CECL, ¡Por supuesto!

Por Samuel Mantilla. Pérdidas de crédito esperadas corrientes. ¡Más conveniente aplicarlas que aplazarlas!

Nicola M. White, periodista económico, escribió en Bloomerg el pasado 7-04-2020 con el título de “Banks Turn Against Congress’s Virus Relief From Loan-Loss Rule” [Los bancos giran contra el alivio que por el virus hizo el Congreso de la regla de pérdida por préstamos].

Los hechos que relatan son:

  • Por una parte, el alivio que de la aplicación de la contabilidad de las pérdidas de crédito esperadas actuales [current expected credit losses (CECL)] hizo el Congreso de los Estados Unidos a través de la Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act ” (CARES ActCARES Act).

  • Por otra parte, la reacción de los Bancos de no aceptar ese alivio aduciendo, principalmente, que la ley no modificó los estándares de los US-GAAP que rigen la contabilidad CECL, y la actitud de los reguladores de ‘aplazar la vigencia’ en los reportes actuales (‘por efecto de la ley CARES’), pero obligar, en el año siguiente, a tener que aplicarla (‘por efecto de la comparabilidad con el período respectivo’). En palabras del SEC Chief Accountant Sagar Teotia ‘banks would still be in compliance with U.S. accounting rules if they opted to take the delay Congress offered’ [los bancos todavía tendrán que estar en cumplimiento con las reglas de contabilidad de los Estados Unidos incluso si optan por el retraso ofrecido por el Congreso]. La conclusión que sacan es que realmente no hay alivio porque de todas maneras tendrán que aplicar la contabilidad CECL.

El descontento de los bancos se acentuó porque el alivio que ofrece el Congreso aplica solamente a bancos y cooperativas de crédito, mientras la lógica señala que el alivio debió darse para todos quienes están obligados a aplicar la contabilidad CECL. En otras palabras, para el acreedor, ¡pero también para el deudor!

Desde la perspectiva regulatoria, queda claro que el Congreso no manda en la regulación ni en la emisión de los estándares. Un asunto de palabras mayores que pocos entienden, pero que refleja una realidad legal muy fuerte. En Estados Unidos. Pero en Colombia pasa lo mismo.

Otro argumento es que, para implementar la contabilidad CECL tuvieron que acudir a cambios de sistemas y la asesoría de consultores especializados. Apagar el ‘switch’ y luego volverlo a encender no es un asunto ni tan sencillo ni tan barato. Con el riesgo adicional de perder información y que, adicionalmente, el sistema de administración del riesgo se vaya al suelo.

La periodista cita a Jon Howard, socio senior de consulta de servicios de contabilidad de la oficina nacional de Deloitte & Touche LLP:

  • It seems like a lot more trouble than it’s worth” [Parece que genera más problemas que lo que vale]

  • I don’t know how many people are really that excited about this deferral anymore” [No conozco qué tantas personas estén entusiasmadas con este aplazamiento]

El análisis técnico de la contabilidad CECL no es asunto sencillo para quienes no están inmersos en la misma. En un contexto IFRS el sistema es ECL. Hay algunas diferencias importantes.

En Colombia, por ejemplo, las cosas son un poco más complicadas dado que, en el Grupo 1, los bancos e instituciones financieras están sometidas a un régimen prudencial (que no es el mismo de los IFRS), mientras que otras entidades sí aplican los IFRS. Las cosas se complican más porque el IFRS para Pymes (Grupo 2) no contempla el sistema ECL.

Sobre el particular, de acuerdo con mi entender, dentro de lo mucho que se ha publicado (a veces muy improvisada o irresponsablemente), y en un contexto de los IFRS (no de los US GAAP), se destaca la publicación de Deloitte que lleva por título IFRS in Focus — Expected credit loss accounting considerations related to Coronavirus Disease 2019 [Consideraciones sobre la contabilidad de las pérdidas de crédito esperadas, relacionadas con la enfermedad del coronavirus 2019]. Algunos de sus puntos principales de esta publicación son (las negrillas no hacen parte del original, son comentarios míos):

  • La contabilidad ECL aplica a prestamistas y bancos, pero también a activos de contratos (según el IFRS 15), cuentas por cobrar y de arrendamiento, contratos de garantía financiera proporcionados para reembolsar pérdidas de crédito sufridas por prestamistas a asociadas o negocios conjuntos, contratos de seguro. [Entre otros].

  • El IFRS 9 está diseñado a propósito para ser prospectivo, reflejando las expectativas de eventos de crédito futuros (y resultando en déficits de efectivo) valorados a la fecha de presentación de reporte. [Al incorporar información prospectiva, difícilmente funcionan los aplazamientos].

  • Dado que las ECL deben reflejar los déficits esperados de efectivo que surjan del no-pago del prestatario, la información prospectiva debe ser diseñada para que sea tan específica para las circunstancias económicas del prestatario como sea aplicable. [En la práctica, se necesitan ajustes (´nuevas calibraciones del modelo’) pero no aplazamiento del modelo].

  • La aplicación de las ECL implica definiciones, opciones de política de contabilidad, y juicios hechos en la aplicación de las políticas de contabilidad. [Las definiciones, las políticas y los juicios no se pueden aplazar, lo que cambian los inputs que alimental al sistema].

  • Los modelos usados por muchos bancos no fueron desarrollados para acomodar las condiciones económicas extremas y los niveles de gobierno que respalden las medidas que estén siendo introducidas, de manera que las entidades pueden encontrar difícil que se requiera desarrollo adicional del modelo. [Cuando un gobierno, como es el caso en Colombia, garantiza total o parcialmente el pago de ciertos créditos, la garantía se traslada de personal a estatal, pero el riesgo sigue cubierto, el modelo cambia muy poco].

Los efectos de la pandemia del coronavirus se sienten en la contabilidad y en la presentación de reportes financieros. Los alivios en los créditos son importantes y necesarios. Pero no modifican la contabilidad. La contabilidad CECL, o de ECL, según el sistema (US GAAP o IFRS) ha sido una respuesta a la crisis financiera de los años 2008-2009 porque no se advertían los efectos de las pérdidas de crédito. Ahora que está el sistema funcionando (si bien todavía en etapas tempranas), su aplazamiento no es conveniente.

27 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos