Estándares sin interpretaciones y sin guías locales. ¿Principios, evidencia o cumplimiento?

Por: Samuel Mantilla

El pasado 28 de noviembre de 2019, Steven Maijoor, Chair European Securities and Markets Authority (ESMA) pronunció un importante discurso en la EFRAG Conference - IFRS & Regulation: Searching for Common Ground realizada en Bruselas (Bélgica). Lo tituló “Assessing the role of IFRS in building stronger European Capital Markets” [Valoración del rol de los IFRS en la construcción de mercados de capital europeos más fuertes].

Es, quizás, el principal pronunciamiento relacionado con los IFRS en la actualidad, tanto por la calidad de quien lo hizo como por la organización que lo respalda y la audiencia a la cual fue dirigido.

Maijoor resume su discurso diciendo que:

“Desde la perspectiva de ESMA, considero tres perspectivas: primero, la fuerte relación entre los IFRS y la construcción de una Unión de los Mercados de Capital; segundo, el rol de los IFRS en facilitar cumplimiento forzoso efectivo de la contabilidad; y tercero, el rol de los IFRS en enfrentar los próximos desafíos y oportunidades que surgen de la presentación electrónica de reportes y de la sostenibilidad.”

Más claro no puede ser el resumen de lo dicho y de los temas más importantes en el momento. Quizás su afirmación central es que, “Con base en la larga experiencia de ESMA, puedo decir que la convergencia supervisora de la Unión Europea ha estado bien servida por los IFRS.”

Se trata de una afirmación seria y ponderada que en seguida argumenta. De ella destaco los siguientes aspectos, invitando al lector a leer el texto en toda su extensión:

  • La naturaleza basada-en-principios de los IFRS ofrece una base confiable para la adaptación a la inevitable variedad de hechos que ocurren en la realidad de los negocios en una jurisdicción diversa tal como la Unión Europea, al tiempo que todavía permite un enfoque sólido y consistente tanto para la implementación como para el cumplimiento forzoso. Este es uno de sus beneficios clave para tal jurisdicción diversa.

  • Sin embargo, esta combinación de flexibilidad y rigor que está construida en los IFRS viene con el costo inevitable de dejar algún espacio para la interpretación tanto para emisores como para quienes hacen forzoso el cumplimiento.

  • Si hay carencia de claridad en la lectura de los IFRS, ESMA hace una solicitud al IFRS Interpretations Committe, quien debe ya sea aclarar la materia mediante emitir una decisión de agenda o una interpretación, o llevar el problema a IASB para emisión de estándar.

  • ESMA no apoya la emisión de orientación nacional o regional de implementación de los IFRS, no solo porque sería contraria a la Regulación IAS, sino porque potencialmente podría ser en detrimento de la mucho más necesaria aplicación consistente de los IFRS en la Unión Europea.

  • Además, las soluciones específicas nacionales o de la Unión Europea debilitan nuestra posición como una sola jurisdicción cohesionada, y la hace menos influyente en el debate contable a nivel global.

  • Obviamente, si las jurisdicciones locales se resisten a la tentación de emitir orientación para la implementación de los IFRS, la capacidad de respuesta del IFRS Interpretations Committee y de IASB tiene que asegurar soluciones oportunas a los problemas identificados.

Si la calidad de la implementación de los IFRS en la Unión Europea depende de la consistencia en los procesos de interpretación y guía, ¿qué se puede decir de las otras jurisdicciones mucho más atomizadas y numerosas? En el caso latinoamericano, el Grupo Latinoamericano de Emisores de Normas de Información Financiera (GLENIF) no ha logrado una posición similar dado que, si bien ‘oficialmente’ presentan posiciones comunes, sus respectivos integrantes van cada uno por su lado emitiendo interpretaciones, guías y directrices, todas amparadas en sus respectivos regímenes legales.

Porque, tal y como lo plantea Maijoor, el problema no es legal. Por supuesto que cada autoridad (esto es, cada autoridad que hace forzoso el cumplimiento) actúa con el respaldo de su propia ley. El problema es asegurar mercados de capital que funcionen homogénea y consistentemente. En un entorno que por sí mismo es complejo y competido, que ahora adicionalmente siente los efectos disruptivos de la tecnología (‘presentación electrónica de reportes’) y de la sostenibilidad (los problemas ambientales, sociales y de gobierno, en un entorno de crisis climática, guerras comerciales, migraciones forzadas, agitaciones políticas y demás).

Los IFRS, en ese contexto, juegan un rol importante para facilitar que tanto los emisores (de valores de deuda y patrimonio), como quienes hacen forzoso el cumplimiento y los demás stakeholders puedan desempeñar cada uno sus roles en función de los objetivos comunes.

En este sentido, toda interpretación y toda guía, que se sabe de antemano que es bien intencionada, sobra porque le quita coherencia al sistema.

Por eso es valioso el llamado que Maijoor hace para que tanto el IFRS Interpretations Committee como IASB actúen oportunamente ante los problemas que se identifiquen.

Así las cosas, la conclusión que ofrece Maijoor vale la pena ser resaltada:

“Para ayudar a este proceso, es urgente actualizar la Directiva para la presentación de reportes no-financieros para complementarla con medidas vinculantes que especifiquen, con mayor detalle, los principios y requerimientos para la preparación de revelaciones no-financieras. Solamente mediante integrar información financiera y no-financiera aseguraremos que no solo los IFRS, sino, en general, la presentación de reportes corporativos continúe siendo muy adecuada para apoyar mercados de capital europeos más fuertes.”

Las afirmaciones de Maijorr parten del supuesto de IFRS basados-en-principios, algo que no está suficientemente claro en el presente, habida cuenta el giro de IASB (¿o de la IFRSF?) hacia estándares-basados-en-evidencia, y luego hacia adopción regulatoria centrada-en-el-cumplimiento.

Posiblemente sea conveniente volver a la idea original de IFRS basados-en-principios. Porque mientras la evidencia o el cumplimiento sean los que generen las condiciones, el camino para las interpretaciones y guías a cargo de cada jurisdicción se abre más y más, dando paso a mayores laberintos normativos.

¿Principios, evidencia o cumplimiento? Sería interesante conocer qué dicen los distintos interesados en todas estas cosas. En los países latinoamericanos parece que la respuesta es otra: IFRS para el correcto cumplimiento tributario. Y con ello dañan todo. Pero como se consideran autoridad…

0 vistas

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos