Coronavirus: crisis de confianza

Por John Hughes.


Cuando escribo este artículo, el denominado “coronavirus” proporciona una ilustración bastante deprimente de la fragilidad de muchas cosas, sobre todo la esperanza por inversión racional de largo plazo. Si bien cada día proporciona especulación adicional sobre el impacto financiero, aquí hay algunos fragmentos provenientes de las últimas dos semanas.


  • (Thomson Reuters) (Finance Minister Bill) Morneau dijo a una audiencia de negocios en Calgary que los precios de los crudos – una de las principales exportaciones de Canadá – habían caído 15 por ciento desde que el brote comenzó en la ciudad china de Wuhan…

  • “Sin dudas, el virus va a tener un impacto económico… sabemos que el impacto es real y que se va a sentir en todo el país,” dijo Monreau en comentarios vía la web. Él citó “impactos en turismo, impactos en el sector petrolero y, por supuesto, impactos en la cadena de suministro” de cualquier negocio que estuviera integrado con productores o consumidores de la China.

  • (Canadian Press) Air Canada ha visto que sus acciones cayeron cerca del 12 por ciento la semana pasada. La empresa de transportes, con sede en Montreal, ofrece vuelos directos a Beijin y Shangai desde las tres más grandes ciudades del Canadá, así como también al aeropuerto de Wuhan – el epicentro del virus – a través de un socio…

  • Todos los tipos de sectores, tales como minorista, seguros, minería y fabricación, están recibiendo el impacto. Compañías que incluyen Canada Goose Holdings Inc., Sun Life Financial, Teck Resources Ltd., y Magna International Inc. – que tienen cerca de 19,000 empleados en fábricas y oficinas en China – pusieron en espera los planes de viaje de los empleados o dieron instrucción al personal para que trabajen desde casa. Todos, excepto Sun Life, vieron que sus acciones cayeron entre cinco y 15 por ciento desde enero 20, cuando las autoridades confirmaron la transmisión del virus de humano-a-humano.


Mi intención aquí no es descartar los casos de pérdida y ansiedad causados por el virus, sino en primer lugar preguntarme qué dice esto acerca de la supuesta racionalidad que todo lo ve del mercado de valores. Al menos cuando escribo, hay poco o ningún indicador en el presente de que la base de clientes de cualquier compañía importante sea probable que permanentemente sea reducida en un 5% o 15% o lo que sea como resultado de esto. El principal desafío, parece, es de certeza y confianza. Tal y como un comentarista reciente lo dijo:


  • La manera como se está desarrollando la epidemia del coronavirus puede tener lecciones no solo para el gobierno de la China, sino quizás también para los Estados Unidos. Una vez que la confianza en el gobierno y en la prensa libre es erosionada por el deseo del gobierno para manipular la información, los costos pueden ser enormes – especialmente en tiempos difíciles, cuando esa confianza se vuelve crucial para mantener la confianza y la estabilidad.


Confiar, confianza, estabilidad percibida – atributos vitales, ciertamente, pero no la misma cosa que valoración racional y fijación del precio. Si un porcentaje de dos dígitos del valor de mercado de una compañía importante puede ser fácilmente perdido con base en las fluctuaciones en esos factores, entonces presumiblemente esa porción siempre representó un grado de agresividad irracional en el múltiplo de valuación. Contrasta esto con el cambio climático, que parece constantemente está ganando visibilidad como punto de referencia en la inversión de largo plazo, pero generalmente no parece que afecte de la misma manera las valuaciones actuales (no tan lejos de todos modos). No es noticia, por supuesto, que nuestra falla en hacer frente a los grandes problemas esté entrelazada con nuestra excesiva, de alguna manera auto gratificante, preocupación con otros más pequeños, más fáciles de articular, amigables con la narrativa de la paranoia.


De cualquier modo, tales eventos pueden dificultar mantener la fe en el concepto de inversión informada de largo plazo basada en parte en el análisis cuidadoso de la presentación de reportes financieros. ¿Cuál es el punto de intentar, usted se puede preguntar, si la decisión cuidadosamente valorada de asignación del activo que usted toma hoy puede ser dramáticamente menoscabada por la colorida crisis de confianza de la próxima semana? Quizás los usuarios de los estados financieros están entre los más grandes optimistas del mundo…


Por ahora al menos, parcialmente mediante un accidente del calendario, un reciente boletín de PWC enfatiza que los estados financieros muy probablemente serán inmunes a infección en el futuro inmediato. Nos recuerda: “la situación a diciembre 31, 209, fue que un número limitado de casos de un virus desconocido había sido reportado a la Organización Mundial de la Salud. A esa fecha no había evidencia explícita de transmisión humano-a-humano.” En la mayoría de los casos, entonces, el impacto del virus comenzó en 2020 y no sería reflejado en la medición de activos y pasivos al final de 2019. Sin embargo, el boletín observa: “eventos ocurridos después de la fecha de presentación de reporte algunas veces proporcionan información adicional acerca de las incertidumbres que existían a la fecha de presentación de reporte. En algunas situaciones puede requerirse juicio – por ejemplo, la bancarrota de un cliente subsiguiente a la fecha de presentación de reporte puede reflejar problemas existentes más allá de la distribución del coronavirus.” PWC también observa que eventos ocurridos después de la fecha de presentación de reporte pueden tener un impacto en la aplicación del supuesto de empresa en marcha, y que “las entidades deben considerar revelar el impacto de los desarrollos ocurridos, después de la fecha de presentación de reporte, en el valor en libros de activos y pasivos (por ejemplo, la necesidad de deterioro de activos o de remedir valores razonables), o el impacto en ingreso ordinarios o en acuerdos de pago de préstamos.”


Para nosotros, como contadores, esto tiene perfecto sentido. Pero desafortunadamente, para quienes están inclinados en considerar que la presentación formal de reportes financieros es ampliamente irrelevante, ello puede adicionar al cuerpo de evidencia. Si en febrero de 2020 usted se está agitando alrededor de la confianza y la crisis de confianza, es probable que usted no esté cómodo con el recuerdo de cómo las cosas lucían relativamente mejor hace dos meses. Por supuesto, esto no es falla de los IFRS. En realidad, nuestros problemas raramente son…


Las opiniones expresadas son únicamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

26 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos