Pasivos no-corrientes con acuerdos de pago


Por John Hughes – Pasivos no-corrientes con acuerdos de pago - ¡Uds. están yendo demasiado lejos!


Documento original: Non-current liabilities with covenants – you’re going too far!


Tal y como cubrimos aquí, IASB ha emitido para comentarios Non-current Liabilities with Covenants [Pasivos no-corrientes con acuerdos de pago], el borrador para discusión pública de las enmiendas propuestas al IAS 1, con los comentarios a ser recibidos para marzo 21, 2022.


Las propuestas enmendarían la orientación actual sobre la determinación de si una entidad tiene un derecho a diferir la liquidación de un pasivo por al menos doce meses. También proponen que los pasivos no-corrientes sujetos a condiciones que podrían afectar su clasificación deban ser presentados por separado en el balance general, con una descripción que señale que la clasificación de no-corriente está sujeta al cumplimiento con condiciones dentro de doce meses después del período de presentación de reporte, y con información revelada en las notas que les permitan a los usuarios valorar el riesgo de que el pasivo podría volverse reembolsable dentro de doce meses (incluyendo abordar si y cómo la entidad espera cumplir con las condiciones después del final del período de presentación de reporte). Un par de miembros de la Junta discrepó de esta parte del borrador para discusión pública, señalando en parte que contradice la naturaleza basada-en-principios de los estándares IFRS.


Con base en mi revisión altamente incompleta de las cartas comentario recibidas, muchos de quienes respondieron están de acuerdo con quienes discreparon sobre ese punto. Esta es de la Dutch Accounting Standards Board:


  • La DASB considera que esto no resultará en información más útil dado que esperamos que muchos pasivos serán capturados en esta categoría dado que la mayoría de los pasivos contienen condiciones especificadas. En nuestra opinión, la presentación separada de un grupo pequeño de pasivos no-corrientes que no estaría sujeto a condiciones especificadas no será útil para los inversionistas y crea el riesgo de oscurecer información relevante. El DASB prefiere la clasificación basada en la clasificación genérica de pasivos corrientes y no-corriente combinada con suficientes requerimientos de revelación, en lugar de una presentación separada.

  • El DASB podría simpatizar con una propuesta para presentar por separado algunos pasivos. Sin embargo, dadas las preocupaciones antes mencionadas, el requerimiento debe elaborarse más. Por ejemplo, quizás para los pasivos con condiciones financieras y/o no-financieras para los cuales haya una incertidumbre razonable de que la entidad no podrá satisfacer las condiciones. Separar luego este elemento de línea en el balance proveería información para los usuarios y funcionaría como un punto destacado para fomentar que los usuarios de los estados financieros lean las revelaciones.


Esta es del Institute of Chartered Accountants in England and Wales:


  • Crear un nuevo elemento de línea en la cara del estado de posición financiera que resalte tales elementos potencialmente podría conducir a engaño dado que puede sugerir a los usuarios que hay una causa para preocupación adicional cuando de hecho no la hay, dado que los riesgos de no-cumplimiento pueden ser insignificantes. Por otra parte, hacerlo no les proporcionará a los usuarios información útil acerca de los riesgos de no-cumplimiento.

  • … Nos preocupa que las propuestas resultarían en números importantes de pasivos no-corrientes que estén capturados por este requerimiento dado que muchos préstamos contendrán acuerdos de pago que serán probados anualmente. Los requerimientos, por lo tanto, es probable que sean onerosos para los preparadores, con los costos superando los beneficios.


La firma canadiense MNP comentó: “Para las entidades donde no haya riesgo material de no-cumplimiento con las condiciones, presentar esos pasivos por separado podría ser malinterpretado como que sugiere que el riesgo de liquidez es mayor que para otras entidades donde los pasivos no estén sujetos a condiciones especificadas dentro de doce meses después del período de presentación de reporte”. El Brazilian Accounting Pronouncements Committee argumentó que tal requerimiento: “también podría plantear la pregunta sobre si otros términos y condiciones que típicamente aplican a tales pasivos de financiación podrían ser considerados igual o más importantes para los usuarios de los estados financieros hasta el punto de también considerar la presentación separada (teniendo en mente que las entidades pueden tener diferente perfil de los usuarios primarios con diferentes preocupaciones que pueden valorar un aspecto u otro relacionado con la deuda, tales como diferentes tasas de interés, moneda en la cual el pasivo financiero está denominado, garantías, entre otros)…” La European Securities and Markets Authority también expresó duda sobre la propuesta, añadiendo: “SI IASB considera que es apropiado mantener el requerimiento de presentación separada, ESMA recomienda refinar los criterios para la presentación separada a fin de asegurar la relevancia de la información proporcionada”.


Algunos otras, tales como la de la Australian Accounting Standards Board, expresaron su desacuerdo de manera muy concisa, diciendo simplemente que están de acuerdo con los puntos de vista de los miembros de Junta que discreparon. Si bien yo realmente no estoy en desacuerdo con todos esos puntos de vista, me parece que ilustran un aspecto de alguna manera inmaduro y rígido de la presentación de reportes financieros. Si ello es verdadero en el caso específico de que la presentación separada, tal y como se expresa arriba, potencialmente conduciría a engaño y no proporcionaría información útil, entonces no debe ser un problema si fuera omitido con base en la materialidad. Y es un poco desalentador que, en esta etapa tecnológica avanzada de nuestra historia, todavía estemos preocupados por la mejor manera de resumir en una o dos hojas de papel toda una organización compleja, y preocupados por las implicaciones de hacerlo de manera imperfecta. SI las propuestas (que difícilmente son trascendentales) corren el riesgo de abrumar al usuario humano, quizás es entonces una razón más para asignar la tarea de analizar la información financiera de una entidad a un usuario de la Inteligencia Artificial…


Las opiniones expresadas son solamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.


24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Por John Hughes – Contabilidad del patrimonio - ¡Un dolor tan grande como siempre!

Por John Hughes – Más aventuras IFRS en Twitter, o: Los arrendamientos me dan ganas de arrancarme la piel