Aseguramiento de la sostenibilidad

Por Samuel Mantilla – Aseguramiento de la sostenibilidad. ¿Están llegando tarde los contadores?


La presentación de reportes corporativos está cambiando. Rápidamente. El centro de atención de ayer, puesto en los estados financieros, está cediendo el paso a un enfoque integrado para la información financiera, ESG o información de sostenibilidad, e información no-financiera más amplia. En el presente todavía no hay la madurez necesaria, pero se está trabajando tanto en la dirección de la preparación y presentación de reportes de sostenibilidad, como en su aseguramiento. Para participar efectivamente en estos procesos es necesario ayudarse de la claridad que dan las precisiones técnicas en relación con lo que es aseguramiento y lo que es certificación.



PRECISIONES TÉCNICAS


El aseguramiento (assurance) es de interés público. Implica dar seguridad razonable y agregar credibilidad a la información. Es una función que tiene diversos niveles, ya sea alto o medio, pero nunca es cero ni absoluto. En términos de Taleb, es un ‘jugarse la piel’ porque no permite transferir el riesgo profesional. Por eso es una función que requiere independencia frente al propietario de la información que se esté asegurando. Según el Código de Ética para Contadores Profesionales emitido por IESBA (versión 2020) es una función de interés público y es dado por una firma profesional, no es una prestación directa de servicios personales.


La certificación (attestation) es dar fe pública por delegación del Estado. Implica confrontar lo contenido en la base de información (p. ej., sistema de contabilidad) con el producto que se dice está en esa base de información (p. ej., información contenida en los estados financieros o en las declaraciones tributarias). En lo relacionado con contabilidad, es privativa de los contadores públicos. Prácticamente en todo el mundo. En lo que tiene que ver con información que no está en contabilidad (p. ej., escrituras públicas), el Estado la delega en otros funcionarios (p. ej., notarios). Prácticamente en todo el mundo.


En Colombia, sectores de contadores que se autocalifican como mayoritarios siguen aferrándose a la certificación como la única actividad que les es inherente. Y se alarman (‘Nos están destruyendo la profesión’) ante cualquier propuesta que no sea expresada como de fe pública, en concreto las relacionadas con el aseguramiento. Una posición estrechamente vinculada a otra (‘Nos están matando’) que en estos días tan agitados algunos sectores hacen oír por medios violentos.


A nivel internacional, el aseguramiento no elimina la certificación, pero sí le da un nuevo contexto y le define límites específicos. La Ley Sarbanes-Oxley (promulgada en Estados Unidos en el año 2002) diferencia entre las certificaciones derivadas de la contabilidad y las certificaciones a cargo de los ejecutivos que firman, y asigna responsabilidades (y sanciones) distintas a cada una de ellas.


En el mundo entero, la profesión de los contadores está evolucionando, positiva y con mucho éxito, incorporándose a los procesos de aseguramiento de la información los cuales, debe resaltarse, no necesariamente son exclusivos de los contadores. Hay aseguramiento dado por otros profesionales. El aseguramiento relacionado con la información contenida o derivada de los estados financieros (auditados según estándares internacionales de auditoría) es comúnmente dado por los contadores profesionales, a condición de que sea dado por firmas profesionales que actúen independientemente de la entidad propietaria de la información asegurada. Algo similar ocurre con otros profesionales que dan aseguramiento en sus áreas específicas, por ejemplo, física, química, biología, sicología comportamental, etc.


En la medida en que los problemas relacionados con la sostenibilidad, el medio ambiente y el cambio climático adquieren relevancia y la revelación de información sobre ello se convierte en imperativo, surgen nuevos campos de aseguramiento de esa información, pero no nuevos campos de certificación. En manos de diversos profesionales. Si esa información está contenida en o está relacionada directamente con la información contenida en los estados financieros, el aseguramiento de ella es campo propio de los contadores profesionales (a condición de que sea dado por firmas profesionales que actúen independientemente de la entidad propietaria de la información asegurada).


