Consolidación de emisores, consolidación de estándares


Por Samuel Mantilla - Consolidación de emisores, consolidación de estándares. ¿Está usted preparado?


Los estándares internacionales de sostenibilidad pronto serán una realidad y es necesario prepararse para ello.


La creación de la International Sustainability Standards Board (ISSB) es un hecho. Emmanuel Faber fue designado como su presidente a partir del 1 de enero de 2022 y está en proceso la designación de los miembros iniciales.


En lo relacionado con los nuevos estándares hay avances importantes: ya han sido publicados los prototipos para las revelaciones relacionadas con la sostenibilidad y diferentes grupos de trabajo están sentando los fundamentos para que los estándares resultantes sean de la más alta calidad y respondan a las necesidades a las cuales están dirigidos.


En ese contexto, sobresale la consolidación de los distintos emisores y, como consecuencia, la consolidación de los distintos estándares de sostenibilidad y relacionados con la sostenibilidad.


Este esfuerzo de consolidación es, según mi entender, la principal garantía de éxito para los estándares internacionales de sostenibilidad que emita la ISSB.


Como todos sabemos, abundan los emisores de estándares relacionados con estas cosas. No ha sido sencillo hacerles seguimiento a todos. Se destacan RF, VBA, ACCA, CFA Institute, WICI/VRF, EFRAG/GRI, CDP, IRC, CDSB AASB, FASF, IFAC, SASB, bolsas de valores de todo el mundo, Accountancy Europe, AccountAbility, y CRD. Todos trabajan intensamente y sus esfuerzos son reconocidos en las distintas instancias.


En ese conjunto, sobresalen:


  • La Value Reporting Foundation (VRF) que es fruto de la consolidación entre la <IIR> y SASB, cuyos recursos principales, acogidos hoy en más de 70 países, son: Integrated Thinking Principles [Principios del pensamiento integrado], la Integrated Reporting Framework [Estructura para la presentación integrada de reportes], y los SASB Standards. La VRF anunció que, para junio de 2022, se consolidará con la Fundación IFRS y más en concreto con la ISSB.


  • La Climate Disclosure Standards Board (CDSB), un consorcio internacional de empresas y ONG ambientales, comprometido con avanzar y alinear el modelo global de presentación de reportes corporativos para equiparar el capital natural con el capital financiero. La CDSB también anunció que se consolidará con la ISSB.


El efecto de que “los dos más grandes” (VRF y CDSB) se consoliden con la ISSB muy seguramente llevará a que otros emisores se vinculen al proceso. De implementación voluntaria de los estándares se pasa a la implementación requerida.


Debe recordarse que la ISSB (reportes de sostenibilidad) será una entidad gemela de IASB (reportes financieros). Su trabajo conjunto hará realidad la integración de reportes relacionados con el capital natural y con el capital financiero.



La consolidación como prioridad


La consolidación se ha vuelto una prioridad para los reportes empresariales de sostenibilidad.


Ya lo era para los reportes financieros IFRS/NIIF, si bien reguladores y fiscalizadores (para efectos tributarios principalmente) no han entendido ello y han privilegiado los estados financieros separados/independientes sobre los estados financieros consolidados. Debe recordarse que los estándares IFRS/NIIF privilegian los estados financieros consolidados.


La alquimia contable que convierte los estándares en normas es, sin dudas, el principal enemigo para el reconocimiento profesional. Por lo pronto, en lo relacionado con la sostenibilidad, la profesión contable no es reconocida como la líder del tema. Para que tenga éxito en los reportes empresariales de sostenibilidad deberá olvidarse de lo normativo (legal) y acogerse a los estándares (calidad). ¡Un desafío para todos, que muy pocos están dispuestos a asumir!


Para los reportes empresariales de sostenibilidad el desafío estará en entender la consolidación. Por eso es importante analizar y hacer seguimiento a los procesos de consolidación de los emisores de estándares de sostenibilidad alrededor de la ISSB.


En términos jurídicos, la consolidación es entendida como “la acción de reunir en un mismo sujeto los atributos de un dominio antes disgregado”. Eso es lo que está ocurriendo con los emisores de estándares de sostenibilidad.


En contabilidad la consolidación ha sido entendida de manera más práctica (no está definida en el glosario IFRS/NIIF) como un método: la presentación de la información financiera de distintas entidades como si fuera la de una sola. “Los estados financieros consolidados son los estados financieros de una entidad que informa que comprenden la controladora y la subsidiaria”.


