Mi mensaje imaginado

Por John Hughes – Mi mensaje imaginado para Trump de parte de la Fundación IFRS

Esto escribí justo después que Trump fue elegido:

  • Confieso que no veo un “lado positivo” de esta abominación. ¿Se han asentado ansiedades profundamente arraigadas en un medio de liberación tan miserablemente inadecuado? Ello proporciona evidencia severa de que el mundo está sucumbiendo ante la irracionalidad y la temeridad, independiente de sus complejidades y desafíos nunca hayan requerido un enfoque e inteligencia colectivos. Difícilmente hay un aspecto del discurso del discurso público y de la elaboración de políticas que no será degradado en los próximos cuatro años.

Puede ser que ello fuera un poco exagerado (¡Estaba en un mal estado anímico!) pero ciertamente no era excesivamente pesimista: la generalizada fealdad moral de Trump, su incompetencia operacional y su vacío intelectual, ayudados por la asombrosa complicidad de quienes se esperaban proporcionaran un freno o un equilibro, se convierten en noticias llenas de perpetua inmundicia, con un incalculable costo de múltiples facetas. Por ejemplo:

  • El ochenta por ciento de los votantes ahora considera que el país está fuera de control, de acuerdo con una nueva encuesta publicada por las organizaciones de noticias esta semana, con la mayoría siendo pesimista de que los Estados Unidos puedan volver a lo normal antes del próximo año y preocupados de que alguien en su inmediata familia pueda contraer el virus.

  • A finales de abril un tercio de los americanos estaba mostrando señales de ansiedad clínica o depresión, de acuerdo con una encuesta semanal de emergencia realizada en hogares americanos por el Census Bureau para medir los efectos de la pandemia. A comienzos de mayo, la mitad de los encuestados dijo que se sentían “caídos, deprimidos o sin esperanza,” el doble del número de quienes respondieron de esa manera en la encuesta nacional del 2014.

Ahora, usted puede decir que este es un blog de contabilidad y que la política debe dejarse fuera de él. Pero mientras siga con esto, periódicamente quiero volver a lo que considero es lo más importante que puedo hacer aquí: en el largo plazo, la supervivencia de la presentación de reportes financieros depende de un entorno racional de gobierno. En esa pieza posterior a la elección también escribí:

  • Si nada más (y quizás realmente no hay nada más), podemos esperar que la puerilidad en una esfera pública promueva mayor agudeza en otra. Por todas las razones arriba señaladas, y muchas otras, tomar decisiones de capital apropiadas-según-el-riesgo con referencia a cualquier tipo de horizonte de largo plazo se volverá más desafiante que nunca. Ello demanda que organizaciones como la Fundación IFRS logre su nivel más alto de claridad progresiva, matizada, incluso si ello las convierte en faros solitarios y asediados en un mar global envenenado…

También un poco sobre escrito, pero en sustancia no está equivocado. Crecientemente se observa cómo los precios de las acciones parecen desconectados del desempeño económico en su conjunto. En esta pieza de New York Times usted puede encontrar un resumen de las aparentes razones para esto que – tomadas en conjunto, señalan la mecánica y los ciclos que inundan los mensajes sutiles de la presentación y revelación del estado financiero. Antes he observado que la reciente prisa por otorgar extensiones generales en los plazos de presentación de registros, tales como en Canadá, por ejemplo, que muchas compañías aceptaron retrasar hasta mitad de junio el registro de los estados financieros a diciembre 31 de 2019, lo cual implícitamente envía el mensaje de que la presentación de reportes financieros de alguna manera es un lujo del cual podemos prescindir cuando las cosas no vayan bien. ¿Y por qué alguien dedicaría tanto tiempo escrutando esos registros una vez sean entregados, cuando el mundo palpablemente se ha movido desde las fechas y períodos que ellos ilustran? Si la presentación de reportes financieros es tan crucial para la toma de decisiones informada, entonces la prisa debió haber estado en acelerar la entrega de la presentación relevante y confiable de reportes acerca de la condición financiera en el tiempo de covid-19, no impulsarla fuera.

Mi punto general es que la Fundación IFRS no puede darse el lujo de adoptar un tono de pasividad cultivada mientras se atiende a su mandato estricto, porque ese es un camino que no lleva a ninguna parte. Yo son crecientemente del punto de vista de que la Fundación debe extender agresivamente su influencia no solo al comentario de la administración, sino también a la presentación de reportes ambientales, y a la presentación de reportes sociales y de gobierno, así como de todo lo que esté en la mesa, dado que ya no podemos permitirnos la fragmentación, y en realidad hacen parte de las grandes preguntas: ¿qué oportunidad de inversión representa esta entidad?; ¿puedo permitirme esa oportunidad?; ¿se alinea con mis valores? Y similares.

Pero también, el futuro de la presentación de reportes financieros depende de alentar y nutrir esos tipos de preguntas, y el compromiso racional que da origen a ellas. Dado que la racionalidad (y la ciencia, y la formulación de políticas basada-en-conocimiento, y similares) están ahora ellas mismas creciente y cínicamente politizadas, esto me lleva a concluir que una organización como la Fundación IFRS no puede, en últimas, permanecer apolítica – especialmente frente a individuos y movimientos cuya regresividad venenosa puede ser objetivamente demostrada, tanto como cualquier otra cosa. Podemos estar seguros de que Trump sería hostil con la Fundación IFRS, si él sabe algo acerca de ella (Yo solo estoy consciente de una empresa mal considerada, de corta duración, de su parte en el campo de la presentación de reportes financieros). Es tan seguro que el favor debe ser devuelto. Y entonces llego a la conclusión de que, si bien con respaldo completo en mi propia mente, probablemente encontrará poco acuerdo (y a nadie le importa ello): que para la presentación de reportes financieros sería un gran día si la Fundación IFRS articulara (quizás no con esas palabras exactamente) el siguiente sentimiento: Fuck Trum.

Las opiniones expresadas son únicamente las del autor (bien, felizmente no completamente solo…).

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

0 vistas

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos