Adiós a Hans

Por John Hughes – Adiós a Hans, o: ¡la pista de baile está llamando!


Documento original: Farewell to Hans, or: the dance floor is calling!


Bien, estamos casi al final de la era de Hans Hoogervorst …


Tal y como usted probablemente sepa, si usted está interesado en la temática de este blog, en julio será reemplazado por el Prof Dr Andreas Barckow, anterior President of the Accounting Standards Committee of Germany. Previamente proporcioné acceso exclusivo a una muestra de la comunicación entre el Dr Barckow y el presidente Hoogervorst, que puede haber aportado de alguna manera a señalar el tono diferente que puede prevalecer bajo el nuevo régimen. Como continuación de mi compromiso para con el servicio público, y cortesía de mi topo en IASB, me gustaría presentar un extracto adicional de sus conversaciones por videollamada hoy. Dada la naturaleza potencialmente inflamatoria de algunos intercambios, me he tomado la libertad de redactar ciertos pasajes.


Andreas Barckow: Hans, ¿cómo está usted? Es un placer verle de nuevo.


Hans Hoogervorst: ¡Barcky mi muchacho! Tiene usted suerte de que yo haya encontrado tiempo para verme con usted.


AB: De hecho, siempre me alegra cuando usted tiene tiempo en su apretada agenda.


HH: ¡Estoy bromeando, Barcky! Casi no he tenido nada que hacer durante meses, incluso para los estándares usuales de “trabajar desde casa”. Todas las llamadas que solía tener con gentes pidiendo favores, intentando cerrar acuerdos, ofreciendo sobornos, se han evaporado. La gente sabe que ya no puedo hacer nada por ellos.


AB: Sin embargo, usted se tiene que perder toda la interacción.


HH: Extraño la pequeña parte que hizo algo para hacer que mi vida fuera mejor. Una cantidad de personas a las cuales usted escucha son simples (redactado).


AB: No sé si usted deba describir de esa manera a nuestros stakeholders, Hans. Creo que es mejor si usted busca lo bueno en todos.


HH: Puede ser que funcione de esa manera cuando usted está presidiendo su pequeño emisor del estándar nacional, pero aquí no le llevará a ningún lado. Si esos usuarios tuvieran algo de bueno en ellos, no se habrían dedicado a la contabiliada.


AB: Yo dudo que usted pueda decir eso, Hans. ¿No cree que la contabilidad y la presentación de reportes financieros sean una vocación digna?


HH: Le diré a usted lo que creo. Aquellos que no pueden hacerlo, enseñan. Y quienes no pueden enseñar, enseñan contabilidad. Y quienes no pueden enseñar, practican la contabilidad.


AB: Yo no tenía idea de que sus puntos de vista fueran tan sombríos. Entonces, ¿por qué usted aceptó el trabajo en primer lugar?


HH: ¿Por el bien común, Barcky! Mejor yo que cualquiera de esos otros trapos de culo que entonces estaban considerando. La misma razón por la cual usted fue llamado esta vez. Todo lo que siempre quise hacer en la vida era emborracharme ciegamente y (redactado). Pero tuve que posponer mis sueños. Sin embargo, se lo diré a usted, ¡no estarán en espera por mucho más tiempo!


AB: Tal vez esto se relacione con lo que quería preguntarle - ¿qué diablos lleva usted puesto?


HH: ¡Es mi atuendo para la vida nocturna! Cuando usted llamó, estaba practicando mi paso especial de baile – el Hoog. Es tiempo para romperlo de nuevo, tan pronto como terminen los confinamientos.


AB: ¿Pero usted no piensa que un anterior presidente de IASB deba comportarse en el retiro con moderación y dignidad?


HH: (redactado)


AB: Está bien, yo solamente pregunté. Sin embargo, seguro hay cosas que usted extrañará. ¿No se arrepentirá de no llevar hasta el final el proyecto de principios de revelación?


HH: Le diré a usted que el único principio de revelación que me interesará – lo que sucede en las Vegas se queda en las Vegas. O en Amsterdam. O donde sea que pueda estar despierto toda la noche haciendo el Hoog.


AB: Estoy bastante seguro de que a usted le hubiera gustado resolver el problema de la sobrecarga de revelación antes de retirarse.


HH: En lo que a mí respecta, le diré a usted cómo voy a resolverlo – nunca más volver a mirar un conjunto de estados financieros.


AB: Aunque estoy bastante seguro de que usted está bromeando, Hans, algunas veces me pregunto…


HH: Bla, bla, bla. Guárdelo para los discursos, Barcky. Le diré la única cosa por la cual usted se puede preocupar a partir de este día – salve su propio trasero. Y créame, mucha gente lo usará como objetivo.


AB: Bien, Hans, como dijo Margaret Thatcher al ganar un cargo, donde hay discordia, traigamos armonía. Donde haya error, llevemos la verdad. Donde haya duda, podemos -


HH: Cuando haya una reunión de IASB, podemos traer nuestras capas protectoras. Armonía, ¿verdad? Usted es un frikí más grande que lo que yo pensaba.


AB: Bueno, culpable de los cargos, supongo.


HH: Pero no se preocupe por ello, Barcky, a usted lo van a querer. Siempre y cuando no haya un colapso financiero.


AB: Bueno, incluso si lo hubiera, dudo mucho que la calidad de nuestros estándares sea de alguna manera culpable.


HH: Como le dije, Barcky mi muchacho, ¡Guárdelo para los discursos! No estaré allí para escucharlos. ¡El piso de baile está llamando!


Las opiniones expresadas son solamente las del autor, excepto por supuesto cuando están citando confiablemente otra fuente.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Estándares de sostenibilidad

Por John Hughes – Estándares de sostenibilidad – Si afectan las decisiones de alguien, ¡no los queremos!

Parque eólico

Por John Hughes - Beneficios económicos de un parque eólico. ¡En esencia es todo nuestro!

Un nuevo capitalismo

Por John Hughes – Un nuevo capitalismo, con el mismo giro de siempre