Muy seguramente los estándares IFRS/NIIF tendrán algunos cambios importantes para adecuarlos a su interrelación con los estándares internacionales de sostenibilidad que emita la ISSB. Será necesario estar atentos a ello.


Es tiempo de volver a estudiar y analizar con cuidado los IFRS/NIIF y no dejar que quienes solo actúan al vaivén de las modas los sigan adecuando según sus conveniencias particulares y ahora ‘se suban a la moda de los estándares de sostenibilidad’ sin estar verdaderamente convencidos de la necesidad de integrar el capital natural con el capital financiero.



Un punto de inflexión


Desde la perspectiva empresarial/corporativa, el año 2021 fue un punto de inflexión para el amplio espectro los problemas relacionados con ESG (Environmental, Social, and Governance = Ambiental, Social y Gobierno). La razón la constituyen los formidables progresos que se han concretado en ese año, los cuales permiten afirmar que los problemas de la sostenibilidad están ahora integrados en el comercio global y en las prácticas empresariales/corporativas. Ello transmite la esperanza de que el capitalismo estará mejor alineado con las necesidades de las personas y de nuestro planeta.


Si bien se tiene algún conocimiento amplio de lo ocurrido ‘antes del año 2021’, ahora la atención se centra en lo que viene ‘después del año 2021’.


En palabras de Tim Mohin [1], hay siete temáticas inmediatas en las cuales se estarán dando los principales esfuerzos (recuérdese, desde la perspectiva empresarial/corporativa):


  1. El clima empeorará. Más recursos se tendrán que dedicar para prepararse a y enfrentar los daños relacionados con el clima.

  2. Las revelaciones relacionadas con el clima serán requeridas. Ya lo son en UK, Nueva Zelanda y Singapur. La US-SEC y la Unión Europea lo están haciendo en el 2022 para las emisiones relacionadas con el gas con efecto invernadero. Esas nuevas regulaciones impactarán a miles de compañías, así los requerimientos detallados no estén alineados entre los distintos países.

  3. Los estándares convergerán. La International Sustainability Standards Board (ISSB) es una realidad, ha emitido el borrador de un estándar relacionado con el clima y se espera emita dos protocolos para la presentación de reportes de las revelaciones. ISSB será el estándar dominante para las revelaciones de ESG integradas en la presentación de reportes financieros. Otros emisores de estándares se han ido consolidando y lo harán con la ISSB.

  4. La presentación voluntaria de reportes de ESG continuará. Porque está motivada por las expectativas de los stakeholders y el deseo de construir la marca de la compañía. Si bien el tránsito hacia las revelaciones obligatorias quitará recursos a la presentación voluntaria, ésta continuará.

  5. La inversión en ESG continuará. Los productos, principalmente financieros, con la marca ESG continuarán recibiendo flujos de dinero, dado que se consideran “buen negocio”.

  6. La política podría arruinarlo todo. Al interior de los distintos partidos priman intereses que no son los del partido ni los de ESG. Los anuncios de reducciones drásticas en las emisiones de carbono no están acompañados de acciones reales que lleven a cabo tales reducciones.

  7. Es la economía, estúpido. Incluso sin acción del gobierno, la realidad económica continuará orientando la transición hacia la energía limpia, pero quizás no tan rápido. Las energías derivadas de combustibles fósiles regresarán y los confinamientos por el covid-19 generaron depresiones económicas que no serán superadas rápidamente.


De la atención que hoy se les preste a estas cosas se derivará reconocimiento y éxito profesional o más anclaje en lo normativo. Decida Ud.



[1] Tim Mohin, How will ESG change in 2022? Here are 7 predictions, en FastCompany, 01-11-22 (https://www.fastcompany.com/90711933/7-predictions-for-esg-in-2022?s=03).


102 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Por Samuel Mantilla – IFRS y Sostenibilidad. La clave está en el reconocimiento de los ingresos ordinarios

Por Samuel Mantilla – Fronteras contables. Más allá de un sistema de estándares o un plan de cuentas

Por Samuel Mantilla - ¡Para seguir en las mismas! Me gustó la propuesta que el Comité Nacional para la Reforma de la de la Profesión del Con