Estándares globales de sostenibilidad

Actualizado: oct 26

Por John Hughes – Estándares globales de sostenibilidad - ¿No pueden ser lo suficientemente radicales?

Documento original: Global sustainability standards – cannot be radical enough?

Volvamos al Consultation Paper [Documento de consulta] recientemente emitido por los Fideicomisarios de la Fundación IFRS para valorar la demanda por estándares globales de sostenibilidad y, si la demanda es fuere, valorar si y en qué extensión la Fundación puede contribuir al desarrollo de tales estándares”.

Varias veces he expresado mi punto de vista de que esta iniciativa se refiere más a preservar los retornos sobre la inversión que a salvar el planeta, o como usted lo quiera decir. Tal y como dije antes, para decirlo sin rodeos, como las condiciones ambientales y los prospectos de largo plazo continuamente empeoran, la tarea de escoger ganadores y perdedores de inversión se volverá cada vez más tensa, incrementando la necesidad de un punto de referencia común. Pero esto no necesariamente significa que (por ejemplo) los contaminadores crónicos y los criminales en general serán severamente castigados por el mercado, solo que la oportunidad de riesgo-retorno que existe, en relación con el precio actual de sus acciones en ese momento, será difícil de evaluar (por ejemplo, en la determinación de cuándo salir antes de que todas las cosas colapsen).

Un comentario reciente de Teresa Ko, de la FundaciónIFRS, es más consistente con el de esa línea de pensamiento, observando que:

  • En el año 2006, cuando ‘ESG’ fue mencionado por primera vez por Naciones Unidas, había US$6.5tn de fondos en administración. En abril de 2018, esto hacía crecido a US$81tn en activos en administración con flujos de entrada netos de US$71bn entre abril y junio de este año. Todo esto es sorprendente considerando que incluso ¡no hay una definición comúnmente aceptada de qué constituye un producto financiero verde! Aparte de los riesgos de recolección de cereza y ‘lavado verde’, el panorama es crecientemente caótico, ineficiente e inefectivo en abordar nuestras crecientes preocupaciones acerca de las complejas y críticas áreas de sostenibilidad y de riesgos relacionados con el clima. Muchas corporaciones lamentan las frustraciones, complejidad y costos de tener que revelar contra múltiples estándares y métricas, lo cual a menudo no adiciona nada a la calidad de los datos o de la información que está siendo proporcionada.

Sin embargo, Ko no puede resistirse a darle a su artículo un toque extra en sus parágrafos de apertura y cierre:

  • Sir David Attenborough se unió a Instagram recientemente y se volvió la persona más rápida en alcanzar un millón de seguidores. El trabajo de toda la vida de este hombre de 94 años como naturalista, locutor y documentalista es legendario, pero su mensaje de que la estabilidad del clima que hemos disfrutado por 12,000 años es improbable que continúe nunca ha resonado con tanta urgencia entre tantas personas. “Nuestro planeta se encamina al desastre si no actuamos ahora para corregirlo”, dice Attenborough.

  • Recuerde las palabras de Sir David Attenborough: “No podemos lo suficientemente radicales y ahora es el momento para una solución global…”.

El documental más reciente de Attenborough, A Life on our Planet [La vida en nuestro planeta], examina los aspectos destacados de su notable vida, antes de reflexionar sombríamente (y para mí de una manera bastante persuasiva) sobre lo que una persona nacida hoy podría experimentar durante las próximas nueve décadas, dadas las tendencias actuales. Los últimos veinte minutos de la película más o menos intentan compensar la tristeza señalando algunas más esperanzadoras señales y puntos de datos. Pero, por decir lo menos, son aleatorios y están subdesarrollados – por ejemplo, Attenborough comenta favorablemente sobre la posibilidad de que el crecimiento de la población se estabilice, pero no considera en absoluto todas las implicaciones demográficas, políticas, culturales o de otro tipo que tiene tal desarrollo. Es muy difícil ver cómo la realineación comprensiva de las prioridades que él visualiza pudiera coincidir con la preservación constante de los retornos económicos (o el mantenimiento de la paz global que actualmente tenemos) tal y como los hemos llegado a esperar. Mi propio punto de vista es que la meta de facilitar mercados financieros con más capacidad de recuperación, más eficientes, asumiendo que un aspecto de la deseada capacidad de recuperación es que continúen haciendo dinero para quienes participen en él, es casi ciertamente inherentemente inconsistente con el de abordar el cambio climático. Pero sea o no que usted lo vea de esa manera, es absurdamente fantasioso imaginar que los esfuerzos de la Fundación IFRS en esta área sean de cualquier manera iguales al “radicalismo” del cual Attenborough está hablando, o del que posiblemente podría ser.

Para una expresión más informada de preocupaciones de alguna manera relacionadas, usted podría mirar una carta abierta dirigida a la Fundación IFRS por un grupo de profesores de contabilidad y editores de revistas de contabilidad. La carta afirma que la propuesta de la Fundación es inconsistente con la del enorme cuerpo de investigación ya realizado en esta área y que las propuestas “exacerbarán la carencia de capacidad de respuesta corporativa y del inversionista ante los problemas del desarrollo sostenible y la consiguiente accountability”. En una entrevista relacionada, Carol Adams, uno de los signatarios de la carta, llamó a la propuesta no “informada por investigación sobre qué orienta el cambio corporativo alineado con el desarrollo sostenible”. Ella continuó: “Hay varios mitos que parecen perpetuarse para apoyar la meta de hacer las cosas más simples para las compañías y los inversionistas. Sin embargo, los problemas del desarrollo sostenible son complejos y tienen que ser considerados en la toma de decisiones”.

Usted puede haber pensado que cualquier cosa que la Fundación IFRS fuera a hacer en esta área sería mejor que no hacer nada. Pero la carta sugiere que incluso esta medida pequeña de éxito puede ser sospechosa. Para un punto de referencia, mire cómo la revelación de la compensación del ejecutivo fue promovida como una contribución a promover mejores control y disciplina; es evidente que no ha funcionado, y hay muchas razones para pensar que la revelación empeora las cosas.

Dicho de otra manera, más que ser el “mejor desinfectante” como dice el viejo refrán exagerado, tal vez la luz del sol – o al menos el tipo de luz solar filtrada-por-el-humano – a veces simplemente ayuda a eliminar los gérmenes…

Las opiniones expresadas son únicamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

15 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos