Contabilidad de la plusvalía


Por The Footnotes Analyst – Contabilidad de la plusvalía – Los inversionistas necesitan algo diferente


Documento original: Goodwill accounting – Investors need something different


Aproximadamente cada década los contadores se preocupan por la plusvalía y reconsideran cómo reportarla de mejor manera en los estados financieros - ¿Debe ser amortizada, deteriorada, amortizada y deteriorada, o algo similar? Obviamente, no hay una respuesta correcta, las posiciones están arraigadas, y el debate usualmente no lleva a ninguna parte.


El problema es que ni la amortización ni el deterioro proporcionan mucha ayuda a los inversionistas. El debate necesita avanzar hacia lo que verdaderamente importa – reportar acerca del valor del negocio. En esta dirección hay movimientos alentadores. Es tiempo para aplicar a la plusvalía pensamiento innovador similar.


La contabilidad de la plusvalía [*] ha sido un problema desde que los estados financieros de un grupo de compañías han sido consolidados. Dado que la plusvalía es la diferencia entre el precio pagado por un negocio y el valor de sus activos y pasivos individuales, es más el producto de una diferente perspectiva de medición que un activo por su propio derecho. Esto hace que la contabilidad de la plusvalía como si fuera un activo para propósitos de contabilidad sea insatisfactoria, independiente de cómo esa contabilidad sea estructurada.


Plusvalía es la diferencia entre dos perspectivas alternativas de medición


Los negocios adquiridos pueden ser considerados como inversiones. Podrían ser medidos a valor razonable y el desempeño evaluado considerando los cambios en ese valor razonable, así como lo hacemos con las participaciones del capital minoritario [1]. Sin embargo, centrarse solo en esta ‘perspectiva del valor de negocio’ generalmente fallaría en proporcionarles a los inversionistas la información más relevante, particularmente considerando que los negocios adquiridos usualmente son integrados con las actividades de operación existentes.


En los estados financieros consolidados miramos los activos y pasivos individuales a través del negocio adquirido. Presentar los estados financieros donde la matriz y la subsidiaria son tratadas como una sola entidad económica generalmente proporciona la mejor base para que los inversionistas evalúen esa actividad económica. Esta ‘perspectiva contable’ considera los ingresos ordinarios, gastos, activos y pasivos del negocio adquirido, no el valor del negocio en su conjunto.


La plusvalía surge cuando la presentación de reportes se mueve desde la perspectiva del valor del negocio (el precio de compra) hacia la perspectiva de la contabilidad del activo y pasivo de la compañía adquirida. Como tal, es difícil racionalizar la plusvalía como un activo de contabilidad separado. Es por esta razón que la contabilidad usada para otros activos del balance general no parezca que funcione para la plusvalía, y es la razón por la cual nosotros cuestionamos si la plusvalía debe ser reportada en primer lugar como un activo de contabilidad.



LA CONTABILIDAD DE LA PLUSVALÍA DE LA MISMA MANERA QUE PARA OTROS ACTIVOS NO FUNCIONA


La contabilidad actual para la plusvalía según los IFRS y los US GAAP es tratarla como un activo intangible de vida indefinida, regularmente probarla por deterioro y castigar el activo en la extensión en que sea considero irrecuperable. La plusvalía no es amortizada.


A muchos no les gusta este enfoque de solo-deterioro. Argumentan que la carencia de amortización regular falla en reflejar el consumo de la plusvalía comprada y su reemplazo gradual por plusvalía generada internamente, y que esos deterioros frecuentemente son inadecuados. Sin embargo, quienes apoyan el enfoque de solo-deterioro señalan la naturaleza arbitraria de la amortización y la mayor relevancia que las pérdidas por deterioro tienen para los inversionistas [2].


De acuerdo con nuestro punto de vista, ningún enfoque tiene mucho mérito.


Los deterioros de la plusvalía son inútiles


Cuando las compañías calculan que un activo de plusvalía está deteriorado, castigan el activo y reportan un cargo por deterioro de plusvalía, no lo dicen de manera literal. La plusvalía no puede ser medida directamente, solo puede ser medido el negocio, o la unidad generadora de efectivo (UGE) para usar la jerga contable, al cual esa plusvalía es atribuible. Si el valor de la UGE es más bajo que la suma de los valores en libros de los activos en el balance general menos los pasivos de esa UGE, se asume que la pérdida se relaciona con la plusvalía. Pero esto puede no reflejar fielmente la pérdida real de la plusvalía misma.


Una pérdida por deterioro puede no significar que la plusvalía misma esté deteriorada e, inversamente, la carencia de deterioro no significa que la plusvalía no haya sido deteriorada. El problema es de medición y particularmente de protección [blindaje].


El efecto de protección de la plusvalía significa que muchos probables deterioros no sean reportados


La protección [blindaje = shielding] se refiere a la subestimación de los activos que no son plusvalía de una UGE que esté sujeta a prueba por deterioro. Si bien la prueba por deterioro puede mostrar que el valor de una UGE es más alto que el de los activos netos reportados (señalando que no ha ocurrido deterior), si los activos netos reconocidos de esa UGE no han sido subestimados, la pérdida puede muy bien haber sido aparente.


La protección [blindaje] puede surgir por varias razones:


  • Combinación de negocios adquiridos en UGE más grandes: Cuando un negocio es adquirido, a menudo se vuelve parte de una UGE más grande. Si el valor de las otras actividades de negocio de la UGE es mayor que el valor en libros de los activos netos relacionados, la diferencia ´protege´’ [blinda] ante el deterioro a la plusvalía adquirida. Solo si el valor de la UGE cae al menos por esta diferencia (la plusvalía generada internamente no-reconocida), sería reportada una pérdida. Este efecto de protección [blindaje] algunas veces es denominado ‘espacio libre previo a la adquisición’ dado que resulta de plusvalía generada internamente no-reconocida preexistente [3].


  • Intangibles no-reconocidos: Si bien los activos intangibles adquiridos en una combinación de negocios son reconocidos en los estados financieros consolidados, lo mismo no se puede decir para los intangibles generados internamente que surgen luego de la adquisición. La mayor parte del desembolso que resulta en intangibles generados internamente es llevada al gasto [4]. Dado que los intangibles adquiridos son progresivamente amortizados, si los intangibles de reemplazo no son reconocidos, la cantidad de los activos netos de la UGE cae (o al menos sube menos de lo que tendría que hacer). Esto crea un efecto adicional y de incremento de la protección [blindaje] en la prueba del deterioro de la plusvalía. El valor de la UGE adicionalmente tiene que caer por la cantidad de los intangibles no-reconocidos posterior-a-la-adquisición para que falle la prueba por deterioro.


  • Plusvalía no-reconocida: Cuando una combinación de negocios involucra la compra de menos del 100% de una subsidiaria, según los IFRS (para los US GAAP esto no es un problema), las compañías pueden escoger entre dos maneras para medir la plusvalía. Todo depende de si el INC es medido a valor razonable en la fecha de adquisición o a la participación que el INC tiene en los activos netos. Esta diferencia es la plusvalía relacionada con el INC. Si el enfoque del valor en libros es usado, adicional espacio libre igual a la plusvalía no-reconocida atribuible al INC está disponible para proteger [blindar] ante el deterioro a la plusvalía adquirida.


  • Medición del costo histórico: Ciertos aspectos de la presentación de reportes financieros inherentemente son conservadores. Por ejemplo, muchos activos son medidos a costo histórico [5], el cual puede ser menor que su valor razonable. Si los activos que surgen en una combinación de negocios han incrementado su valor después de la fecha de adquisición, y ese incremento no es reconocido en los estados financieros, esto proporciona una protección [blindaje] adicional o un espacio libre en la prueba por deterioro de la plusvalía. Solo si el valor de la UGE adicionalmente ha caído por al menos el incremento no-reconocido en el valor de otros activos se habría originado una pérdida por deterioro [6].


El resultado de esos múltiples efectos de protección [blindaje] es que, en la práctica, los denominados deterioros de la plusvalía dicen poco acerca de si la plusvalía verdaderamente está deteriorada, e incluso menos acerca del éxito o no de las decisiones de adquisición que resultaron en la plusvalía.


Las pruebas por deterioro de la plusvalía realmente son una prueba de la recuperabilidad de los activos netos de la UGE


Si bien la protección [blindaje] destruye la utilidad de la prueba por deterioro de la plusvalía en relación con la plusvalía misma, la prueba por deterioro presumiblemente tiene algún mérito en al menos asegurar que sea recuperado el valor en libros de los activos netos de la UGE. Esto puede en algunas situaciones (limitadas) servir como señal de que la adquisición no fue exitosa.


Pero nosotros cuestionamos si esta presentación parcial de reporte del cambio del valor del negocio realmente ayuda, considerando que solo llama la atención de los inversionistas cuando el cambio del valor se dispara en una línea de alguna manera arbitraria que varía dependiendo de la naturaleza del negocio, su desarrollo histórico, y la granularidad que determina las UGE. Aun si es originado deterioro, la cantidad reconocida es casi ciertamente menor que la pérdida de valor del negocio y la protección [blindaje] significa que muchas adquisiciones malas nunca resultan en que se esté reportando un deterioro.


La amortización de la plusvalía es inútil


La plusvalía es muy difícil de racionalizar como activo separado. En el peor de los casos es conceptualmente imposible dado que es el producto de diferentes perspectivas de medición de un negocio. En el mejor, comprende muchos factores diferentes que contribuyen y potencialmente se compensan.


Esta incapacidad para definir de manera precisa qué es la plusvalía, hace muy difícil identificar una base de amortización confiable o la vida económica útil. Podemos ver cómo ciertos aspectos de la plusvalía comprada pueden disminuir con el tiempo, pero identificar qué bits, cuándo y cómo, es imposible. Como resultado, cualquier amortización de la plusvalía es arbitraria y desprovista de significado económico.


La plusvalía en el balance general no es el precio pagado por la plusvalía


Muchos inversionistas estarán familiarizados con la descripción generalizada de la plusvalía comprada como la diferencia entre el valor razonable de la consideración pagada por un negocio y el valor razonable de los activos y pasivos individuales adquiridos. Con esta base la plusvalía parece que significa algo, siendo el valor razonable en la fecha de adquisición de lo que no es reconocido como un activo separado (no-plusvalía) para propósitos de contabilidad. Esto puede incluir diferentes factores que contribuyen, pero al menos es el valor razonable (y el precio de compra) de algo.


Sin embargo, no es todo lo que parece. Si bien la mayoría de los activos y pasivos adquiridos en una combinación de negocios son medidos a valor razonable, esto no aplica a todo, incluyendo, por ejemplo, impuesto diferido y obligaciones por pensiones.


  • Impuesto diferido: En una combinación de negocios el impuesto diferido es medido al valor normal del balance general [7] (IAS 12) que al valor razonable. El valor del balance general para el impuesto diferido puede ser más alto o más bajo que el valor razonable de los pagos o ahorros tributarios incrementales futuros que representa el saldo del impuesto diferido. Esto puede resultar en ya sea una sobre o subestimación de la plusvalía. Un buen ejemplo, y una situación donde el impacto puede particularmente importante, se refiere a las pérdidas tributarias. Los activos tributarios diferidos en el balance general para las pérdidas tributarias se basan en la valoración de si la realización es ‘probable’ y no tiene en cuenta el valor del dinero en el tiempo. Como resultado, la contribución de las pérdidas tributarias al valor del negocio puede ser muy diferente de la cantidad del balance general [8].


  • Pasivos por pensiones: La obligación de pensión asumida como parte de una combinación de negocios es medida al valor en libros del balance general IFRS (IAS 19); no es ajustada al valor razonable. Dado que el previo de compra de un negocio con una obligación de pensión de beneficio definido consideraría la valoración que el comprador hace del valor económico de las pensiones, el resultante saldo de la plusvalía incorpora la diferencia entre este valor económico (o razonable) y cualquiera que sea reportado en el balance general. Nosotros pensamos que el pasivo del IAS 19 generalmente subestima el valor razonable de la obligación. Hay una plenitud de evidencia para esto cuando las transacciones involucran solo el plan de pensiones, tal como la compra de pensiones. El resultado es que la plusvalía es subestimada.


Las diferencias en la medición de la plusvalía significan que cualquier amortización carece de significado


El impacto de no medir a valor razonable todos los activos y pasivos separados adquiridos es que, en efecto, la cantidad reportada de la plusvalía es una combinación de: (1) el valor que surge de factores que no son reconocidos como activos separados (incluyendo los que abajo listamos) y (2) las diferencias positivas y negativas del valor para los elementos que son reconocidos, pero que no son medidos a valor razonable a la fecha de adquisición. Es difícil ver cómo el saldo resultante de la plusvalía significa cosa alguna, y cómo la base para su amortización puede ser cualquier cosa diferente que no sea arbitraria.


Aun si la plusvalía reconocida fuera a ser medida de manera consistente, todavía no pensamos que el cargo por amortización tenga cualquier relevancia. La plusvalía está conformada por muchos factores que contribuyen. De acuerdo con nuestro punto de vista, es imposible identificar plenamente cada uno de esos factores, su contribución relativa a la plusvalía, su vida útil, y cómo todo esto debe ser combinado en una sola vida útil para determinar la amortización de la plusvalía.


Por ejemplo, la plusvalía puede incluir:


  • Empleados: El valor puede surgir de la cultura, entrenamiento, y capacidades de los empleados. Raramente cualquier componente de estos es reconocido como un activo separado. Además, si el negocio tiene un esquema de incentivos de pago basado-en-acciones, el costo diferido y los beneficios futuros de esto también, en efecto, son un componente de la plusvalía.

  • Oportunidades de crecimiento: El valor del negocio no solo es determinado por las actividades de negocio corrientes, sino también por las opciones para ampliar y desarrollar nuevas actividades de negocio en el futuro. Esas ‘opciones reales’ pueden no estar disponibles para otros y por lo tanto contribuyen al precio pagado por el comprador y la plusvalía resultante.


  • Reestructuración: Negocios que se desempeñan pobremente pueden ser adquiridos en vista a una reestructuración, caso en el cual el precio de compra es probable que sea más bajo debido al costo anticipado de esa transformación del negocio. Tales costos de reestructuración raramente califican como un pasivo en el momento de la adquisición, lo cual resulta en un componente negativo de la plusvalía por el costo de reestructuración.


  • Sinergias: Las combinaciones de negocio a menudo son justificadas con base en sinergias anticipadas de costo e ingresos ordinarios. Diferentes componentes de sinergia de la plusvalía pueden proporcionar beneficios durante diferentes períodos, e incluso algunos puede asumirse que continúan indefinidamente.


  • Pago en exceso: Todos sabemos que la investigación muestra que la adquisición promedio destruye valor, lo cual a menudo es resultado de pago en exceso. Teóricamente este pago en exceso debe resultar en una inmediata pérdida por deterioro y no ser adicionado a la plusvalía; sin embargo, no podemos recordar que esto siempre ocurra – en parte sin duda debido a arrogancia de la administración y en parte a la protección [blindaje] de la plusvalía que arriba describimos. Claramente, atribuir una vida útil al componente pago en exceso de plusvalía carece de significado.


De acuerdo con nuestro punto de vista, la plusvalía es de naturaleza tan diferente que no puede ser vista de la misma manera que como los activos y pasivos separados reconocidos en el balance general, que es la razón por la que cualquier intento para determinar una vida útil inevitablemente resultará en cantidades carentes de significado.


Los inversionistas previamente han agregado la amortización de la plusvalía – correctamente de acuerdo con nuestro punto de vista


El enfoque de solo deterioro para la contabilidad de la plusvalía ha sido aplicado en los IFRS y en los US GAAP durante muchos años. Sin embargo, la mayoría de las jurisdicciones en algún momento han requerido o permitido la amortización sobre una vida útil estimada, a menudo sujeta a un límite superior para el período de amortización. Pero siempre que un enfoque de amortización ha sido previamente usado, los inversionistas principalmente han ignorado el gasto. Ciertamente, esta fue nuestra experiencia (y nuestro asesoramiento para los clientes) cuando estuvimos involucrados en banca de inversión, y no tenemos razón para asumir que sería diferente si la amortización fuera ahora reintroducida.



ELIMINAR LA PLUSVALÍA Y MEJORAR LA PRESENTACIÓN DE REPORTES ACERCA DEL VALOR DEL NEGOCIO


Los estados financieros serían más útiles si la plusvalía no fuera incluida en el balance general. Eliminar la plusvalía mediante el castigo [write-off = baja en cuentas] inmediato (generalmente expresado como una deducción del patrimonio en la forma de un ajuste de consolidación, más que reportarlo como un gasto) no es nuevo. Fue aplicado en varias jurisdicciones antes de su adopción de los IFRS y fue permitida según los IFRS antes de 1993.


Esto no significa que la plusvalía deba ser ignorada – lejos de ello. Nosotros pensamos que la información acerca de la plusvalía y sobre las combinaciones de negocios es importante y debe ser parte de la presentación de reportes más amplia sobre el valor del negocio.


La contabilidad de activos, pasivos, ingresos ordinarios y gastos es importante, pero no es suficiente


La mayor parte de la contabilidad es acerca de reconocer y medir activos y pasivos individuales, y los ingresos y gastos relacionados que son derivados de los cambios en esos elementos del balance general. Las perspectivas que esto proporciona a los inversionistas son extremadamente útiles y facilitan el análisis de métricas clave, tales como utilidad, flujo de caja, retorno sobre el capital, y componentes de la posición financiera. Sin embargo, los solos datos de contabilidad no son suficientes para que los inversionistas entiendan plenamente un negocio, incluso cuando están respaldados por notas y las explicaciones relacionadas en el comentario de la administración.


Los inversionistas también necesitan información que se relacione directamente con el valor del negocio. No necesariamente estamos diciendo que las compañías deban proporcionar la valuación que la administración haga del negocio, sino que las transacciones, actividades y riesgos que afectan el valor, y para las cuales las métricas normales de contabilidad no son suficientes, sean reportadas de manera que los inversionistas puedan hacer sus propios juicios de valor.


Los efectos que en el valor tienen las adquisiciones incluyen la cantidad y tipo de consideración pagada, el impacto que esto tiene en la dilución del capital y el valor de la empresa, la prima de adquisición pagada y la cantidad de la plusvalía. Nosotros pensamos que las revelaciones acerca del efecto acumulado de las combinaciones de negocios, incluyendo la programación de la ‘plusvalía’ que surge en la consolidación, deben hacer parte de la presentación de reportes acerca del valor del negocio y que esto sería más útil que intentar contabilizar la plusvalía como un activo de contabilidad.


El valor del negocio también es afectado por la estrategia y los objetivos de las combinaciones de negocios y por el desempeño posterior-a-la-adquisición del negocio adquirido, incluyendo si y cómo la sinergia y otros beneficios son realizados.


IASB recientemente ha avanzado para mejorar la revelación exactamente de esta manera, con las propuestas incluidas en un documento publicado el año pasado. Actualmente está trabajando en el borrador de un estándar de contabilidad, y muchas de esas ideas pronto serán puestas para comentario público. Nosotros apoyamos el nuevo enfoque propuesto relacionado-con-el-valor.


Otras revelaciones relacionadas con el valor del negocio


Las revelaciones acerca del valor del negocio no se deben detener con las combinaciones de negocios; otras transacciones deben estar sujetas a similar presentación de reportes. Las revelaciones relacionadas con el valor del negocio, o quizás un reporte separado del valor del negocio, también deben incluir:


  • Reestructuración: Un programa importante de transformación del negocio puede involucrar inversión importante y, de manera similar a una combinación de negocio, resultar en dilución de la obtención de capital y generar beneficios de valor mediante ahorros de costo similares-a-sinergia.

  • Sostenibilidad: El cambio climático y otros factores de ESG pueden tener relevancia particular para el valor del negocio. De hecho, en un reciente boletín de prensa que anuncia la formación de la nueva International Sustainability Standards Board la Fundación IFRS explica que el centro de atención de la presentación de reportes de sostenibilidad estará en cómo ESG afecta el valor de la empresa… “Los mercados financieros necesitan valorar los riesgos y oportunidades que enfrentan las compañías individuales que surgen de los problemas ambientales, sociales y de gobierno [environmental, social and governance (ESG)], ya que afectan el valor de la empresa”.


  • Intangibles no-reconocidos: Muchos inversionistas han pedido mejor revelación acerca de los activos intangibles que no califiquen para reconocimiento en el balance general. Esto también está relacionado de manera estrecha con la presentación de reportes sobre el valor del negocio y algunas veces está vinculado con la presentación de reportes de sostenibilidad.


La presentación mejorada de reportes acerca del valor del negocio es una oportunidad para tratar la plusvalía


Nosotros pensamos que el movimiento hacia la presentación de reportes sobre materias que afectan el valor del negocio, pero que no están cubiertos adecuadamente por simplemente reportar activos, pasivos, ingresos ordinarios y gastos, es una oportunidad para repensar la contabilidad para la plusvalía. Incluir la plusvalía en la presentación de reportes relacionada con el valor del negocio facilitaría mejores juicios acerca de si el cambio en el desempeño del negocio ha justificado el precio pagado (incluyendo la plusvalía) y la resultante dilución del capital y de la empresa sufrida por los inversionistas.


También es importante observar que el castigo inmediato de la plusvalía no significa ignorar el efecto financiero de esa parte de la consideración de la adquisición. Un precio más alto pagado resulta en ya sea un incremento en el capital, y por lo tanto un efecto de dilución de las GPA, o un incremento en la deuda neta y por consiguiente cargos financieros adicionales. Las revelaciones acerca del impacto anual y acumulado de la financiación de las combinaciones de negocio deben ser parte de la presentación de reportes del valor del negocio.



PUNTOS DE VISTA DE IASB Y FASB


Tanto IASB como FASB actualmente están discutiendo si cambiar la contabilidad de la plusvalía. IASB todavía está debatiendo qué hacer, mientras que FASB ha tomado una decisión tentativa para reintroducir la amortización. Esas decisiones no hacen que el cambio sea seguro dado que ambas juntas necesitarán emitir un borrador para discusión pública de un nuevo estándar y considerar la retroalimentación antes de hacer cualesquiera cambios finales a los estándares de contabilidad.


IASB previamente ha rechazado volver al castigo inmediato


En su anterior documento para discusión sobre la contabilidad de la plusvalía IASB despidió el castigo inmediato y no parece que actualmente esté considerándolo como una manera para avanzar. De acuerdo con nuestro punto de vista, fue despedido demasiado rápidamente, y nosotros urgimos repensarlo.


Las cuatro razones por las cuales IASB decidió “no seguir la idea del castigo inmediato” [9] y nuestras respuestas son:


“Requerir el castigo inmediato sería inconsistente con la conclusión de la Junta en el IFRS 3 de que la plusvalía es un activo que debe ser reconocido y con el punto de vista de la administración cuando decide adquirir el negocio por el cual ha pagado algo que se espere genere beneficios económicos futuros”


Nosotros argumentaríamos que es el negocio el que genera beneficios económicos futuros y que tales beneficios no pueden ser adscritos directamente a la plusvalía. Algunos cuestionarían si la plusvalía es un activo de un negocio dado que no puede ser separado de ese negocio. Pero aún si no satisface la definición de un activo de contabilidad, no necesariamente se sigue que tenga que ser reconocido en el balance general. Hay una cantidad de activos de contabilidad que por una u otra razón no son reconocidos.


“Registrar un castigo directamente en patrimonio no sería una representación fiel, dado que de manera inapropiada reflejaría que el adquiriente ha hecho una distribución a sus propietarios”.


No estamos de acuerdo con que una deducción del patrimonio sea igual a una distribución. Hay otros casos cuando elementos diferentes a transacciones con propietarios y ganancias retenidas afectan el patrimonio, tales como ciertos elementos relacionados con pagos basados-en-acciones y diferencias de consolidación que surgen de algunas combinaciones de negocios bajo control común.


“Los inversionistas ya no recibirían la información, si bien limitada, proporcionada por la prueba por deterioro para las unidades generadoras de efectivo que contienen plusvalía”.


Nosotros consideramos que el castigo inmediato facilitaría el suministro de mejor información mediante un mayor centro de atención puesto en el valor del negocio. ¡Pero al menos hay un reconocimiento de que el contenido de información de los deterioros es limitado!


“Algunos inversionistas usan el valor en libros de la plusvalía en su análisis y en su valoración de la supervisión que realiza la administración”.


Ciertamente, medir el capital invertido y el ROIC, incluida la plusvalía, adiciona un elemento de accountability para las decisiones de adquisición que haga la administración. Sin embargo, nosotros pensamos que el valor separado centrado en la presentación de reportes sería una mejor manera para considerar la supervisión [stewardship] que realiza la administración. También observamos que el argumento de supervisión es una razón para no amortizar la plusvalía porque la accountability que surge de tener el activo en el balance general pronto disminuirá mediante la amortización y, por supuesto, la amortización misma sería ignorada por los inversionistas.


Si la elección es entre solo-deterioro y amortización-más-deterioro (que parece ser el debate de IASB y FASB), nosotros escogeríamos solo-deterioro. Sin embargo, pensamos que es el momento para centrarse más en los efectos más amplios que en el valor del negocio tienen las combinaciones de negocio y no ser distraídos por la contabilidad de la plusvalía. Nosotros sugerimos el castigo inmediato de la plusvalía contra el patrimonio, combinado con presentación mejorada de reportes sobre el valor del negocio como una manera para lograr esto.


Contabilidad de la plusvalía – Díganos qué piensa usted


¿Cuál de estos métodos alternativos de contabilidad para la plusvalía piensa usted que proporcionaría a los inversionistas estados financieros más útiles?

Principio del formulario


  • Solo-deterioro … el enfoque actualmente aplicado en los IFRS y en los US GAAP

  • Castigo inmediato directamente a patrimonio… nuestro punto de vista

  • Amortización más deterioro… el enfoque ahora favorecido por FASB


·

Si usted está interesado en votar, por favor hágalo en el siguiente vínculo: https://www.footnotesanalyst.com/goodwill-accounting-investors-need-something-different/


Envíe su respuesta y vea los resultados acumulados.



Perspectivas para los inversionistas


  • Las pruebas por deterioro de la plusvalía no miden confiablemente los deterioros de la plusvalía. El valor de las unidades de negocio tiene que caer por al menos la suma de los múltiples efectos de protección [blindaje] para originar un deterioro.


  • Los deterioros de la plusvalía pueden ser una especie de señal, pero lo que es reportado es esencialmente inútil.


  • Si alguna vez se reintroduce la amortización de la plusvalía, ignore el gasto. La plusvalía es una mezcla de varias diferencias de factores y mediciones del valor, y cualquier intento para calcular la amortización inevitablemente será arbitrario.


  • Recuerden que el costo de los negocios, aún si no son reflejados en activos y pasivos reconocidos, afecta la dilución y/o el apalancamiento del patrimonio. El efecto final del precio pagado no es pérdida proveniente de los estados financieros si la plusvalía es eliminada en la adquisición.


  • La administración tiene que ser hecha responsable por todo el precio de compra de la adquisición. Incluir la plusvalía en el capital empleado puede ayudar bastante, pero no es suficiente. Céntrense más en los efectos que en el valor tienen las combinaciones de negocios y si se han materializados los beneficios prometidos.



Notas finales:


[*] En el original: Goodwill = plusvalía, fondo de comercio, buena voluntad. En esta traducción se usa ‘plusvalía’.


[1] En algunos casos limitados, las participaciones minoritarias en subsidiarias no son consolidadas y en lugar de ello contabilizadas a valor razonable. Esto aplica a ciertas inversiones realizadas por entidades de inversión. Por ejemplo, un fondo de capital privado puede tener en su portafolio de inversiones participaciones tanto minoritarias como mayoritarias. Contabilizar todos esos activos a valor razonable, sin consolidar los negocios con propiedad mayoritaria, tiene sentido.


[2] Los inversionistas también tienen posiciones diferentes sobre el tratamiento apropiado de la plusvalía en los estados financieros. Sin embargo, nosotros consideramos que la mayoría de quienes proporcionaron puntos de vista a IASB y FASB, como parte de sus recientes actividades de divulgación y consultas, piensan que el enfoque de deterioro existente tiene más relevancia para el análisis del capital de lo que sería un retorno a la amortización. Este es también nuestro punto de vista; dada la escogencia entre solo-deterioro y amortización más deterioro, nosotros escogeríamos solo-deterioro.


[3] En nuestro artículo ‘Goodwill impairments may not identify impaired goodwill’ discutimos, y proporcionamos un ejemplo del espacio libre previo a la adquisición. En la etapa uno, los ajustes a la prueba por deterioro para eliminar este efecto del espacio libre (que explicamos y damos nuestro apoyo en nuestro artículo) fueron considerados por IASB, pero parece que ahora han sido abandonados.


[4] Para más acerca de la contabilidad de los intangibles y las implicaciones que tiene no reconocer los activos generados internamente vea nuestro artículo ‘Missing intangible assets distorts return on capital’ [La ausencia de activos intangibles distorsiona el retorno sobre el capital].


[5] Si bien los activos y pasivos que surgen de una combinación de negocios principalmente son medidos a su valor razonable en la fecha de la transacción, esos valores no se mantienen actualizados si la subsiguiente base de medición para ese elemento es el costo histórico. Esto significa que los cambios del valor después de la fecha de adquisición (excluyendo algunos cambios negativos que son reportados como deterioros) no son reconocidos.


[6] El enfoque de dos pasos para la prueba por deterioro según los US GAAP mitiga este efecto de protección [blindaje] – si bien nosotros observamos que hay una propuesta para simplificar la prueba, la cual la haría menos efectiva.


[7] Hemos escrito esto con base en los IFRS – problemas similares surgen según los US GAAP.


[8] Discutimos la sobre estimación de los activos tributarios diferidos relacionados con pérdidas tributarias en nuestro artículo ‘Deferred tax fails to reflect economic value’.


[9] Vea la página del IASB Discussion Paper Business Combinations – Disclosures, Goodwill and Impairment.



***

406 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Por John Hughes – Reporte 2020 de ESMA - ¡Aumenta esa tasa de acción!

Por John Hughes – Plusvalía y deterioro - ¿Todavía no hay evidencia convincente?