Lo que los inversionistas necesitan saber de las auditorías


Por Francine McKenna – Lo que los inversionistas necesitan saber de las auditorías


Documento original: CFA/Baruch New York 2022: "What Investors Need to Know About Audits"

Traducido por SAMantilla.


Estamos aquí para hablar acerca del rol del auditor externo y por qué los inversionistas deben preocuparse por su trabajo y por el producto de su trabajo. Ello es importante porque las antiguas 4 Grandes ya no son lo que solían ser.


En mi opinión, las firmas globales más grandes – Deloitte, EY, KPMG, y PwC – y las más grandes firmas del siguiente nivel tales como Grant Thornton, BDO, y RSM, están menos centradas en cumplir su deber público de auditar y más interesadas en jugar todos los lados de las oportunidades del cliente para optimizar su día de pago.


Esto incluye emplear lenguaje ingenioso sobre la “confianza” para sugerir su interés en comillas-y-comillas que la “auditoría” de revelaciones ESG, cifras que no-son-PCGA, seguridad cibernética, o incluso las reservas de monedas estables se trata de mejorar las auditorías financieras estatutarias.


No lo es. Es una jugada para vender más servicios de consultoría.


Las firmas de auditoría afirman que pueden poner muros a los conflictos cuando prestan servicios de asesoría en impuestos, consultoría y otros. Pero le están tomando el pelo a usted. En lugar de ello, el impulso dado a la consultoría repetidamente compromete la independencia e integridad de sus auditorías, destruye el escepticismo profesional, y envenena el profesionalismo de todas sus firmas.


En un discurso pronunciado en el año 2014, Steve Harris, miembro de la junta de la PCAOB, explicó que como resultado de las reglas SOX de independencia del auditor, aproximadamente el 24% del mercado en promedio [en 2014], está fuera de los límites de las prácticas de consultoría y asesoría de la firma de cualquier firma. El crecimiento desenfrenado de los ingresos ordinarios por consultoría dentro de lo que se supone es principalmente una firma de auditoría con un deber público puede llevar a inestabilidad de la firma de auditoría. Eso fue lo que causó la división de Arthur Andersen aún antes que Enron la golpeara como con una tonelada de ladrillos. Harris dijo, “a medida que crece la práctica de asesoramiento, esta prohibición puede pasar de ser una molestia a un obstáculo para los negocios”.


Sin embargo, no es un gran obstáculo porque la SEC y la PCAOB, en los Estados Unidos, y el FRC en el Reino Unido están jugando a wack-a-mole [1] cuando intentan controlar las violaciones.


Contrario a los conceptos erróneos acerca de la Ley Sarbanes-Oxley de 2002, la ley no prohíbe que una firma de auditoría preste servicios de no-auditoría a sus clientes de auditoría listados en los Estados Unidos.


Algunos servicios potenciales que crean conflictos de independencia tales como consultoría en estrategia y lo que ahora es denominado “gobierno, riesgo & cumplimiento” incluso no fueron abordados en 2002. Se pensaba que la estrategia era dominio de McKinsey y Bain and Booz. Pero ahora todas las firmas hacen estrategia. PwC compró Booz y la renombró Strategy& en 2014, el mismo año del discurso de Steve Harris. Parece que él no disuadió a nadie.


Para algunos servicios como impuestos, la ley es bastante vaga, dejando enorme espacio para racionalizar. Por consiguiente, las firmas de auditoría raramente piden permiso, y en lugar de ello típicamente piden perdón cuando ocasionalmente se les llama. En Estados Unidos los esfuerzos de cabildeo para relajar las reglas de independencia del auditor, especialmente para servicios prestados a compañías antes-de-IPO, tuvieron enorme éxito durante la SEC de la era Trump, llevando a prácticamente laxitud casi ilimitada para hacer cualquier cosa incluso como auditor.


GRC se hizo realidad después de la crisis financiera, cuando hubo un auge en el no-enjuiciamiento y demoraron acuerdos de enjuiciamiento contra los bancos. Las 4 Grandes intervinieron para satisfacer la necesidad de servicios similares-a-auditoría para remediación y monitoreo del cumplimiento.


Usted habría tenido razón la mayor parte del tiempo si usted hubiera adivinado, durante e inmediatamente después de la crisis financiera, que si una firma de auditoría que es 4 Grande no estaba auditando un banco particular era probable que estuviera realizando consultoría para él. Pero en muchos casos los auditores nunca dejaron de hacer un trabajo para clientes bancarios que estaba más allá del trabajo requerido para dar una opinión sobre los estados financieros. Los bancos gastaron más en servicios de no-auditoría con sus auditores que cualquier otra industria.


Voy a hablar acerca de tres casos recientes de fraude de contabilidad y bursátil – Theranos, Autonomy-HP, y Carillion – porque involucran al menos tres e incluso todas las cuatro de las más grandes firmas globales de auditoría prestando varios servicios diferentes además de auditoría.


(Otro ejemplo de alcance global en el que no tengo tiempo para entrar, el caso del fondo de riqueza soberana de Malasia 1MDB, también implica a todas las cuatro grandes firmas de auditoría. Si usted quiere conocer más, el libro Billion Dollar Whale tiene mucho sobre los problemas de contabilidad y auditoría, lo cual es inusual para los libros de negocios estos días.)



Theranos


Cuando usted es pre-IPO durante 15 años y no tiene un producto comercial aprobado, usted está en el negocio de recaudar dinero de los inversionistas.


¿Cuál es, en este caso, el deber de los auditores?


¡Proteger a los inversionistas, y a los mercados públicos de la compañía!


En marzo de 2018 escribí que los inversionistas ultra ricos en la compañía privada Theranos habían abandonado la debida diligencia básica y nunca solicitaron estados financieros auditados antes de entregar cientos de millones. Si los inversionistas que le dieron dinero a Elizabeth Holmes en 2008 hubieran solicitado estados financieros auditados – y durante el reciente juicio de Holmes confirmamos que no lo hicieron – esos inversionistas habrían sido desalentados. Según los informes, no había ninguno excepto en sus primeros años. EY dio opiniones sobre los estados financieros 2006, 2007 y 2008 de Theranos. Pero entonces, por alguna razón, Holmes retiró a EY y contrató a KPMG.


Durante el juicio de Holmes también encontramos que KPMG planeó auditar los estados financieros 2009 y 2010 de Theranos y producir un reporte para cubrir los dos años. Sin embargo, KPMG estuvo en desacuerdo con Holmes acerca de la valuación de las opciones de acciones y consideró que Theranos estaba subestimando su gasto por compensación en opciones de acciones. De manera que KPMG cambió de opinión de ser un auditor y, en lugar de ello, se quedó hasta 2015 para ayudar a dar “credibilidad” a la información financiera que fue proporcionada a los inversionistas de Theranos.


Eso hace que dos firmas globales de auditoría contratadas para prestar servicios de auditoría a Theranos que no dieron alarma a los inversionistas o a los reguladores sobre cuánto Holmes estaba haciendo crecer a Theranos y tergiversaron su éxito ante los inversionistas y los medios de comunicación.


Finalmente, una tercera firma, PwC, no tuvo interés en prestar servicios de auditoría, pero estuvo muy interesada en lucrativo trabajo de auditoría para la firma legal que defendió a Theranos contra investigaciones regulatorias desde septiembre 2016 hasta el verano de 2019. Theranos no tenía un CFO permanente ni un auditor externo, pero PwC se sentía cómodo colocando hasta 40 empleados de PwC en el sitio para dedicar más de 10.000 horas recopilando mensajes de texto y correo electrónico entre Holmes y “Sunny” Balwani, el COO de Theranos y exnovio de Holmes. A PwC también se le pagó para cerrar las operaciones de la compañía comenzando a finales de 2018.



HP-Autonomy


Hace casi 10 años Lane Green, de The Economist, publicó un artículo realmente excelente titulado Shape shifters [Cambiadores de forma].


Green observó el crecimiento fenomenal de los negocios de consultoría y asesoría financiera de Deloitte ese año y se preguntó si Deloitte estaba “cambiando de forma” hacia una firma con un modelo de negocios que es inconsistente con sus mandatos patrocinados-por-el-gobierno en todo el mundo para hacer auditorías, mandatos que virtualmente crean una máquina de efectivo para los auditores porque limitan la competencia a cambio por centro de atención y dedicación puestos en entregar auditorías de la compañía pública que protejan a los inversionistas y a los mercados.


Green le preguntó al CEO global de Deloitte Barry Salzberg, “¿Las personas perciben a Deloitte como una firma de consultoría con un negocio de auditoría más que al revés?


Salzberg le dijo a Green: “No vamos a quitar el ojo de nuestra responsabilidad con respecto a ninguno de los dos”.


La firma de hardware HP anunció que había adquirido la firma de software de empresa Autonomy en octubre 3, 2011. Como parte de su esfuerzo de diligencia debida en la adquisición HP había contratado a KPMG como consultor para revisar las auditorías que Deloitte realizó a Autonomy.


EY, el auditor externo de HP, firmó su opinión de auditoría sobre los resultados de todo el año de HP a octubre 31, 2011 un par de meses después, en diciembre 14.


Pero a comienzos de 2012 un denunciante anónimo, anterior ejecutivo de Autonomy, advirtió a HP la posibilidad que tenía de que hubiera pagado de más por un fraude. HP comenzó una investigación de los alegatos en abril 2012 y seleccionó a otra firma 4 Grande, PwC, como consultor forense independiente para investigar las afirmaciones del denunciante anónimo.


HP había puesto a PwC en una situación difícil. Justo el año anterior, en junio 2011, el presidente global de PwC Dennis Nally le había dicho a Financial Times que no consideraba que el trabajo de los auditores fuera encontrar fraude. ¿Cómo podría PwC decir que Deloitte, o KPMG, debían haber encontrado el fraude de Autonomy si eso es lo que se encontró?


Si realizó una encuesta al inversionista promedio o al ejecutivo de la compañía pública y les preguntó cuál firma 4 Grande auditó los principales bancos o firmas acusadas de fraude bursátil en los años recientes – GE, Colonial Bank, Tesla, Parmalat, Satyam, Lehman Brothers, JP Morgan – dudo que pudieran darme el nombre. Cuando se trata del auditor ello es borroso.


Esa es la razón por la cual un golpe a la reputación de un miembro del oligopolio de las firmas globales de auditoría es un golpe a la reputación de todas ellas. Si PwC encuentran mala práctica profesional de Deloitte o de KPMG, todas las firmas más grandes de auditoría sufrirían el impacto de una vista negativa de las auditorías y de los auditores, en general, y sufrirían del precedente de cualesquiera multas, sanciones, o acuerdos legales contra Deloitte o KPMG.


La revelación que HP hizo de la investigación y de la sobreestimación multimillonaria material de la plusvalía y de los activos intangibles llegó más de un año después de su adquisición de Autonomy.


En noviembre 20, 2012, HP dijo que estaba realizando un cargo por deterioro que no-es-en-efectivo por $8.8 billones relacionado con Autonomy en el cuarto trimestre de su año fiscal 2012.


¿EY, auditor de HP, debió haber escrutado más estrechamente los valores asignados a los activos y pasivos comprados de Autonomy que HP puso en sus libros de 2011 o en cualquiera de las declaraciones trimestrales de 2021? EY está requerido a revisar los estados financieros trimestrales de HP y proporcionar un tipo de aseguramiento negativo que, con base en su revisión, no son conscientes de cualesquiera modificaciones materiales que deban ser hechas a los estados financieros para que estén en conformidad con los GAAP.


En septiembre 2020, el regulador del Reino Unido, el FRC, ordenó que Deloitte UK pagara una multa récord de £15 millones por su auditoría de Autonomy más los costos legales de investigación de £5.6m.


El socio líder de Deloitte para Autonomy fue inhabilitado de ejercer la profesión por cinco años y multado con £500,000. Otro socio de Deloitte fue multado con £250,000 y “severamente reprendidos”. Ambos ya se habían “jubilado anticipadamente” de la firma. Esas multas son bastante mayores que las impuestas por la SEC en 2019 a PwC - $8 millones – y a su socio - $25 mil – por problemas de independencia en 15 clientes.


En ese momento reporté que Deloitte US y otras firmas miembros de Deloitte jugaron en todos los ángulos posibles con Autonomy – como su auditor en el Reino Unido y San José, CA, como cliente, como proveedor, y como socio de alianza para las implementaciones de software de Autonomy. El auditor de HP Ernst & Young también había sido cliente de Autonomy.


Fuentes me habían informado de al menos dos compromisos grandes de clientes en los que Autonomy y Deloitte Consulting trabajaron juntos al mismo tiempo en que Deloitte UK estaba auditando la compañía. También, Deloitte fue un socio “Platino” de la alianza estratégica para la implementación de tecnología para HP.


Autonomy era una compañía británica listada en Nasdaq en 2000, pero aparentemente siguió el más laxo cógido británico de honor versus las reglas de Sarbanes-Oxley, al elegir qué servicios además de la auditoría comprar del auditor Deloitte UK y Deloitte US.


Los medios de comunicación del Reino Unido no perdieron el ritmo al reportar sobre conflictos estilo-Enron cuando en el año 2012 salieron a la superficie acusaciones de fraude. Deloitte había estado vendiendo a Autonomy casi tanto en servicios de consultoría como cumplimiento tributario y debida diligencia para adquisiciones - £4.44 millones en honorarios de no-auditoría durante los anteriores cuatro años – cuando estuvo cargando por auditorías - £5.422 millones. La implicación es que la independencia de Deloitte pudo haber estado comprometida.


Hoy EY continúa siendo el auditor de HP. ¿Por qué cualquiera de las dos firmas renunciaría a una relación mutuamente beneficiosa?


En septiembre de 2012, EY fue a Washington DC a explicar cómo ayudó a su cliente de auditoría HP a desarrollar e implementar una estrategia para mover utilidades hacia el exterior a fin de evitar impuestos en los Estados Unidos. Este testimonio ante el Congreso se dio justo en la mitad de la investigación de Autonomy de HP, si bien probablemente EY sabía que PwC encontraría una sobreestimación importante de la plusvalía de adquisición de Autonomy y que la reducción del valor en libros [castigo de cuentas] sería anunciado en menos de dos meses. El socio de impuestos de EY para el cliente de auditoría HP testificó en defensa de la estrategia de evasión de impuestos de HP y luego cargó a HP $2 millones de dólares por el viaje, según el proxy de 2013 de HP.


A pesar de numerosos reportes de HP y denunciantes anónimos que reportaron a la SEC los hallazgos de fraude y la carencia de acción por parte de auditores y asesores, ni la SEC ni la PCAOB nunca insistieron en una reexpresión por HP y nunca presentaron cargos a Deloitte o a socios individuales de Deloitte US, EY, o KPMG.



Carillion


Finalmente, tenemos la compañía Carillion, del Reino Unido, una compañía multinacional de servicios de construcción y administración de instalaciones, que en enero 2018 se convirtió en la más grande liquidación en el Reino Unido. Carillion continúa siendo una parte dolorosa del portafolio de litigios “partner matters” [asuntos de socios] de KPMG UK.


En febrero 3, 2022, Financial Times reportó que KPMG UK había sido demandada por £1.3 billones por los liquidadores. PwC UK fue designado por el UK Hight Court como Administradores Especiales del Official Receiver of Carillion.


Deloitte y KPMG fueron descartados del rol de liquidador porque eran auditores internos y externos de Carillion, respectivamente. EY había asesorado a Carillion en las opciones de reestructuración antes de su colapso.


Las respuestas a las preguntas hechas a las firmas acerca de su trabajo para Carillion, realizadas por dos comités parlamentario, revelaron que recaudaron cerca de £72m por trabajo vinculado a Carillion en los 10 años previos a su colapso.


Expresiones como “festejarse con lo que pronto se volverá un cadáver” fueron usadas por los MP para describir una imagen de las 4 Grandes prosperando mientras explotaban sus vulnerabilidades mientras Carillion comenzaba a pudrirse.


Sin embargo, PwC tenía conflictos en el momento de su designación en 2018, de acuerdo con el FT. Los fideicomisarios de las pensiones de Carillion habían contratado a PwC en 2017 para asesorar cuando las dificultades financieras se incrementaban. El contrato estaba vigente dado que PwC sería uno de los acreedores de Carillion que PwC, como agente del síndico, se supone trataría imparcialmente. El Comité de Insolvencia afirmó que PwC elevó “muros éticos” para impedir conflictos entre todas sus actividades para Carillion y sus acreedores.


Los liquidadores, con ayuda de PwC, ahora están demandando a KPMG UK alegando que el auditor de la firma pasó por alto “banderas rojas” de que las cuentas de Carillion estaban declaradas equivocadamente porque aparentemente estuvo insolvente por más de dos años antes que colapsara. Carillion tenía pasivos de £7 billones y solo £29 millones en efectivo cuando entró en liquidación.


El FT citó a un MP diciendo que él no contrataría a KPMG para que auditara “los contenidos de mi refrigerador” y postuló que fue el fracaso de Carillion de KPMG el que impulsó la última ronda de pedidos en el Reino Unido para reformas sustanciales a las reglas de auditoría y gobierno corporativo del Reino Unido.


KPMG ha sido investigado por el UK FRC, que es comparable a una SEC/PCAOB combinados en términos de su autoridad sobre las firmas de auditoría. Luego de los escándalos KPMG voluntariamente dejó de ofertar por contratos del gobierno del Reino Unido.


Ahora, el FRC dice que los auditores de KPMG engañaron a los reguladores durante las inspecciones de su trabajo sobre la auditoría de Carillion y amenazaron con “dañar aún más la reputación de KPMG”, como si pudiera empeorar. Otro escándalo relacionado con las actividades de asesoría en reestructuraciones, de KPMG, para el fabricante de camas Silentnigh resultó en una multa de £13 millones en agosto de 2021. Desde entonces, KPMG vendió la unidad de reestructuraciones.


Una cosa buena es que el ejecutivo jefe de KPMG UK Jon Holt reconoció que: “claro… ha ocurrido una mala conducta [por parte de KPMG en relación con las inspecciones de Carillion] y que nuestro regulador fue engañado”.


Sin embargo, camino al banco Holt y sus colegas de las 4 Grandes del Reino Unido están llorando en sus paños de cocina por sus reputaciones dañadas.


Los socios de KPMG en el Reino Unido llevaron a casa un promedio de $934k el año pasado en un mercado de ofertas en auge. Fue el más grande día de pago para los socios de KPMG desde 2014. Y es incluso mejor en las otras 4 Grandes firmas del Reino Unido. Los socios de Deloitte recibieron en promedio $1.2 millones en el último año más un extra de $267k provenientes de la venta de su división de reestructuraciones. Los socios de EY y PwC llevaron a casa un récord promedio de $1.02 y $1.2 millones, respectivamente.


© Francine McKenna, The Digging Company LLC, 2021


Subscribe to The Dig.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.



Nota del traductor:


[1] Whac-A-Mole es (o era) un juego de arcade (aunque he visto similares en ferias) en el que unos topos salen de sus agujeros en la mesa de juego y tienes que golpearlos con un mazo antes de que se vuelvan a esconder.

El sentido del modismo es describir una de estas situaciones donde de repente se surgen varias cosas a la vez que atender, y cuando terminas una parece que salen otras tantas nuevas. Por eso te encuentras de repente, como en el juego, dando frenéticos mazazos a ver si consigues terminar cuantas más cosas mejor.

Whac-A-Mole derivó en un par de juegos de mesa (o de "alfombra" incluso, de MB si no recuerdo mal) que por lo menos en España fueron traducidos como "guacamole" (pierde el significado del original de "Machaca-un-topo" pero conserva la sonoridad del vocablo original" "guacamole" vs "whac-a-mole").

Fuente: https://spanish.stackexchange.com/questions/20305/traducci%C3%B3n-para-whack-a-mole.


* * *


113 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Por Francine McKenna - Propuestas de reforma de la auditoría del Reino Unido: Llenas de sonido y furia, pero probablemente no signifiquen n