Esos son los nuevos horizontes que se están dando en lo que ya técnicamente se conoce como reportes empresariales de sostenibilidad: la información que las empresas revelen en relación con la sostenibilidad y su expresión y/o impacto, medidos en términos financieros.


Las mediciones financieras adquieren nuevas características, bastante diferentes a las tradicionales expresadas en solo términos de ingresos y gastos. El desempeño financiero y los flujos de efectivo se vuelven más importantes. Junto con las medidas financieras que no son PCGA, por algunos denominadas ‘medidas alternativas de desempeño’.


Las anteriores, ciertamente, son precisiones técnicas muy importantes. Si no se tiene claridad en ellas, se patina, se resbala y se cae.



ESTADO DEL ASEGURAMIENTO DE LA SOSTENIBILIDAD


IFAC, junto con AICPA y CIMA, publicaron el pasado 23 de junio un documento titulado The state of play in sustainability assurance [El estado actual del aseguramiento de la sostenibilidad]. Se trata de un estudio de comparación que mapea, por industrias y jurisdicciones, las distintas prácticas relacionadas con el aseguramiento de la sostenibilidad.


Es un documento cuya lectura es bastante agradable dado que está lleno de gráficas y referencias estadísticas. Muestra cómo la profesión de los contadores, a nivel global, está entendiendo y avanzando en las prácticas sobre aseguramiento de ESG [environmental, social, and governance (ESG, or sustainability) = ambiental, social, y gobierno (ESG, o sostenibilidad]. De alguna manera marca los límites de lo que la profesión puede hacer, en un contexto donde otras profesiones también están incursionando.


Interesante ver la cobertura geográfica de este reporte:


  • Américas: Argentina, Brasil, Canadá, México, Estados Unidos.

  • Europa, Oriente Medio, y África (EMEA): Francia, Alemania, Italia, Rusia, Arabia Saudita, Suráfrica, España, Turquía, Reino Unido.

  • Asia-Pacífico: Australia, China, Hong Kong, India, Indonesia, Japón, Singapur, Corea del Sur.


El estudio revisó las compañías más grandes en cada jurisdicción por capitalización en el mercado a marzo 22 de 2021, y atribuidas a las jurisdicciones con base en la ubicación de la sede central de la compañía.


Como se puede observar, Colombia no aparece. Personalmente interpreto ello por varias razones:


  • Poco peso económico de las compañías del país, medidas según capitalización en el mercado.

  • El aseguramiento en términos efectivos no despega en el país. Priman las certificaciones (fe pública) sobre el aseguramiento. Se privilegia la revisoría fiscal (órgano social, no-independiente de la entidad) sobre la auditoría de estados financieros (que requiere el auditor sea independiente de la entidad).

  • Los temas de sostenibilidad (ESG) no están despegando. Mucha publicidad y promoción, poca efectividad.

  • Lo relacionado con los reportes empresariales de sostenibilidad (en la línea que tendrá el gemelo de IASB) no está empezando a ser analizado. Un efecto más de las ‘NIIF a la colombiana’ (que generan variaciones importantes frente a los IFRS tal y como son emitidos por IASB).


De todas maneras, es un documento importante que debe ser tenido en cuenta porque muestra la tendencia: señala el horizonte.


Su prefacio dice con claridad (la traducción es mía):


“La presentación de reportes corporativos está cambiando. Rápidamente. El centro de atención de ayer, puesto en los estados financieros, está cediendo el paso a un enfoque integrado para la información financiera, ESG o información de sostenibilidad, e información no-financiera más amplia. En particular, los inversionistas y otros stakeholders crecientemente están exigiendo información de sostenibilidad de alta calidad, y las entidades que reportan están buscando – y en muchos casos están siendo requeridas a – proporcionarla. Como resultado, las juntas corporativas tienen que asumir su rol legítimo en la priorización y vigilancia de la recopilación y presentación de reportes de información de sostenibilidad, y en la obtención de aseguramiento robusto sobre la información de sostenibilidad es esencial para asegurar que ella sea de calidad alta”.

El problema por resolver está claro. Sin embargo, la solución del aseguramiento de la sostenibilidad no necesariamente lo está. Se emplea el mismo argumento que tradicionalmente se ha usado para la información financiera: ‘el aseguramiento es esencial para asegurar que sea de calidad alta”.


Por eso, no son extraños los hallazgos clave del documento (los resaltados no son del original):


  • El 91% de las compañías revisadas reportan algún nivel de información de sostenibilidad.

  • El 51% de las compañías que reportan información de sostenibilidad proporcionan algún nivel de aseguramiento sobre ella.

  • El 63% de estos compromisos de aseguramiento fue dirigido por firmas de auditoría o afiliadas de firmas de auditoría.

  • El 88% de los compromisos de aseguramiento que emplean una firma de auditoría hacen uso del ISAE 3000 (Revisado), mientras que otros proveedores de servicios a menudo se basan en estándares de aseguramiento alternativos.

  • El 83% de todos los compromisos de aseguramiento resulta en reportes de aseguramiento limitado.

  • Hay diferencias importantes a través de las jurisdicciones.


Según mi entender, ese algún nivel permite que quepa todo y nada. Faltaría conocer detalles del documento relacionados con la información de sostenibilidad. Porque de otra manera se puede decir que no hay claridad plena respecto de cuál es la información de sostenibilidad que deben revelar las entidades. Ello favorece el proyecto de la IFRSF para crear una entidad gemela de IASB que emita los estándares de reportes empresariales de sostenibilidad. Competirán con los emisores de estándares de aseguramiento alternativos.


En todo caso, está claro que, hasta el momento, los reportes de sostenibilidad están siendo sometidos a aseguramiento limitado (aseguramiento medio) y los procesos están siendo realizados por firmas de auditoría. No hay auditoría de los reportes de sostenibilidad.


Así las cosas, es comprensible el siguiente párrafo del prefacio (la traducción es mía):


“La carencia de estándares consistentes para la presentación de reportes de la información de sostenibilidad se refleja en los tipos y proveedores de aseguramiento. En el último año, ha habido progreso importante hacia la armonización y racionalización de un sistema para la presentación de reportes de sostenibilidad, tal como la iniciativa de la Fundación IFRS para establecer una nueva junta centrada en los estándares de sostenibilidad. También hay en camino un trabajo importante en una serie de jurisdicciones en todo el mundo. La Corporate Sustainability Reporting Directive [Directiva sobre la presentación de reportes corporativos de sostenibilidad] propuesta en la Unión Europea, así como la potencial acción en los Estados Unidos y en otros lugares, demuestran el mar de cambio en camino con relación a la información sobre la sostenibilidad. La práctica del aseguramiento necesita madurar junto con la presentación de reportes”.

En resumen, todavía no hay la madurez necesaria, pero se está trabajando tanto en la dirección de la preparación y presentación de reportes de sostenibilidad, como en su aseguramiento.


Es el momento para que todos los actores interesados se vinculen a los distintos procesos. Quien se quede dormido o no participe, ciertamente quedará por fuera de todas estas cosas.


Para nosotros los colombianos se nos requiere un doble esfuerzo, si de verdad queremos tener impacto en el concierto internacional. Creernos más que todo el mundo no ofrece ningún panorama promisorio. Las precisiones técnicas en relación con lo que es aseguramiento y lo que es certificación pueden ayudarnos a tener la claridad necesaria para participar de manera efectiva en estos procesos.


48 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El negocio de las plataformas

Por Samuel Mantilla – El negocio de las plataformas. Tributi, Bancolombia, Colsubsidio y el INCP

Reportes que no son PCGA

Por Samuel Mantilla - Reportes que no son PCGA. Para que se complementen con los reportes PCGA necesitan agregar contexto a los números real