Activos de derecho-de-uso

Por John Huges – Activos de derecho-de-uso - ¡Deprécielos, o quizás capitalícelos, o ambos!


Documento original: Right-of use assets – let’s depreciate or maybe capitalize, or both!


Aquí están los antecedentes de otro problema recientemente discutido por el IFRS Discussion Group de Canadá:


  • La Entidad A participa en un contrato de arrendamiento de terreno y comienza la construcción de una instalación de fabricación donde operará su planta de fabricación. Se determinó que el contrato es un arrendamiento según el IFRS 16. El arrendamiento comenzó en septiembre 1, 2019. Ese mismo día, la Entidad A comienza a construir una edificación en el terreno. Se espera que la construcción sea completada después de octubre 1, 2020. El arrendamiento consta de pagos fijos de alquiler con un término de 40 años. El contrato de arrendamiento no tiene otras opciones de renovación, terminación, o compra.


El grupo discutió cuándo comienza la depreciación del activo de derecho-de-uso que surge del arrendamiento de terreno. La respuesta más obvia provendría directamente del IFRS 16 – “el arrendatario depreciará el activo de derecho-de-uso a partir de la fecha del comienzo”. La posible complejidad en este caso surge del principio contenido en el IAS 16 de que la depreciación de un activo comienza “cuando esté disponible para uso, i.e., cuando esté en la ubicación y condición necesarias para que sea capaz de operar de la manera como la administración tiene la intención que lo haga”. Como la instalación no estaría disponible para uso durante un año, y el uso del terreno está inextricablemente vinculado al de la instalación, quizás la depreciación se debe diferir hasta más tarde. O quizás sea materia de elección de política.


El grupo apoyó el primer punto de vista, que la depreciación del activo de derecho-de-uso debe iniciar a partir de la fecha del comienzo: el derecho a usar el activo se inicia a partir de esa fecha, y también comienza a erosionarse a partir de esa fecha. Algunos miembros del grupo agregaron que, en esa fecha, el terreno al menos está en condición de ser capaz de operar de la manera como la administración tiene la intención que lo haga – esto es, para construir una edificación. Avanzaron a considerar si la depreciación del activo de derecho-de-uso debe ser capitalizada como parte del costo del activo en construcción. El IAS 16 observa que “el costo de un elemento de propiedad, planta y equipo puede incluir los costos incurridos en relación con arrendamientos de activos que sean usados para construir, adicionar, reemplazar parte de o servir un elemento de propiedad, planta y equipo, tal como la depreciación de activos de derecho-de-uso”. Si bien el arrendamiento del terreno subyacente no encaja cómodamente en esa redacción, puede no ser muy exagerado incluirlo allí. Para apoyo adicional, el IAS 16 señala que el costo de un activo incluye “cualesquiera costos directamente atribuibles para llevar al activo a la ubicación y condición necesarias para que sea capaz de operar de la manera como la administración tiene la intención que lo haga”. De nuevo, lingüísticamente no es un ajuste cercano, pero quizás esté lo suficientemente cerca. O quizás no, en cuyo caso la depreciación debe ser llevada al gasto, para reflejar el consumo de los beneficios asociados con el activo de derecho-de-uso.


La mayor parte del grupo apoyó capitalizar la depreciación, por las razones proporcionadas. Unos pocos prefirieron el punto de vista opuesto, manteniendo la separación entre un activo que representa acceso al terreno con el tiempo, y uno que directamente contribuye a la construcción de la edificación. Un miembro del Grupo observó que, si el terreno fuera de propiedad y mantuviera su valor, no sería depreciado, o capitalizado en la edificación. Esto, por supuesto, es verdadero, pero no es verdaderamente relevante, dadas las diferencias inherentes entre un activo que es de propiedad plena, y uno obtenido solo según un acuerdo finito de derecho-de-uso.


El Grupo también consideró la aplicación del IAS 23 Costos por préstamos. Esto es más sencillo, quizás, porque el estándar específicamente observa que los costos por préstamos pueden incluir “intereses con relación a pasivos de arrendamiento reconocidos de acuerdo con el IFRS 16”. Elaborando a partir de esto, el grupo acordó que la entidad capitalizaría los intereses por el pasivo de arrendamiento, desde la fecha de comienzo del arrendamiento hasta la fecha en que la construcción de la instalación esté sustancialmente completada. Usted puede recordar que el IAS 23 distingue entre fondos prestados específicamente para el propósito de obtener un activo que califique, y los prestados de manera general y usados para tal propósito – en el último caso, la entidad determina una “tasa de capitalización” basada en el promedio ponderado de todos los costos por préstamos y préstamos vigentes durante el período. En el anterior patrón de hechos, el pasivo de arrendamiento representa un préstamo general, dado que como tal no está incurrido específicamente para obtener el activo que califique.


Todas las conclusiones tienen sentido razonable, si bien siempre habrá algunas arbitrariedades asociadas a tales problemas. Por ejemplo, si usted considera que el activo de derecho-de-uso que surge del arrendamiento de terreno está estrechamente entrelazado con la edificación que se está construyendo en él, puede parecer extraño que solo un año de depreciación sea capitalizado – esto es, la naturaleza de la contribución del terreno al potencial de generación de ingresos ordinarios de la edificación permanece siendo la misma, sea o no que la edificación todavía esté siendo construida. Tal vez ese sea otro buen argumento para que la depreciación fuera mejor llevarla al gasto desde el comienzo…


Las opiniones expresadas son solamente las del autor.

Esta traducción no ha sido revisada ni aprobada por el autor.


27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Medidas que no son PCGA

Por John Hughes – Medidas que no son PCGA. ¡Intente jugar con nosotros ahora!

Cumplimiento forzoso

Por John Hughes – Reporte de ESMA sobre las acciones que hacen forzoso el cumplimiento - ¡Inclínese ante los números!