Cartas comentario dirigidas a la ISSB


Por John Hughes – Cartas comentario dirigidas a la ISSB - ¡Esas van a la basura!


Documento original: Comment letters to the ISSB – those go into the trash pile!


Tal y como abordamos aquí, la International Sustainability Standards Board ha emitido sus primeros dos borradores para discusión pública, General Sustainability-related Disclosures [Revelaciones generales relacionadas-con-la-sostenibilidad] y Climate-related Disclosures [Revelaciones relacionadas con el clima], ambos abiertos para comentario hasta julio 29, 2022.

Varias veces hemos observado la gran cantidad de cartas comentario - ¡más de 1,400! – recibidas sobre los dos proyectos. El CFA Institute también anotó:


  • … hay una plétora de stakeholders – diferentes a los inversionistas – que probablemente comentará sobre los borradores de los IFRS S1 y S2 de ISSB que, sin embargo, no tienen una perspectiva de inversionista, o incluso no se han comprometido en la preparación de reportes de propósito general para inversionistas. En lugar de ello, pueden tener un objetivo de sociedad civil o una agenda ideológica que buscan resaltar, perseguir o lograr. Nosotros consideramos que la ISSB necesita desarrollar un enfoque para considerar y sopesar la retroalimentación sobre los borradores de los IFRS S1 y S2 – así como también sobre futuros estándares de stakeholders que no estén buscando un objetivo de valor de empresa centrado en el inversionista.

  • … Resaltamos estas importantes consideraciones porque como organización durante largo tiempo comprometida en promover las necesidades de información de los inversionistas, hemos experimentado la situación con emisores del estándar de contabilidad donde la primacía de los inversionistas – como los usuarios finales de los datos – se pierde en la consideración de la retroalimentación del público sobre las consultas. Y esto ha ocurrido cuando solo los preparadores y la profesión de los contadores han sido los contribuyentes principales de la retroalimentación, diferentes a los inversionistas.

  • Este a menudo es el caso ya que los inversionistas generalmente responden con pocas cartas comentario. Sin embargo, su retroalimentación es fundamental para la determinación de la decisión-utilidad y la relevancia del valor de las revelaciones o que la contabilidad sea considerada para revisión – dado que son los usuarios de tal información y los árbitros últimos de la decisión-utilidad.

  • Nuestra experiencia ha sido que dado el número de quienes responden de parte de los preparadores y de la contabilidad es mayor que el número de respuestas que provienen de la comunidad de inversionistas – y dado que quienes resumen las cartas están más familiarizados con sus puntos de vista – las opiniones de los inversionistas son subvaloradas, y las respuestas de los preparadores y de la profesión contable son sobrevaloradas, en la toma de decisiones de IASB. Además, los inversionistas generalmente comprenden una minoría no-importante en la junta.

  • En lo que se relaciona con los estándares de sostenibilidad, la ISSB recibirá retroalimentación, probablemente en una ponderación similarmente desproporcional hacia preparadores y contadores, pero la ISSB también probablemente recibirá comentario y retroalimentación provenientes de stakeholders con otros objetivos y agendas tal y como se observó arriba. Nuestra pregunta para la ISSB: ¿Cómo este input será considerado y ponderado si proviene de organizaciones que no tienen un interés directo en la preparación o uso de presentación de reportes financieros de propósito general para inversionistas?


La respuesta implícita a esa pregunta parece, es que tal input básicamente debe ser tirado a la basura. Y esto lleva a un punto clave que hemos señalado en el pasado, acerca de la locura de suponer que los dos estándares, incluso si son finalizados y adoptados en una forma que cuente con la aprobación general, necesariamente serán “buenos” para, bien, el planeta. Ciertamente, los estándares pueden hacer que sea más fácil de entender (dígase) la magnitud de las emisiones resultantes de las actividades de una empresa particular, y por consiguiente concluir que la empresa es una inversión indeseable desde una perspectiva de largo plazo (o desde cualquier perspectiva, dependiendo de cómo un pondere los factores ambientales y éticos). Pero de la misma manera, los estándares también pueden hacer que sea más fácil para los inversionistas orientados-a-las-utilidades de corto plazo identificar (mediante esa medida) oportunidades atractivas. Como tal, la carta especifica:


  • Los miembros del CFA Institute tienen una responsabilidad fiduciaria para con sus clientes. Como tal, necesitamos y buscamos información que esté suficientemente disciplinada de manera que nos permita discernir la información relevante-para-el-valor y hacer una distinción, cuando sea importante, entre información relevante-para-el-valor y relevante para-los-valores de manera que tengamos la capacidad de asesorar a los inversionistas cuando pueda haber un intercambio entre valor y valores en su toma-de-decisiones de inversión.

  • Como tal, nuestros puntos de vista aquí no están desarrollados desde un objetivo de política pública o de sociedad civil, sino más con el deseo de que los inversionistas tengan la información que necesitan para tomar decisiones de inversión relevantes-para-el-valor.


La naturaleza del “intercambio” posiblemente sea que, si bien una compañía particular pueda ser rechazada por ciertas categorías de inversionistas como a un villano relacionado-con-el-clima, también puede significar que esos inversionistas estén dejando en la mesa una cantidad de dinero, creando oportunidades para aquellos que estén inclinados a recogerlo.


De cualquier modo, quienes han escrito cartas comentario probable, y correctamente, hayan sido desalentados por la nota de que los resúmenes de los comentarios presentados para la reunión que la ISSB realizó en septiembre condensaron todos los cientos de cartas en 75 páginas combinadas (19 delas cuales son apéndices sin información nueva”), observando que “la mayoría de quienes respondieron” pensaban esto y que “algunos de quienes respondieron” pensaban aquello, distinguiendo ocasionalmente la retroalimentación proveniente de los inversionistas (“Si bien muchos de quienes respondieron estuvieron de acuerdo con esta revelación, en particular auditores, solo algunos inversionistas estuvieron de acuerdo”) pero la mayoría no. Incluso reconociendo la necesidad de alguna manera práctica para avanzar, es de esperar que los miembros individuales de ISSB profundizarán un poco en la riqueza de información y perspectiva proporcionada por quienes comentaron. Después de todo, ellos lo pidieron…


Las opiniones expresadas son solamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo