Decisiones éticas y complejidad

Por John Hughes – Toma de decisiones en la era de la complejidad: ¡No es fácil!


Documento original: Decision-making in the age of complexity: it ain’t easy!


CPA Canada ha emitido Complexity and the professional accountant: Practical guidance for ethical decision-making [La complejidad y el contador profesional: Orientación práctica para la toma de decisiones ética], el primero de cuatro documentos sobre liderazgo del pensamiento.


El documento se basa en un documento exploratorio colaborativo y un evento de mesa redonda global realizados en conjunto con el Institute of Chartered Accountants of Scotland y la International Federation of Accountants. La noción amplia orientadora es tal y como sigue:


  • Los contadores profesionales tienen una responsabilidad ética para actuar en el interés público. En un mundo complejo donde los valores orientan las decisiones y diversos grupos del stakeholder tienen una voz importante, esta responsabilidad por el liderazgo ético representa oportunidades, así como también desafíos. Para que la profesión incremente su relevancia y valor, necesitamos colectivamente perfeccionar nuestras habilidades y asegurar que nuestra perspectiva esté alineada con las necesidades del stakeholder.


El documento dedica algún tiempo a explicar su noción central de la complejidad:


  • En el uso general, los términos “complejo” y “complicado” frecuentemente son usados de manera intercambiable, pero no son lo mismo, y la distinción importa. Ciertas herramientas y enfoques están diseñados específicamente para resolver problemas complejos, mientras que un conjunto diferente de herramientas y enfoques se necesitan para administrar de manera efectiva problemas complejos. Fallar en distinguir entre complicado y elementos complejos, y por lo tanto seleccionar los herramientas y enfoques equivocados para la situación, resultará en toma de decisiones subóptima. Por ejemplo, escoger procesos para encontrar una solución discreta, más que centrarse en administrar elementos dinámicos. Si tales decisiones involucran navegar desafíos éticos complejos, las consecuencias de fallar en hacer la distinción apropiada pueden ser particularmente perjudiciales.


La publicación postula que, en nuestro entorno complejo, actuar profesionalmente y en el interés público ya no es una “propuesta clara”, - por ejemplo:


  • … muchos de los “grandes” problemas que enfrenta la sociedad, tales como la búsqueda de crecimiento sostenible, administrar y mitigar el cambio climático, acoger tecnologías disruptivas y luchar por la igualdad social, plantean preguntas de valores que tienen implicaciones éticas amplias. Además, como los puntos de vista sociopolíticos se han vuelto más fracturados y, más problemáticamente en algunas regiones, divisivos, la homogeneidad asumida de “actuar en el interés público” se fragmenta. La objetividad, otro principio ético fundamental, es desafiada de cara a los puntos de vista divergentes sobre cómo los recursos deben ser administrados y divididos, qué es justo, cómo balancear la economía y el medio ambiente, y – en el extremo - ¿Cuál es la verdad?


Esto ciertamente parece una expresión razonable del desafío que estamos enfrentando (o, de todos modos, parte de él). Al menos por ahora, no es demasiado sorprendente si las sugeridas “mejores prácticas para administración de la complejidad” parecen bastante decepcionantes en comparación. Los puntos de viñeta incluyen:


  • distinguir los elementos que dentro de una situación son complicados y deben ser resueltos de manera aislada, de los que son complejos y tienen que ser administrados más holísticamente (pero siendo cuidadosos de no asumir que un sistema complejo puede sencillamente ser separado en partes – recordando que los sistemas complejos tienen sinergias e interacciones impredecibles)

  • establecer un tono desde lo alto que demuestre liderazgo ético, comunicación abierta y pensamiento creativo

  • estructurar equipos para facilitar la colaboración con otros que tengan diferentes habilidades, experticia, creatividad y perspectivas

  • distribuir el liderazgo para empoderar la colaboración de las bases.


Etcétera. Pero, corriendo el riesgo de parecer gracioso, si el contador promedio fuera capaz de hacer todo ello en un grado proporcional con la escala del desafío, entonces él o ella no tendría tales creencias políticas poco convincentes. Es probable que incluso la organización corrupta afirme tener un tono desde lo alto del tipo que arriba se establece – y puede ser que incluso lo crean. Aún así, tal y como se observa, este es el primero de una serie, y quizás en adelante haya mayor especificidad. Por ahora, esta es la nota de cierre:


  • Mediante aprender a adaptarse, balancear el control con la creatividad, reconocer las limitaciones e incertidumbres inherentes en el trabajo que producimos y en las recomendaciones que hacemos, y comunicar esas limitaciones a los stakeholders, podemos agregar más valor e incrementar la confianza en la profesión. Y mediante adicionar una mentalidad de complejidad para nuestros enfoques, la profesión se adaptará al entorno que evoluciona y construirá la próxima generación de líderes éticos competentes.


A pesar de todo, el documento es implícitamente optimista, enraizado en la creencia de que a pesar de toda la disrupción que nos aflige, el mundo que está por delante principalmente representa una progresión hacia adelante a partir del mundo en el cual vivimos, que un nuevo capitalismo está a nuestro alcance, que la profesión continuará encontrando maneras para encontrar generar rendimientos mejores adecuados para sus miembros. Yo confieso que no puedo ver ese camino a través de la acumulación de amenaza y oscuridad: me parece que los desafíos antes mencionados, tales como balancear la economía y el medio ambiente, serán esquivados y minimizados hasta que traigan desastre sobre nosotros; que las corporaciones, cualquiera que sea su retórica, es probable que se resistan a las políticas relacionadas-con-el-clima que incluso restringen levemente sus propios intereses; que la fábrica social continuará desgarrándose; que el mundo dolorosamente continuará dividiéndose entre los poderosos y los desposeídos, y así sucesivamente. Lo cual es solo para estar de acuerdo en que el desafío que se avecina para nuestros valores éticos y de otro tipo es, además, profundo…


Las opiniones expresadas son solamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.


25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentario de la administración

Por John Hughes – Propuestas de IASB sobre el comentario de la administración - ¡Gracias, pero no gracias!

Contador de interés público

Por John Hughes - ¿De dónde viene esa luz cegadora, pregunta usted? ¡Es el contador del interés público!