Negocio en marcha

Por John Hughes - Negocio en marcha – Todo completamente obvio, excepto las partes que no lo son



Documento original: Going concern – all entirely obvious, except the parts that aren’t


Aquí está una decisión tentativa de agenda recientemente emitida para comentario por el IFRIC:


  • El Comité recibió una solicitud acerca de la contabilidad aplicada por una entidad que ya no es un negocio en marcha (tal y como se describe en el parágrafo 25 del IAS 1 Presentación de estados financieros). La solicitud preguntó si tal entidad… puede preparar estados financieros para períodos anteriores sobre una base de negocio en marcha si en esos períodos hubo preocupación de negocio en marcha y previamente no preparó estados financieros para esos períodos.

  • El parágrafo 25 del IAS 1 requiere que una entidad prepare estados financieros sobre una base de negocio en marcha ‘a menos que la administración ya sea tenga la intención de liquidar la entidad o dejar de negociar, o no tenga alternativa realista a hacerlo’. El parágrafo 14 del IAS 10 establece que ‘una entidad no preparará sus estados financieros sobre una base de negocio en marcha si la administración determina que después del período de presentación de reporte ya sea que tiene la intención de liquidar la entidad o dejar de negociar, o que no tiene alternativa realista a hacerlo’.

  • Aplicando el parágrafo 25 del IAS 1 y el parágrafo 14 del IAS 10, una entidad que ya no es un negocio en marcha no puede preparar estados financieros (incluyendo los de períodos que todavía no han sido autorizados para emisión) sobre una base de empresa en marcha.

  • El Comité por consiguiente concluyó que los principios y requerimientos contenidos en los estados IFRS proporcionan una base adecuada para que una entidad que ya no es negocio en marcha determine si prepara sus estados financieros sobre una base de negocio en marcha.


Tal y como a menudo es el caso, la decisión de agenda puede hacer que el problema suene demasiado obvio para haber surgido antes. El ejemplo proporcionado en la presentación subyacente es útil:


  • Una compañía está atrasada en la fecha límite para la preparación de estados financieros para los últimos tres años (e.g. 2017, 2018 & 2019). En los dos primeros años (i.e., 2017 & 2018) la compañía no ha tenido problemas de negocio en marcha. Sin embargo, la administración voluntariamente decidió liquidar la compañía después del final del tercer año y prepara estados financieros para cada uno de los años precedentes (primero, segundo y tercero, cada uno en un documento separado).


La solicitud especuló, no completamente sin razón, que si los estados financieros de 2017 y 2018 hubieran sido preparados sobre una base de negocio en marcha según las fechas límites usuales, entonces debería cambiar debido a la tardanza de la compañía; entre otras cosas argumentó que “preparar estados financieros para los años precedentes sobre una base diferente a negocio en marcha (por ejemplo, la base de liquidación) si bien el supuesto de negocio en marcha era válido después de la fecha de presentación de reporte de cada año precedente, engañaría a los usuarios acerca de la historia de la compañía…” Pero el documento del personal vio el problema con bastante sencillez: “Los eventos ocurridos después del período de presentación de reporte son aquellos eventos, favorables y desfavorables, que ocurren entre el final del período de presentación de reporte y la fecha cuando los estados financieros son autorizados para emisión… De acuerdo con ello, la decisión de liquidar la entidad es un evento ocurrido después del período de presentación de reporte con relación a los estados financieros (cada uno de 2017, 2018 y 2019)”. Y, sin duda, es difícil argumentar que los lectores en esa situación, luego de sus tres años de espera por la información sobre su entidad condenada, estarían mejor servidos haciéndolo de cualquier otra manera.


Si bien el ejemplo señala algunas rarezas en la revelación de empresa en marcha, los reguladores canadienses, entre otros, a menudo han enfatizado la importancia de revelar de manera específica si o no los diversos riesgos e incertidumbres revelados pueden arrojar duda importante acerca de la capacidad de la entidad para continuar como negocio en marcha, señalando que “ausente tal revelación de vinculación, el riesgo de negocio en marcha no es resaltado para que los lectores valoren la probabilidad y el impacto de las incertidumbres reveladas en la condición financiera de los emisores”. Pero la implicación de que tal revelación inherentemente señala un riesgo más alto para los lectores es sospechosa y arbitraria.


Así es como en el pasado expresé esto:


  • El punto clave en el IAS 1.25 se refiere a la relevancia que las incertidumbres existentes tienen para valorar las decisiones de reconocimiento y medición que se tomen en la preparación de los estados financieros, no acerca de sus implicaciones como un todo. Esto es lógico porque puede existir cualquier número de razones por las cuales un conjunto particular de estados financieros puede en últimas proporcionar una guía pobre para el futuro (cambios subsiguientes en condiciones económicas, competencia mejorada, salidas de personal clave, y similares), pero ninguna de esas posibilidades típicamente podría ser resaltada allí. Esta es la importancia del MD&A y de otros aspectos del régimen continuo de revelación…

  • Por supuesto, la entidad debe revelar información acerca de los riesgos clave y cómo los administra. Pero francamente, puede haber un mayor riesgo oculto para los inversionistas que invierten en una entidad que no tiene incertidumbre de negocio en marcha (pero que está sujeta a volatilidad amplia) que en una entidad horriblemente desafiada (que de cualquier manera puede ser un poco más que un centavo). Entonces, ¿por qué una situación debe llevar a una señal de revelación de alarma de neón, y no la otra?


Además, si bien un lector no-técnico puede apreciar una alarma de que los estados financieros de una compañía particular (en una forma típica de redacción) “no incluyen ningunos ajustes relacionados con la recuperabilidad y clasificación de activos y pasivos que necesariamente deban llevar a que las Compañía no pueda continuar existiendo”, ese mismo lector no-técnico podría sentirse desconcertado, incluso en un sentido general, acerca de cuáles ajustes pueden realmente ser (por ejemplo, cuando activos y pasivos financieros restantes son todos ellos instrumentos financieros, clasificados todos como corrientes).


Por lo tanto, quizás el mensaje deba ser, preocupémonos menos acerca de revelar “negocio en marcha”, y más bien, la revelación de preocupaciones…


Las opiniones expresadas son solamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.


62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Reclasificación de garantías

Por John Hughes – Reclasificación de garantías - ¡Ahora todo es diferente, así que cambiemos la contabilidad!