Más problemas de covid-19


Por John Hughes – Más problemas de covid-19 ¡Es fuerza mayor!


Documento original: More covid-19 issues – it’s a major force!


Aquí hay otro problema recientemente discutido por el IFRS Discussion Group de Canada:


  • La Compañía A posee un activo importante de infraestructura en construcción. El contrato con la compañía constructora, la Compañía B, contiene una cláusula de fuerza mayor que proporciona algún alivio en el caso de que la Compañía B esté impedida a realizar el trabajo de construcción debido a un evento fuera de su control que no pueda ser evitado o mitigado (e.g. una pandemia u otro problema global de salud tal como el COVID-19).

  • El alivio incluye compensación financiera a ser pagada a la Compañía B por la Compañía A por costos adicionales incurridos por la Compañía B, tales como el pago de salarios a sus empleados cuando el sitio de trabajo esté cerrado, por implementar medidas adicionales de seguridad por protección del COVID-19, y por pérdidas de productividad.

  • La Compañía A contabiliza sus activos en construcción usando el IAS 16 Propiedad, planta y equipo, el IAS 23 Costos por préstamos y otros estándares relacionados.


Estos tipos de escenarios por supuesto no son nuevos, pero la pandemia puede haberlos hecho más comunes, dadas las medidas de emergencia impuestas por los gobiernos. El grupo consideró cómo la Compañía A debe contabilizar esos costos adicionales. Por una parte, usted puede pensar que deben ser capitalizados, como una aplicación básica del IAS 16:16: “El costo de un elemento de propiedad, planta y equipo comprende… cualesquiera costos directamente atribuibles para llevar al activo a la localización y condición necesarias para que sea capaz de operar de la manera como la administración tiene la intención que lo haga”. O quizás depende de los hechos y circunstancias, por ejemplo:


  • … cualesquiera cantidades pagadas a un contratista por períodos de tiempo cuando la construcción se haya detenido, tal como durante un período de confinamiento, no deben ser capitalizados porque claramente son desecho anormal que no están vinculados directamente con la construcción del activo.

  • Por otros costos incurridos a causa del COVID-19, tales como equipo mejorado de protección del personal o productividad más baja debida a requerimientos de distanciamiento social en el sitio de construcción, se necesita análisis adicional. Por ejemplo, si se participó en un contrato de servicios de construcción durante la pandemia, esos tipos de costos estarían inmersos en el precio base del contrato, el cual es capitalizado como parte el costo del activo en construcción. De manera similar, esos tipos de costos deben ser capitalizados en un contrato en el que se participó antes de la pandemia.


La mayoría de los miembros del grupo prefirió ese último punto de vista, que depende de los hechos y circunstancias. Sin embargo, unos pocos miembros piensan que los costos deben ser capitalizados: independiente de otras construcciones: son incurridos como parte del contrato de construcción y son directamente atribuibles para llevar al activo a la condición necesaria para el uso (si la Compañía A rechazó pagarlos, puede estar en riesgo de incumplir el contrato, impidiendo la finalización del proyecto).


El grupo observó entonces que, si los costos son capitalizados, pueden ser un potencial indicador de deterioro del activo en construcción, y la Compañía A necesita analizar adicionalmente sus propias circunstancias para determinar si constituyen indicadores reales de deterioro que requieren una prueba de deterioro. Los factores relevantes incluyen la cantidad relativa de los costos adicionales a ser pagados a la Compañía B; los resultados de anteriores pruebas de deterioro, incluyendo la cantidad por la cual la cantidad recuperable excede el valor en libros del activo o de la unidad generadora de efectivo; el impacto de potenciales demoras en la construcción del activo; y el potencial apoyo del gobierno o de producidos por seguros.


También agregaron un par de problemas. Cualesquiera producidos por seguros solo deben ser reconocidos cuando sea virtualmente cierto que el reembolso será recibido; cuando los costos subyacentes sean reembolsados por producidos de seguros hayan sido capitalizados, los producidos del seguro se deben compensar contra el valor en libros del activo en construcción (sin embargo, los producidos que compensan la compañía por pérdida reconocida debido a incurrida por interrupción del negocio generalmente serán reconocidos como ingresos). Y cualesquiera subvenciones del gobierno relacionadas con activos deben ser presentadas ya sea como ingresos diferidos (un pasivo) o como una reducción del valor en libros del activo, y subsiguientemente reconocidos en utilidad o pérdida sobre una base sistemática.


Se trata de otro ejemplo de cómo el Covid-19 algunas veces parece que ha sobrealimentado buena parte de la contabilidad, no generalmente planteando nuevos problemas, sino elevando la relevancia y urgencia de algunos antiguos. Por ejemplo, antes de abordar este problema, el grupo para discusión IFRS ya ha discutido la pandemia en el contexto del reconocimiento de ingresos, subvenciones del gobierno, otros problemas de deterioro, costos por empleados, pérdidas de crédito en cuentas por cobrar, arrendamientos, presentación del estado de ingresos, y por supuesto revelación. Para la buena noticia es que el efectivo todavía es lo que siempre ha sido. Bien, es algo así como


Las opiniones expresadas son solamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo