Canadá y la junta de estándares de sostenibilidad



Por John Hughes – Canadá y la junta de estándares de sostenibilidad… y todos nuestros mañanas…


Documento original: Canada and the sustainability standards board…and all our tomorrows…


Canadá debe ser la sede de la nueva junta de estándares globales de sostenibilidad, anuncia una opinión reciente publicada en la revista Globe and Mail de Canadá.


Aquí hay algunos extractos:


  • (El) interés internacional (en ser la sede de la nueva junta) refuerza el prestigio y el valor asociados con el nuevo organismo global. También proporciona una oportunidad para demostrar cómo la oferta de Canadá indica un compromiso dedicado a través de nuestra economía y sociedad para con la sostenibilidad, tanto local como internacionalmente.

  • Si bien cada uno de los países y ciudades interesados tienen sus propias fortalezas, la oferta de Canadá es impresionante dado que cuenta con un amplio apoyo y compromiso financiero sustancial. La oferta de Canadá viene con el respaldo de una colaboración que abarca los sectores público, contabilidad, finanzas, pensiones, seguros, regulatorio y autóctono, junto con organizaciones líderes de negocios, academia y política pública.

  • Suncor Energy y Chartered Professional Accountants of Canada están entre las muchas organizaciones que respaldan la propuesta de Canadá para albergar la sede global de la ISSB. Colectivamente, este grupo es conocido como los Canadian Champions for Global Sustainability Standards.

  • … En el frente de la sostenibilidad, las compañías y organizaciones canadienses han ayudado a darle forma a algunos es los estándares globales de ESG existentes desarrollados por la Global Reporting Initiative y la Sustainability Accounting Standards Board (ahora la Value Reporting Foundation), así como también a los estándares de administración ambiental. Además, sectores tales como minería, productos forestales y fabricantes químicos están entre los más activos en el espacio de la sostenibilidad con programas específicos.

  • Muy importante, la variedad de la economía de Canadá cubre industrias de extracción de recursos, fabricación, finanzas, y alta tecnología y más, lo cual significa que los expertos tanto de sostenibilidad como de definición del estándar en este país se pueden relacionar con las necesidades de todo el rango de mercados internacionales porque, a diferencia de muchos países, cada una de esas necesidades está reflejada en nuestra propia economía.

  • … Impresionantemente, Canadá ya tiene una de las tasas más altas de presentación de reportes de sostenibilidad en el mundo, con prácticamente cada una de las principales compañías canadienses reportando sobre su desempeño de ESG.


El artículo es cuidadosa y notablemente corto sobre la retórica tipo “salvar el mundo”, observando solo que “en una época caracterizada por un cada vez más creciente centro de atención puesto en el desempeño y la revelación ambiental, social y de gobierno [environmental, social and governance (ESG)], hay una enorme necesidad de estandarización como nunca antes”, y que “el panorama de los negocios ha evolucionado hasta el punto donde un enfoque consistente es tanto necesitado como deseado por emisores, inversionistas y otros”. En esto está implícito que las “necesidades” y los “deseos” particularmente pueden no estar alineados con metas ambientales más amplias, de la misma manera que los estándares de contabilidad pueden facilitar la inversión en pésimas compañías (esto es, si a pesar de su carácter pésimo, representan una razonable oportunidad en relación con su precio) así como también invertir en buenas compañías. Esto puede estar relacionado con el hecho (si aceptamos que lo es) de que Canadá puede tener una de las tasas más altas de presentación de reportes de sostenibilidad en el mundo, al tiempo de que está lejos de ser líder en el desempeño ambiental según la mayoría de las medidas.


Uno puede simplemente encogerse de hombros y decir, oh bien, esos estándares pueden algo bueno, de alguna manera. Pero de nuevo, ese tipo de referencia a lo que es “necesitado” y “deseado” por emisores e inversionistas (y el “relacionado” con las necesidades de todo el rango de los mercados internacionales) es una señal de peligro inminente, en ausencia de cualquier sugerencia de que las necesidades y deseos de esas partes (esto es, seguir obteniendo altos niveles de retornos con mínima restricción externa a sus actividades) podría ser modificado y restringido.


Previamente hemos citado a la Dra. Carol Adams sobre este tema – en un artículo reciente regresa a ello:


  • … requerimientos de presentación de reportes tales como los propuestos por los IFRS… que no hacen que las compañías sean responsables por sus impactos materiales en los stakeholders (aunque sin saberlo), más que frenar, hacen lavado en verde. Esto porque proporcionan información insuficiente para los inversionistas y otros acerca del enfoque de la administración (y la consiguiente vigilancia del gobierno) para identificar su impacto en el desarrollo sostenible. No llevarán a mejoramientos en el desempeño de la sostenibilidad.

  • No hay retornos sobre inversión en una planta muerta.

  • Yo pienso que todos saben esto, pero algunos no están actuando al respecto. Para evitar esto tienen que ocurrir cambios en la toma de decisiones de inversión, en las estrategias corporativas y en los modelos de negocio. No lo harán si las estructuras, los estándares, y la legislación no los requieren de manera explícita. Esto porque el cambio es difícil y es fácil volver a la búsqueda de utilidades y otros malos hábitos. Esto no es opinión; está informado por rigurosa investigación cualitativa que examina el comportamiento corporativo en relación con los requerimientos de la presentación de reportes.


Sería un profundo lapso ético si Canadá buscara (y presumiblemente de alguna manera disfrutara) la atención que podría atraer al acoger el nuevo organismo, sin afinar su tono para insistir en que esta actividad no se convierta en un “ajetreo secundario”, permitiendo que las compañías llamaran la atención sobre los focos relativos de progreso, dejando sin abordar los daños mayores. ¿Pero está Canadá preparada para liderar una conversación amarga, pero necesaria (y costosa) acerca de la naturaleza misma del capitalismo? Estoy afinando mi oído, pero todavía no escucho…


Las opiniones expresadas son solamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentario de la administración

Por John Hughes – Propuestas de IASB sobre el comentario de la administración - ¡Gracias, pero no gracias!

Contador de interés público

Por John Hughes - ¿De dónde viene esa luz cegadora, pregunta usted? ¡Es el contador del interés público!