Cambios clasificación pasivos

Por John Hughes. Cambios a la clasificación de los pasivos - ¡No llegan tan pronto para los estados financieros cercanos a usted!

IASB ha emitido Classification of Liabilities as Current or Non-current—Deferral of Effective Date [Clasificación de pasivos como corrientes o no-corrientes – Aplazamiento de la fecha efectiva], el borrador para discusión pública de un cambio propuesto al IAS 1, con los comentarios solicitados para junio 3, 2020.

Para recapitular la temática subyacente, el IAS 1.69 actualmente establece cuatro circunstancias diferentes en las cuales la entidad clasifica un pasivo como corriente. La cuarta de ellas surge cuando la entidad “no tiene un derecho incondicional al final del período de presentación de reporte para diferir la liquidación del pasivo por al menos doce meses después del período de presentación de reporte.“ Luego de las enmiendas emitidas al comienzo de este año, esta se referirá en lugar de ello a la situación cuando la entidad “no tiene el derecho al final del período de presentación de reporte para diferir la liquidación del pasivo por al menos doce meses después del período de presentación de reporte.” El cambio parcialmente refleja una inconsistencia percibida entre el concepto de derecho incondicional, y la orientación de que “si la entidad espera, y tiene la discreción, de refinanciar o renovar una obligación por al menos doce meses después del período de presentación de reporte según una facilidad de préstamo existente, clasifica la obligación como no-corriente, incluso si de otra manera sería debida dentro de un período más corto.” Esto es, la referencia a expectativa y discreción puede sugerir una zona de juicio en la manera en que el “derecho incondicional” no lo es. Las enmiendas eliminan todas esas referencias, refiriendo simplemente a derechos, y explicando que “el derecho de la entidad para diferir la liquidación de un pasivo por al menos doce meses después del período de presentación de reporte debe tener sustancia y… debe existir al final del período de presentación de reporte.”

Otro aspecto de las enmiendas aclara que, por ejemplo, un bono que el tenedor puede convertir a patrimonio antes de la maduración es clasificado como corriente o no-corriente de acuerdo con los términos del bono, sin considerar la posibilidad de liquidación temprana mediante la conversión a patrimonio. Pero si la característica de conversión es clasificada como un pasivo a causa, dígase, de términos de conversión variables, entonces la opción para entregar acciones sería tenida en cuenta en la valoración de los términos de la liquidación, y a su vez en la clasificación como corriente o no-corriente.

Tal y como observamos cuando las enmiendas fueron emitidas, ya vienen con una fecha extendida de aplicación de enero 1, 2022, respondiendo a la posibilidad de que cambios en la clasificación como resultado de las enmiendas puedan afectar acuerdos de pago de préstamos de la compañía, y por lo tanto requieran tiempo adicional de preparación. Así es como IASB mira esto ahora:

  • En abril 2020 la Junta discutió el efecto que la pandemia del covid-19 tiene en la presentación de reportes financieros. La Junta observó que la pandemia ha creado presiones que podrían retrasar la implementación de cualesquiera cambios en la clasificación resultantes de la aplicación de esas enmiendas. También podría retrasar el comienzo y la extensión de la duración de la renegociación de acuerdos de pago de préstamos.

  • La Junta observó que aplazar la fecha efectiva podría retrasar la implementación de los mejoramientos a la clasificación de pasivos que las enmiendas tienen la intención de ofrecer. Sin embargo, las enmiendas aclaran los requerimientos de presentación de pasivos en lugar de cambiar fundamentalmente la contabilidad requerida; los requerimientos de reconocimiento y medición no son afectados por las enmiendas. En consecuencia, la Junta concluyó que las ventajas de aplazar durante un tiempo de disrupción importante compensarían las desventajas. Por consiguiente, para proporcionar a las entidades alivio operacional, la Junta decidió proponer un año de aplazamiento de la fecha efectiva de las enmiendas para los períodos anuales de presentación de reportes que comiencen en o después de enero 1, 2023.

Usted puede recordar que este proyecto ha existido por un tiempo – los comentarios sobre el borrador para exposición que lo originó fueron recibidos hasta junio 10, 2015. En el año 2016 el trabajo fue retrasado hasta que la Junta hubiera vuelto a deliberar las definiciones de activos y pasivos contenidas en el borrador para discusión de la Estructura Conceptual, comenzando de nuevo a finales de 2018. De manera que para el tiempo en que consigamos ver que los estados financieros reflejen los beneficios de las enmiendas, ello habrá estado cercano a un viaje de diez años. Por supuesto, es difícil argumentar contra el pragmatismo y la flexibilidad. Pero casi siempre siento lo mismo acerca de tales propuestas – si usted no necesita los beneficios de cierta propuesta en el año 2022, cuando (es triste decir) usted use la presentación de reportes financieros todavía estará afectado fuertemente por la pandemia y sus consiguientes presiones en emisores e inversionistas, ¿entonces por qué usted las necesitaría en el año 2023 cuando (supongamos optimistamente en aras de la discusión) las cosas estén comenzando a mejorar? Dicho de otra manera, ¿no necesitamos que los IFRS sean lo mejor posible ahora, no más tarde?

Yo confieso que tampoco simpatizo particularmente con la noción de que nuestros problemas actuales ya han hecho que sea intolerablemente oneroso satisfacer una fecha de implementación que todavía está año y medio por delante. Contadores y auditores casi siempre neuróticamente reclaman la necesidad de más tiempo, incluso cuando las compañías de otras maneras demuestran que pueden responder rápidamente a amenazas casi-existenciales, e incluso cuando en su mercadeo las firmas de contabilidad enfatizan su flexibilidad y capacidad de respuesta. De manera que yo no habría estado inclinado a votar a favor de este aplazamiento. Una buena cosa para el mundo de la contabilidad es que yo no estoy en IASB (como si…) que recibió el apoyo unánime de las catorce personas que lo conforman.

Las opiniones expresadas son únicamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.

0 vistas

Si desea que las actualizaciones del blog le lleguen a su correo electrónico, favor suscríbase usando el formulario que aparece en la página del blog.

Contacto

Sede: Bogotá, Colombia

​​

Celular: +57 312 5961058

E-mail: samantilla1@gmail.com

  • White Twitter Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

2013-2020 por SAMantilla - Reservados todos los derechos