Desempeño financiero

Por Samuel Mantilla.

Presentación general y revelaciones (3). El(os) estado(s) de desempeño financiero. En el presente post, continúo analizando algunos de los aspectos centrales de la propuesta de IASB contenida en el ED/2019/7 sobre presentación general y revelaciones. Cubro ahora lo relacionado con el(os) estado(s) de desempeño financiero.


La propuesta hace un avance importante en el entendimiento del ‘estado de desempeño financiero,’ para cuya presentación la entidad que reporta puede escoger entre dos alternativas:


  • Un solo estado de utilidad o pérdida y otros ingresos comprensivos, con la utilidad o pérdida y los ingresos comprensivos presentados en dos secciones. Si se escoge esta opción, la entidad presentará la sección de utilidad o pérdida primero, seguida directamente por la sección de otros ingresos comprensivos.

  • Dos estados: un estado de utilidad o pérdida y un estado separado que presente los ingresos comprensivos, el cual comenzará con la utilidad o pérdida. Si se escoge esta opción, el estado de utilidad o pérdida precederá al estado que presente los ingresos comprensivos.

Hasta acá, puede decirse no hay cambios. Éstos, que son de fondo, pueden resumirse en los siguientes puntos:


  1. Clasificación de los ingresos y gastos en cuatro categorías definidas (Operación; Asociadas y negocios conjuntos integrales; Inversión; Financiación).

  2. Inclusión de subtotales en el estado de utilidad o pérdida. Los tres subtotales son: utilidad o pérdida operacional; utilidad o pérdida operacional e ingresos y gastos provenientes de asociadas y negocios conjuntos integrales; utilidad o pérdida antes de financiación e impuestos a ingresos).


Para eliminar la actual inconsistencia en la práctica, garantizar la consistencia de la propuesta completa, y hacer más fácil que los inversionistas comparen compañías.

La gráfica que se presenta a continuación resume los cambios y la nueva estructura propuesta.



Debe resaltarse:


  • La relación con el estado de flujos de efectivo y por ello los cambios propuestos a ese estado financiero. Sin embargo, deja claro que, si bien las categorías tienen las mismas denominaciones, no se busca alineación plena entre las categorías del estado de utilidad o pérdida y las del estado de flujos de efectivo. En la práctica esto podrá dar origen a algunas confusiones, lo cual ciertamente requerirá orientaciones más precisas.

  • La nueva categoría de asociadas y negocios conjuntos integrales, la cual incluirá la participación de la utilidad o pérdida y de los ingresos y gastos relacionados provenientes de las asociadas y negocios conjuntos cuyas actividades estén estrechamente relacionadas con las principales actividades de negocio de la entidad.

  • El privilegiar la clasificación de los gastos según su naturaleza. Si bien no es un requerimiento, cada vez está más clara su utilidad para la toma de decisiones.

  • La aplicación diferente para bancos, aseguradores y compañías de inversión. Una realidad debida a las características propias de este tipo de entidades.

Las consecuencias ciertamente serán de fondo. La propuesta es consciente de ello y por ello deja claro que también busca haya transparencia en las medidas que no son PCGA (también conocidas como medidas que no son IFRS o medidas alternativas del desempeño). En relación con esto, hace unas aclaraciones importantes:


  • No está definiendo EBITDA, pero sí está proponiendo una ‘medida similar’ a EBITDA.

  • El corazón del problema está en la ‘utilidad operacional’ y por ello la define como una ‘categoría predeterminada,’ esto es, ‘siempre requerida,’ mientras que las otras serán requeridas solo en casos específicos: la ‘utilidad operacional y los ingresos y gastos provenientes de asociadas y negocios conjuntos integrales,’ cuando la entidad tenga ingresos o gastos provenientes de asociadas y negocios conjuntos integrales; y la ‘utilidad antes de financiación e impuestos a los ingresos,’ solo en un caso específico que requerirá atención cuidadosa dado que no es fácil de entender a primera vista.

  • Clasificación de las diferencias de cambio en la misma categoría en que se clasifiquen los ingresos y gastos que den origen a ellas.


Será necesario esperar las reacciones a esto a fin de ver cómo evoluciona la propuesta y su implementación en la práctica.


La propuesta aborda un tema adicional, relacionado con las agregaciones y desagregaciones:


  • Establece principios generales de agregación y desagregación: (1) Identificar activos, pasivos, patrimonio, ingresos y gastos que surjan de transacciones u otros eventos individuales; (2) Clasificar esos elementos en grupos basados en características compartidas, de manera que los elementos de línea contenidos en los estados financieros primarios comprendan elementos que compartan al menos una característica; y (3) Separar los elementos de línea basados en características adicionales, resultando en la revelación separada, de elementos materiales, en las notas.

  • Si bien reconoce que parte del problema está en la libertad que las entidades tienen para clasificar los gastos operacionales ya sea según su naturaleza o función, restringe esta libertad dado que requiere que “las entidades proporcionen la información que sea más útil para los inversionistas,” para lo cual propone un conjunto de indicadores para ayudar a seleccionar el método que proporciona la información más útil y en todo caso no permitirá la mezcla de tales métodos.

  • Aborda situaciones específicas relacionadas con: Ingresos y gastos inusuales; Diferenciación de los roles en los estados financieros primarios y en las notas; Agrupación de elementos inmateriales disímiles; y Elementos de línea requeridos


Debe resaltarse se trata de cambios serios, bien elaborados, que seguramente serán incorporados en el estándar final y que serán bienvenidos.


Para quienes todavía piensan en términos de PUC (‘Planes Únicos de Cuentas’) las noticas no serán alentadoras. Se requerirá más apoyo en los computadores y menos dependencia de los PUC.


Adicionalmente, quedan los problemas relacionados con el ‘IFRS/NIIF para Pymes’. Todavía no hay claridad de si, y cuándo y cómo, las propuestas relacionadas con la reforma del IAS 1 serán incorporadas en el estándar de Pymes. Ello ahonda, por lo pronto, las diferencias ‘en contra’ que tiene el estándar de Pymes: el de plenos cambiando con una celeridad que ha hecho que pidan ‘ritmo más lento’ y ‘plazos mayores’ para su incorporación, mientras que el de Pymes sigue prácticamente igual.

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos