuentas. La vida útil de la plusvalía no puede ser estimada, de manera que cualquier gasto por amortización sería arbitrario. Por consiguiente, los inversionistas lo ignorarían y la amortización podría no ser usada para hacer que la administración rinda cuentas por sus decisiones de adquisición.

  • (ii) la Junta no debe reintroducir la amortización solamente a causa de preocupaciones de que la prueba por deterioro no esté siendo aplicada rigurosamente, o simplemente para reducir los valores en libros de la plusvalía. De acuerdo con el punto de vista de algunos miembros de la Junta, la plusvalía podría ser incrementada por muchas razones – por ejemplo, a causa de la naturaleza cambiante de la economía y por mayor valor que esté siendo generado por activos intangibles no-reconocidos.

  • (iii) la Junta no tiene evidencia convincente de que la amortización de la plusvalía mejoraría de manera importante la información proporcionada a los inversionistas o, particular en los primeros años después de la adquisición, de manera importante reduce el costo de realizar la prueba por deterioro.

Dada la división de puntos de vista, IASB dice que está particularmente interesado en recibir impacto sobre este tema, observando secamente que “simplemente repetir los argumentos bien conocidos para esos puntos de vista es improbable que avance el debate; por consiguiente, la Junta da la bienvenida a retroalimentación que proporcione argumento nuevo práctico o conceptual.”

Bien, yo ciertamente no presentaré argumento alguno contra sus principales conclusiones, dado que nunca he considerado que cualquier enfoque alternativo pueda evadir los desafíos inherentes de basarse en procesos complejos de estimación vigilados por administración que pueda estar motivada en una u otra dirección. Más revelación ciertamente puede ser parte de la respuesta, pero lo que importa es más realismo y escepticismo por parte de los usuarios. Recuerde otra preocupación recurrente, que el balance general promedio inadecuadamente captura los recursos reales de una compañía, por ejemplo, mediante reconocer insuficientemente los activos intangibles generados internamente. Si alguna vez vamos a avanzar en este frente (o para comprometerse más plenamente con costos ambientalmente relacionados, por otro ejemplo) vamos a tener que considerar los estamos financieros menos como un mecanismo hermético de contabilidad y más como una conversación acerca del futuro, con toda la imperfección inherentemente bien intencionada de cualquier otra conversación…

Las opiniones expresadas son únicamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

0 vistas

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos