Exxon Mobil ganó un juicio. Los riesgos financieros del cambio climático deben verse reflejados en l

Actualizado: 27 de dic de 2019

Por Samuel Mantilla El 10 de diciembre de 2019, Erik Larson, de Bloomberg News, titulando “Exxon Mobil Beats New York’s Climate-Change Accounting Case (3)” hizo el anuncio periodístico de que:

Exxon Mobil Corp. ganó un juicio seguido muy de cerca por su contabilidad de los riesgos financieros del cambio climático, en un rechazo directo del reclamo del estado de Nueva York de que el gigante de energía participó en un esquema cínico para engañar a los inversionistas durante años.
El fallo de este martes, del juez de la Corte Suprema de Justicia de Nueva York, Barry Ostrager en Manhattan, es un duro golpe contra el fiscal general del estado, Letitia James. En la demanda por fraude de valores, presentada en octubre del año anterior, Nueva York acusó a Exxon de mentirles a los accionistas acerca de su uso del “costo indirecto [proxy cost] para el carbón en la contabilidad para la regulación futura del cambio climático para hacerles pensar que la compañía estaba siendo más prudente de lo que era.”

El argumento central de la sentencia señala que el fiscal general ‘falló en probar’ que Exxon Mobil hizo cualesquiera declaraciones equivocadas materiales u omisiones materiales acerca de sus prácticas y procedimientos que engañaron a cualquier inversionista razonable. El fiscal general se apoyó en la Martin Act para reclamar que Exxon usó ‘dos conjuntos de números’ (uno público, otro secreto) para contabilizar las emisiones de gas con efecto invernadero

La interpretación que el portavoz de Exxon hizo señala que el gigante petrolero les dio a los inversionistas ‘información exacta sobre los riesgos del cambio climático’ Como se puede observar, se trató de un pulso de alta precisión jurídica que muestra varias cosas:

(1) Falla en la prueba – La demanda se basó en la Martin Act, una ley del estado de Nueva York, le da al fiscal general el poder para investigar cualquier compañía pública por fraude financiero, en la extensión en que la compañía en cuestión negocie valores en el estado de Nueva York. Si bien es una ley anticorrupción, no es una ley que expresamente regule los negocios de valores. Por esa razón esas pruebas no podían demostrar fallas en la contabilidad o en la revelación. En su nota periodística, Erik Larson cita a Robert McTamaney de Carter, Ledyard & Milburn LLP, quien señala, no estuvo involucrado en el caso, que dijo “el fallo es una desviación muy bienvenida de la larga lista de casos y de acuerdos forzados según la Martin Act de Nueva York.” Agrega Larson que en un correo electrónico McTamaney la denominó “una ley verdaderamente atroz que alega responsabilidad sin prueba alguna de fraude intencional, o dependencia de alguien, o de cualquiera de los elementos esenciales de un caso de fraude de la ley federal.”

(2) Dos conjuntos de números – En el presente, es una realidad que las empresas llevan distintos conjuntos de números, esto es, llevan varias contabilidades. Por eso se ha vuelto importante señalar cuál es la estructura de referencia (US GAAP, IFRS). Se acepta que hay medidas alternativas, esto es, medidas que no son PCGA. También hay otros conjuntos de números (tributarios, operacionales, estadísticos, etc.). El problema está en la estructura de referencia. Parece que al fiscal se le olvidó en la demanda presentar pruebas de violación en relación con la estructura de referencia que, para el mercado de valores de los Estados Unidos son los US GAAP y demás regulación SEC. Esto no quiere decir que los US GAAP (o los IFRS) permitan que los estados financieros reflejen razonablemente la situación financiera, el desempeño financiero, o los flujos de efectivo expresamente relacionados con el cambio climático o con las emisiones de gas con efecto invernadero. Este es otro problema que la demanda no tuvo en cuenta.

(3) Información exacta sobre los riesgos del cambio climático – Esta es una expresión ‘triunfalista’ de quienes ganaron esta demanda. Queda por verse si realmente hubo la ‘exactitud’ que menciona. Este es un vacío que todavía está por llenarse en la presentación de reportes corporativos obligatorios. Debe reconocerse que en esto comienzan a darse algunos pasos, pero todavía hay mucho camino por recorrer.

Parece que, por lo pronto, la contabilidad superó esta difícil prueba. Sin embargo, no la tiene ganada del todo porque continuarán recibiéndose presiones, desde muchas partes de interés, a fin de que los estados financieros presenten razonablemente la situación financiera, el desempeño financiero, y los flujos de efectivo expresamente relacionados con el cambio climático.

El asunto no está fácil. En un comentario anterior, titulado “Los IFRS y el cambio climático. ¿No los mencionan, pero sí los abordan?” quedó claro que la pregunta central todavía está sin ser respondida, esto es, ¿por qué los IFRS no mencionan el cambio climático? IASB no responde a esa pregunta, pero señala que en los IFRS hay requerimientos relacionados y que está actualizando su orientación no-obligatoria sobre el comentario de la administración.

Sería interesante que se diera un proyecto conjunto entre IASB y FASB para abordar este asunto, que es un reclamo común para los IFRS y los US GAAP.

4 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos