Desechemos los IFRS

Por John Hughes. Desechemos los IFRS (¡Porque no es como si haya cualquier otra cosa más!)

Ha llegado el momento de desechar la contabilidad IFRS, anuncia el título de un artículo reciente de Richard Murphy.

“Este no es el momento para criticar las multitudinarias fallas de la contabilidad IFRS,” dice Murphy. “En lugar de ello, es el momento para observar que es lo más opuesto a los estándares razonablemente objetivos para la presentación de reportes que cualquier usuario de cuentas pueda requerir, más especialmente en tiempos como este.” El centro de atención de su obra está en el modelo de contabilidad del IFRS 9 para la contabilidad de las pérdidas de crédito. Con el trasfondo de que “la contabilidad del banco ha ayudado a entregar el choque de 2008 porque se dieron insuficientes alarmas de contabilidad,” él avanza:

  • La reforma ha ayudado. Esto está en lo que se denominó IFRS 9. El problema es que la reforma también es profundamente defectuosa, en gran parte por ser demasiado formulaica [1], y por (tal y como en normal en la contabilidad IFRS9 ignorar la dimensión del tiempo respecto de lo que está sucediendo y en lugar de ello contabilizar todas las consecuencias como si hubieran ocurrido en el presente, cuando este no es el caso…

  • Es suficiente decir que el IFRS 9 también se considera está fallando. Ello particularmente porque está resultando en la presentación de reportes de muchas pérdidas y ello significa que los bancos podrían fallar en las supuestas pruebas de estrés que los banqueros centrales recientemente dijeron que habían aprobado. Por supuesto, esas pérdidas pueden ser reales. ¿Quién lo sabe? El sistema de contabilidad no nos lo dejará saber.

Esto lleva a lo siguiente:

  • ¿Qué es, entonces, lo que necesitamos? La respuesta parece muy clara. La contabilidad de costo histórico tiene una prueba heurística sencilla para abordar este problema, que junto con otras cosas más funcionaban en ese enfoque de contabilidad (que fue abandonado en favor de los IFRS). La regla era que todos los activos deben ser valuados al más bajo entre el costo o el valor realizable neto.

  • El costo de un préstamo era la suma adelantada.

  • El valor realizable neto era la suma neta que probablemente ahora sea recuperada de lo adelantado, ignorando los intereses a ser ganados que deben ser asignados a futuros períodos de contabilidad.

  • Y, si había duda, la prudencia requería que se hiciera una provisión. No estaba permitida la reemisión consiguiente. Eso detuvo el campo de juego.

  • … Contabilidad es acerca de la aplicación de lógica clara a situaciones inciertas donde se puede dar orientación clara sobre los criterios de decisión requeridos (i.e. prudencia en este escenario) de manera que sea alta la probabilidad de la opinión formada sea capaz de réplica. Esto está tan cerca de la presentación objetiva de reportes como la contabilidad pueda lograrlo.

  • La contabilidad IFRS está lejos de eso. Esa es la razón por la cual tiene que irse.

Como asunto práctico, me encontré preguntándome en qué franja de tiempo Murphy visualiza que todo el modelo de contabilidad tiene que ser desechado y reemplazado y actualizado de una manera confiable y ampliamente aceptada.

Es verdad que los preparadores de contabilidad tienden neuróticamente a pasar por alto la dificultad involucrada en conseguir que las cosas se hagan, pero aun así… A parte de eso, en la medida en que uno pueda tomar sentido de la posición que se está argumentando, parece visualizar un camino extremadamente estrecho a través de obstáculos competitivos. La prudencia es citada como una virtud que trasciende – sin embargo, es citado como cosa mala si el IFRS 9 en su forma actual resulta en “la presentación de reporte de muchas pérdidas.” El modelo actual es criticado como que es “demasiado formulaico,” como si proponer que todos los activos sean valuados al más bajo del costo o el valor realizable neto no se tratara de algo formulaico como cualquier cosa pudiera serlo. El artículo se refiere a la “suma neta que probablemente ahora sea recuperada de lo adelantado,” como si esta cantidad estuviera fácilmente disponible en la aplicación del sentido común, si bien es claro en el entorno actual que cualquier valoración de ello posiblemente esté lejos de ser objetivamente verificable. Y por supuesto plantea cualquier cantidad de preguntas conceptuales, tal como la referencia alegre a ignorar los intereses a ser asignados a futuros períodos de contabilidad. Y así…

Dicho esto, el artículo nos recuerda (si un recordatorio fuera necesario) los extremos desafíos que enfrenta este aspecto de los IFRS. Anteriormente observé la referencia que ESMA hizo a dar, en la aplicación del IFRS 9 “mayor peso a una perspectiva estable de largo plazo tal y como es evidenciado por la experiencia pasada,” llamando a esto una pregunta tanto existencial como contable. Aun más que lo usual, la manera como reportamos el pasado ahora imponentemente está entrelazada con la historia que escogemos contar acerca del futuro. Murphy afirma que “nosotros sabemos cómo contabilizar apropiadamente,” como si estuviera en la sangre de quien sea qué constituye “nosotros,” pero nosotros no sabemos eso, más de lo que sabemos de cómo salir de esta cosa en la mejor forma. Si la pandemia nos ha enseñado algo, debe ser que sabemos mucho menos de lo que pensábamos que sabíamos, y que cualesquiera aseveraciones estridentes de superioridad deben ser sospechosas. Es un golpe barato decir, tal y como lo hace él, que los estados financieros IFRS están “destinados a desinformar,” pero solo es realista reconocer que en el mejor de los casos, son parte de una conversación incierta acerca de dónde estamos y a dónde podemos estar yendo…

Las opiniones expresadas son únicamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

[1] Formulaica = que constituye o contiene una fórmula verbal o establece formas mediante palabras (N del t).

15 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos